fbpx
jueves, febrero 27, 2020
Cinco hábitos para llevar una vida saludable
¿Sabías que?Noticias

Cinco hábitos para llevar una vida saludable

Los beneficios se relacionan con un mejor estilo de vida, menor riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes, y más claridad mental.

Un estudio realizado por investigadores y docentes de la Universidad de Harvard, y publicado en la reciente edición del British Medical Journal (BMJ), llama la atención sobre lo fácil que sería vivir mejor y más si solo cambiáramos algunos hábitos de vida, es decir, si nos cuidáramos e hiciéramos las cosas de la manera correcta.

Para los expertos, y luego de un análisis de los datos de seguimiento de varios años realizados a grupos de enfermeras, médicos y otro personal de salud, es claro que con cinco hábitos sanos se vive mejor y se reduce el riesgo de enfermedad. Esto significa que es posible tener una mayor y mejor esperanza de vida, libre de diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

hábitos para llevar una vida saludable

Estos hábitos incluyen:

  1. Nunca fumar.
  2. Tener un Índice de Masa Corporal (IMC) entre 18,5 y 24,9.
  3. Realizar una adecuada actividad física.
  4. Tener una ingesta moderada de alcohol.
  5. Mantener una dieta de calidad en un porcentaje mayor al 40 %.

Estilos de vida paso a paso

El estudio realizado por los investigadores de la prestigiosa universidad de Harvard (https://www.bmj.com/content/368/bmj.l6669) partió de 1976, cuando 121.700 enfermeras, entre 30 y 55 años, proporcionaron información sobre sus estilos de vida, su historial médico, entre otras variables relacionadas con la salud. En 1980, 92.468 enfermeras también completaron un cuestionario sobre la frecuencia de alimentos variados y para 1986, 51.529 profesionales de la salud de Estados Unidos, entre 40 y 75 años completaron un cuestionario sobre su historial médico y sobre sus estilos de vida.

mantener un índice de masa corporal saludableEn ambos casos, los cuestionarios han sido enviados cada dos años para actualizar la información e identificar nuevos casos diagnosticados de distintas enfermedades, así como para indagar sobre temas como dieta, ejercicio, si fumaban o no, edad, etnia, uso de multivitamínicos, uso regular de la aspirina, presencia o ausencia de historial familiar de diabetes o cáncer y otros datos.

Mediante comparaciones a lo largo de los años y con la recolección de datos e información de los encuestados, se determinó que la adherencia a estilos de vida de bajo riesgo se asociaba con un aumento de la expectativa de vida de participantes de 50 años, libre de enfermedades crónicas de más de 7 años en hombres y 10 años en mujeres, comparado con participantes sin hábitos de estilo de vida de bajo riesgo.

Exactamente, los estilos de vida sanos se asocian con un bajo riesgo de padecer cáncer, enfermedades cardiovasculares y diabetes. Según Yanping Li, investigador principal del Departamento de Nutrición de Harvard, una de las fortalezas de este estudio está en haber podido analizar y comprender los efectos de los factores de estilo de vida en la esperanza de vida libre de algunas de esas enfermedades crónicas que hoy son tan frecuentes.

Los hábitos poco sanos, como fumar, ser sedentario, tener una mala calidad de dieta y el consumo excesivo de alcohol aumentan en un 60% el riesgo de muerte prematura y provocan una disminución de entre 7,4 y 17,9 años de expectativa de vida.

Para tener en cuenta sus hábitos de vida sana

  • La alimentación es clave para prevenir la malnutriciónEn su cartilla Hábitos y estilos de vida saludables’, la FAO recuerda que “el peso corporal deseable está determinado por la edad, el sexo y la estatura. Por ejemplo, los hombres tienden a tener una estructura ósea más grande y una mayor masa muscular que las mujeres y por ello, con similar altura, los hombres generalmente pesan más que las mujeres. En general, lo mejor es alcanzar y mantener un buen peso corporal y evitar los extremos de aumentar o perder demasiado peso”.

    Para tener una idea clara de su situación está el Índice de Masa Corporal (IMC), que se obtiene al aplicar la fórmula peso (kg) / [estatura (m)]2, esto es, el peso en kilogramos dividido por la estatura en metros al cuadrado. Dado que la estatura es comúnmente medida en centímetros, se divide el valor en centímetros por 100 para obtener la estatura en metros. Ejemplo: Peso = 68 kg, Estatura = 165 cm (1,65 m) Cálculo de IMC: 68 ÷ (1,65)2 = 24,98, lo que se traduce en un peso normal. De 25,0 a 29,9 se habla de sobrepeso y de 30,0 en adelante, de obesidad.

  • En cuanto a mantenerse activo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños y jóvenes de 5 a 17 años inviertan como mínimo 60 minutos diarios en actividades físicas de intensidad moderada a vigorosa; los adultos de 18 a 64 años, mínimo 150 minutos semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien 75 minutos de actividad física aeróbica vigorosa cada semana, o bien una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas, y los adultos de 65 en adelante deben dedicar 150 minutos semanales a realizar actividades físicas moderadas aeróbicas, o bien algún tipo de actividad física vigorosa aeróbica durante 75 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas y vigorosas.
  • La alimentación es clave para prevenir la malnutrición en todas sus formas, así como el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, accidentes cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer, dice la OMS.

    Una dieta sana incluye frutas, verduras, legumbres (tales como lentejas y alubias), frutos secos y cereales integrales (por ejemplo, maíz, mijo, avena, trigo o arroz moreno no procesados); la reducción del consumo de azúcares, sal y grasas saturdas, entre otras recomendaciones.

  • Deje de fumar. Además del riesgo elevado que el cigarrillo representa para sus pulmones (https://sersaludables.org/no-incendie-sus-pulmones/), este hábito ha sido relacionado con un mayor riesgo de enfermedades respiratorias, con infertilidad, infartos cerebrales y algunos tipos de cáncer.

También te puede interesar: 

Por una vida saludable a ¡montar en bici!    |      Niños y jóvenes necesitan más actividad física     |      Danzaterapia: movimientos que llenan de vida     |      Sentimientos que enriquecen su vida     |      Unidos por niños saludables  

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: