fbpx
¿Sabías que?Avances científicosBienestarCrecimiento y desarrolloCuriosidadesEnfermedadesInvestigacionesSalud Mental

Los retos para implementar las terapias avanzadas en el país

Regulación e infraestructura son dos temas clave para que Colombia pueda faclitar la llegada de un grupo de medicamentos y terapias con tecnología de punta.

Desde hace varias décadasalgunos países vienen desarrollando y utilizando una serie de medicamentos altamente innovadores, a los que se les denomina terapias avanzadas, cuyo origen está en las células, los tejidos y los genes, llegando a entregar una opción con potenciales resultados a personas que viven con cáncer, diabetes, parkinson y algunas enfermedades huérfanas.

Para abordar el tema en Colombia y abrir un espacio de diálogo colaborativo que abone el terreno hacia la posibilidad de contar con estas tecnologías de punta, expertos médicos, voceros del gobierno, de las entidades regulatorias, y representantes de las organizaciones de pacientes se dieron cita en el foro Terapias Avanzadas: Juntos hacia la Innovación. 

El Observatorio Interinstitucional de Enfermedades Huérfanas (ENHU), la Asociación Colombiana de Pacientes con Enfermedades de Depósito Lisosomal (Acopel), la Fundación Colombiana para Enfermedades Huérfanas (Funcolehf), y la Fundación Colombiana para Fibrosis Quística y otras Enfermedades Respiratorias (Fiquires), con el apoyo de las sociedades científicas como Asociación Colombiana de Médicos Genetistas ACMGen y la Asociación Colombiana de Genética Humana, expusieron los aspectos clave en materia regulatoria, capacidad instalada, y definición del perfil de quienes son aptos para este tipo de tratamientos. 

Con las cartas sobre la mesa 

En el foro virtual se planteó la pregunta ¿Colombia está preparada para la llegada de las terapias avanzadas? Para el 9,9% de asistentes, quienes fueron respondiendo  a lo largo del evento, sí lo está; para el 44,5% no no está, y para el 45,6% lo está pero apenas en alguna medida. 

Así las cosas, el panorama se muestra fértil pues, efectivamente, la doctora Claudia Vaca, fundadora de Think Tank – Medicinas, Información y Poder de la Universidad Nacional indicó que, de realizarse una innovación regulatoria, esta debe transformarse en un activo de país, ya que “Colombia posee un ecosistema propicio y podríamos hacer la diferencia en la región”. 

Por su parte, el doctor Roberto Giugliani, profesor del Departamento de Genética de la Universidad Federal Río Grande Del Sur, en Brasil, sostuvo que el país cuenta con las condiciones, tanto en personal como en infraestructura, pero que es necesario discutir y avanzar en la creación del marco regulatorio. 

Este tema de la regulación es el gran reto para abrir el camino y ha tomado en otros países más de cinco años. Lo ideal es que el gobierno propicie una actualización regulatoria participativa, ajustada a la realidad colombiana, y a su capacidad instalada en infraestructura de centros especializados y laboratorios.  

Para el doctor Luis Eduardo Pino Villarreal, hematooncólogo y biólogo molecular, se deben contemplar “la participación efectiva y el dinamismo, dado que la velocidad de la investigación, la innovación y el desarrollo, no son las mismas que las de la regulación y la implementación para este tipo de terapias en nuestro país”.  

Otro de los aspectos relevantes es la financiación de las terapias avanzadas, del modelo y del mismo sistema. Al respecto, el doctor Germán Escobar, jefe de Gabinete del Ministerio de Salud y Protección Social, explicó que los caminos posibles para la financiación serían “a través de la incorporación progresiva y ordenada de ellas, basada en la evidencia y en lo que se podría llamar valor terapéutico de terapias y tecnologías en salud. Otra vía, no excluyente de la anterior, y que el país debe empezar a recorrer es la financiación avanzada o innovadora del sector salud”.

Calidad de vida y desarrollo  

Persiguiendo el objetivo principal de las terapias avanzadas, que no es otro que entregar una oportunidad de vida y de crecimiento personal y social para los pacientes, Luz Victoria Salazar, presidenta del Consejo Directivo del Observatorio Interinstitucional de Enfermedades Huérfanas (ENHU) opina que “se debe adelantar un trabajo mancomunado desde la visión de los pacientes, sus familias y cuidadores para que sean actores propositivos en un trabajo plural entre el sector público y privado con conocimientos técnicos sobre el tema,. 

Las terapias avanzadas son, desde hace varios años, una alternativa real para mejorar la calidad de vida en países como Japón, Estados Unidos y España. En América Latina las experiencias alentadoras llegan de Brasil y Chile. 

“En esta labor colaborativa, actores como el gobierno, las asociaciones y la comunidad científica son los llamados a definir qué pacientes pueden tener acceso a las terapias con un beneficio real, cómo medir los resultados; crear un marco de información y conocimiento de las oportunidades y, claramente, considerar el impacto económico que genera la enfermedad y la terapia sobre el sistema y la sociedad”, señalaron los representantes de las organizaciones de pacientes. 

En relación con la identificación de los pacientes que podrían recibir alguno de estos tratamientos, Dina Grajales, directora de la Fundación Ayúdanos a Respirar, dijo que es “primordial capacitar al talento humano en salud para que reconozcan a tiempo las señales y diagnostiquen efectivamente a los pacientes. Además, es necesario habilitar los centros de referencia y, muy importante, lograr un registro nacional de pacientes actualizado, minimizando el subregistro, con lo que se aportaría altamente a los estudios científicos”.  

Del mismo modo, es muy importante tener en cuenta como lo explica la doctora Martha Solano, neuropediatra de la Fundacion CardioInfantil e investigadora especializada, “se debe perfilar y elegir al paciente específico con la terapia apropiada: ‘elegibilidad individual’. Esto permitirá verificar que el proceso utilizado en cada caso sea el indicado, acercándonos a resultados positivos y protegiendo los recursos”. 

Finalmente, es imperante formar mejor a los profesionales de la salud en terapias avanzadas, tanto en el manejo como en la incorporación terapéutica a los planes de atención de los pacientes, y en la medición de los avances; incorporando instrumentos estandarizados en investigación local para que el país no solo sea receptor, sino que aporte al conocimiento global de estas terapias (www.terapiasavanzadas.org). 

Escrito por Astrid López Arias, periodista.

También te puede interesar: 

Aprender nuevos idiomas, clave para su cerebro y su memoria   |      Día Mundial del Accidente Cerebrovascular, hay que actuar AHORA      |     Las mujeres y su cerebro “joven”     

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: