fbpx
ActualidadAl díaAvances científicosEnfermedadesInvestigacionesNoticiasSanarteSexualidadTecnología Médica

1º de diciembre: Día mundial de lucha contra el Sida

El objetivo es acabar con las desigualdades y que los pacientes tengan acceso a todos los avances que permitan el control de la enfermedad.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida (ONUSIDA), se estima que 37,7 millones de personas en el mundo están infectadas por el VIH, pero solo un 73% de ellas recibe tratamiento antirretrovírico, que es el que “permite a los pacientes vivir por más tiempo y en mejor estado de salud”.

Un campo en el que se ha avanzado mucho es en “la prevención y eliminación de la transmisión maternofilial y en la supervivencia de las madres. En 2020, el 85% de todas las mujeres embarazadas con VIH, es decir, 1,1 millones de mujeres, recibió antirretrovíricos”, indica la OMS.

Este 1 de diciembre de 2021, al conmemorar el Día Mundial de Lucha contra el Sida, con el lema ‘Poner fin a las desigualdades, poner fin al sida, poner fin a las pandemias’, la OMS ha hecho un llamado a “mantener los servicios esenciales de prevención y atención al VIH que la pandemia por el COVID-19 y su respuesta haya podido causar en los países”.

Asimismo, considera que la pandemia ha dejado lecciones aprendidas que se pueden aprovechar; en este sentido “tanto la implementación de dispensación de medicamentos para varios meses como la implementación de la auto-prueba para VIH y la utilización de la telemedicina han demostrado ser estrategias efectivas para incorporar de manera rutinaria”.

Además, en este 2021 ONUSIDA presentó una nueva ‘Estrategia Mundial contra el Sida 2021-2026’, titulada ‘Acabar con las desigualdades, acabar con el sida’, cuyo objetivo es ampliar las directrices, normativas y programas que ayuden a los países en la lucha contra esta enfermedad que amenaza la salud pública mundial, para que a 2030 se logre su control y reducción.

Allí se enfatiza en lo fundamental que es “dar prioridad a las personas que todavía no tienen acceso a servicios contra el VIH que salvan vidas” y se pide “identificar, reducir y acabar con las desigualdades que representan barreras para las personas que viven con y están afectadas por el VIH, los países y las comunidades para acabar con el sida”.

‘Poner fin a las desigualdades, poner fin al sida, poner fin a las pandemias’ es el lema en el Día Mundial de Lucha contra el Sida, este 1º. de diciembre. El lazo rojo, el símbolo de solidaridad con los pacientes.

La estrategia, que se definió luego de un análisis exhaustivo de las pruebas disponibles y un proceso consultivo con más de 10 mil participantes de 160 países, “mantiene a las personas en el centro para asegurarse de que se beneficien de estándares óptimos en planificación y suministro de servicios, eliminar barreras sociales y estructurales que evitan que las personas accedan a los servicios para el VIH; empoderar a las comunidades para que lideren; reforzar y adaptar sistemas para que funcionen para las personas que se ven más afectadas por las desigualdades, y movilizar totalmente los recursos necesarios para acabar con el sida”.

La estrategia se basa en tres prioridades estratégicas interrelacionadas:

 

  1. Maximizar el acceso equitativo e igual a los servicios y soluciones para el VIH.
  2. Romper barreras para lograr resultados contra el VIH.
  3. Ofrecer recursos completos y sostener respuestas eficientes contra el VIH e integrarlas en sistemas para salud, protección social, lugares humanitarios y respuestas contra pandemias.

Tratamientos efectivos

Vale recordar que se cumplieron 40 años desde que se registraran o conocieran los primeros casos, y se recuerda a Luc Montagnier y Françoise Berré-Sinoussi (ambos Premio Nobel de Medicina en 2008), del Instituto Pasteur, en París, como los científicos que aislaron el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) a comienzos de los años 80 y vieron su interacción con el sistema inmune.

En ese entonces, la enfermedad era sinónimo de sentencia de muerte. Hoy, aunque no se ha logrado tener una vacuna, a pesar de todos los intentos por encontrarla, “gracias a la disponibilidad de tratamientos antirretrovirales muy efectivos, y al cambio y la modificación de algunas conductas sexuales, las personas con VIH pueden llevar una vida normal y hasta saludable”, señala el doctor Enrique Gutiérrez Saravia, médico infectólogo colombiano.

Si bien, un gran porcentaje de pacientes tiene hoy acceso a las terapias y puede mantenerse bajo control; aún hay casos de discriminación y estigma, que se convierten en barreras significativas en la lucha contra esta enfermedad, cuyos síntomas difieren según la etapa en la que se encuentre.

“A veces, en las primeras semanas que siguen al contagio la persona no manifiesta ningún síntoma, mientras que en otras ocasiones presenta un cuadro seudogripal con fiebre, cefalea, erupciones o dolor de garganta”, dice la OMS.

Poco a poco se debilita el sistema inmune, y puedes aparecer signos y síntomas, como inflamación de los ganglios linfáticos, pérdida de peso, fiebre, diarrea y tos, y si no se recibe tratamiento adecuado, surgen enfermedades graves como tuberculosis (TB), meningitis criptocócica o cánceres como linfomas o sarcoma de Kaposi.

También te puede interesar: 

Diálogo abierto sobre el VIH/Sida, una enfermedad que aún azota al mundo| Día Mundial de lucha contra el Sida|
Hablemos abiertamente sobre el sida
     

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: