fbpx
viernes, octubre 30, 2020
idiomas, lenguas, otro idioma, español, inglés, francés, salud mental
¿Sabías que?ActualidadAl díaNoticiasSanarte

Aprender nuevos idiomas, clave para su cerebro y su memoria

 Diversos estudios confirman beneficios como una reducción del riesgo de problemas de memoria a media que envejece. ¡No lo piense más!

Siempre se ha hablado de que las personas que aprenden un segundo o un tercer idioma tienen mejores habilidades cognitivas y una memoria más precisa, y poco a poco diversos estudios científicos han confirmado que, efectivamente, hay una relación importante.

Por ejemplo, científicos de la Escuela Superior de Economía (HSE) en Rusia y de la Universidad de Helsinki, en Finlandia, encontraron que, al aprender otros idiomas, mejora la neuroplasticidad cerebral, es decir, la capacidad del cerebro para reorganizarse y formar nuevas conexiones neuronales, lo que facilita, entre otras cosas, el aprendizaje durante toda la vida.

Quienes aprendían otro idioma, tenían una mayor agilidad para responder a retos y palabras desconocidas, afirmaron los investigadores, al realizar exámenes a los voluntarios y encontrar una mayor actividad cerebral en ellos.

Otro estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Washington, destaca que en el aprendizaje de los idiomas intervienen factores genéticos, en especial un gen llamado COMT, y cerebrales (sustancia o materia blanca), y que son múltiples los beneficios, no solo en lo social y académico, sino en lo laboral y en salud y bienestar.

idiomas lenguas, otro idioma, español, ingles, francés, salud

Esto significa, como explica el doctor Eduardo José  Bueno, neuropsicólogo clínico, que “el  aprendizaje de un segundo idioma, así como aprendizajes continuos de nuevas habilidades, tienen un impacto significativo en el desarrollo de estructuras cerebrales que proveen la capacidad de estas para generar interconexiones eficientes, es decir, pareciera que impactan el desarrollo de la sustancia blanca y por consiguiente generarían mayor eficiencia en procesos cognitivos básicos que sustentan la inteligencia y la capacidad para aprender”.

Un aspecto muy interesante está en que estas nuevas habilidades aprendidas generan una reserva cognitiva que a futuro sería una reserva protectora contra algunas enfermedades, en especial aquellas relacionadas con la memoria, como la enfermedad de Alzheimer.

Para Mauricio González, CEO de English Coach S.A.S., dentro de los aspectos positivos de aprender otros idiomas está el hecho de que “esto es un ‘entrenamiento’ completo para el cerebro. Al cambiar de un idioma a otro se generan nuevas conexiones neuronales y se incrementa la capacidad de resolver problemas y mejorar la concentración, además de desarrollar el pensamiento crítico. Las personas bilingües demuestran una mayor creatividad y flexibilidad mental. Además de haberse demostrado que ayuda a detener la vejez mental y el declive cognitivo”, explica.

Comparte esta apreciación Angel Galindo, crítico de cine, y docente de español e inglés, egresado de la Universidad Pedagógica Nacional, para quien, en primer lugar, “el aprendizaje de un nuevo idioma ayuda a fortalecer las capacidades cognitivas, en cuanto a que el aprendiz debe mejorar su habilidad para retener, ampliar y contextualizar la información aprendida, lo que hace que la ponga en practica en diversas situaciones, estimulando su memoria para no solo tener presente un contenido especifico sino usarlo en situaciones diferentes que le ayuden a ampliar sus destrezas comunicativas tanto en la vida diaria como en la académica”.

En segundo lugar, agrega, “ayuda a mejorar la capacidad de retención de información, al utilizar los sentidos para poder escuchar y comprender las nuevas palabras, sonidos y estructuras, así como dar cuenta de las ideas principales de los textos leídos e incluso generar estrategias que le permitan usar lo aprendido para lograr aplicar sus conocimientos en diferentes situaciones”.

Por último, un nuevo idioma reta el cerebro a tener un análisis más conciso de la información y a desarrollar nuevas estructuras que rompan con sus estándares tradicionales y lo apoyen en su proceso de expresar la cotidianidad con otras herramientas de pensamiento totalmente diferentes a su contexto natural de desenvolvimiento.

Cuando ese aprendizaje esta mediado por el conocimiento completo de la cultura relacionada, de la historia de un país y de sus costumbres y tradiciones, la experiencia y el resultado son aún mayores, destaca el profesor David Yang, del Instituto Sejong Bogotá, experto en la enseñanza del idioma coreano.

Precisamente, en Colombia crece el interés por aprender idiomas como el coreano, no solo para conocer más sobre los idols, el K-pop y los dramas, sino sobre un país que es líder en temas como seguridad, tecnología y organización; el inglés se mantiene como el preferido y en muchos casos indispensable, y también hay mayor solicitud de clases de francés, portugués y mandarín, entre otros idiomas.

Aprender otro idioma requiere de disciplina, dedicación y tiempo. También de activar todos los sentidos, para que nos ayuden a consolidar lo aprendido, a memorizar, a comprender y mejorar cada día: David Yang, profesor de coreano del Instituto Sejong.

Cómo aprender otro idioma

Para los expertos en el tema, nunca es tarde para aprender otro idioma, aunque es claro que a más temprana edad, más facilidades y mejores resultados; esto significa que en el caso de los niños, resulta más fácil consolidar procesos básicos que facilitan la misión, pero siempre será oportuno iniciar el aprendizaje. Veamos qué dicen los expertos, consejos que aplican para todos los idiomas:

idiomas, lenguas, otro idioma, español inglés, francés, salud, beneficios para el cerebroEl tiempo y la inmersión valen oro:

Mauricio González, CEO de English Coach S.A.S., considera que existen muchos caminos para llegar a Roma; hay algunos que toman un tiempo más largo y otros que pueden elegir el más corto y estratégico. En este caso, “basándome en mi experiencia, puedo resaltar que sí hay casos de éxito de quienes estudian por su cuenta o en institutos (que tienen en un salón más de 10 personas), pero, sin lugar a dudas, este es el camino más largo para llegar a la meta que buscan”.

Si puede pagar un tutor, definitivamente este es uno de los caminos más rápidos para alcanzar este objetivo, debido a su personalización, sugiere.

No se trata de contratar unas horas de clases, sino de analizar qué se puede lograr en estas. El tiempo vale oro, dice. “Clases mal preparadas hacen perder momentos valiosos y generan una frustración en los estudiantes que resultan pensando que no aprenden inglés porque es culpa de ellos mismos o porque tienen algún problema de aprendizaje. Hay que elegir un profesional que realmente nos ayude a alcanzar nuestras metas”.

  • Es recomendable hacer una ‘inmersión en casa’, desde el celular hasta las series que se ven deben estar ciento por ciento en inglés.
  • Se puede escoger un par de días a la semana en los que la familia sólo hable en inglés; además, crear buenos hábitos que nos ayuden a pensar en este idioma, como lo son, un libro acorde con nuestro nivel, artículos que nos gusten y un ambiente que nos permita disfrutar de esta actividad. Nada peor que hacer algo que nos toque y que no se quiera hacer. La actitud debe ser positiva hacia el inglés, cuando el cerebro está bajo estrés se llena de toxinas y esto impide cualquier tipo de aprendizaje.
  • Al existir diferentes tipos de estudiantes se debe utilizar la metodología más adecuada para cada persona. La idea es ser lo más eficiente posible y lograr un conocimiento acelerado que le permita al individuo tener una solidez y poder utilizar este conocimiento de una forma rápida. Cada cerebro es un mundo y cada uno aprende de una forma distinta; se pueden utilizar herramientas que potencien cada tipo de aprendizaje y se acorte el tiempo de estudio logrando las metas propuestas (englishcoach.com.co).

Objetivos claros y práctica:

Angel Galindo, docente de español e inglés, egresado de la Universidad Pedagógica Nacional, en referencia a los consejos, considera que el primer paso para mejorar en el aprendizaje de un nuevo idioma es establecer objetivos claros, tener presente para qué y por qué se desea aprender una nueva lengua, es decir, si la intención es para mejorar las competencias profesionales, estudiar en otro país o simplemente vivir otra cultura, entre otras razones.

Sugiere tener en perspectiva que es un proceso para toda la vida, que siempre se van a aprender cosas nuevas y que en algún momento habrá dificultades, y tener en cuenta que:

  • La práctica constante de ejercicios de comprensión lectora, escritura y escucha son la clave para mejorar, buscando temas de interés personal, luego académico e ir repasando cada día al menos veinte minutos.
  • Es importante hacer una lista de palabras nuevas, repasarlas y ejemplificarlas, lo que permitirá que se amplié el vocabulario y se retenga mejor la información.
  • También es clave buscar el apoyo de un curso académico en una institución de calidad, que tenga un programa y objetivos claros, o un tutor con reconocida experiencia que apoye el proceso de formación individual, y buscar clubes de conversación que se adapten a los horarios de trabajo o estudio, para que se pueda practicar lo aprendido.

Viaje por toda una cultura

Para David Yang (Yang Wooseog, nombre en coreano, o Rey David, para sus estudiantes), del Instituto Sejong, es muy interesante lograr que el aprendizaje de otro idioma permita también conocer la filosofía, la cultura y costumbres de ese país o región, para entender todo lo que hay en él. “Nosotros tuvimos una influencia de China al principio, pero el Gran Rey Sejong fue quien inventó el alfabeto coreano (Hangul) para su pueblo, y hemos logrado mantenerlo y preservarlo a través del tiempo, pese a momentos históricos difíciles como la guerra entre Corea del Norte y del Sur, o la invasión Japonesa”.

Aprender coreano implica disciplina y dedicación, señala, y seguir otras recomendaciones puntuales, entre las que resulta importante el conocimiento de la cultura, porque no es igual, por ejemplo, saludar a una persona mayor que a un niño, o a un jefe que a un compañero de sección en el trabajo. También aconseja:

  • Leer en voz alta (utilizar la boca), para que esto entre por las orejas (abrir el oído al nuevo idioma). Es una ayuda para agilizar, aprender y mejorar.
  • Utilizar los ojos, para leer, ver, entender, relacionar y organizar.
  • Usar las manos para escribir, practicar y practicar.
  • Escuchar música en coreano, que suele ser una costumbre para aprender; también muchas personas ven dramas, y esto ayuda mucho, pero “me gustaría recomendar ver noticieros, porque generalmente los presentadores utilizan vocabulario neutro, sin acento, y estandarizado”.
  • Aprender mucho vocabulario, leyendo y escribiendo. “Si es una nueva palabra, se debe practicar haciendo una frase, utilizando ese vocabulario”.
  • Dedicarle mínimo una hora diaria a este objetivo de aprendizaje.
  • A medida que avanza, leer libros en el idioma coreano, y en el caso de los niños, escoger cuentos que les agraden. O en el caso de los profesionales en algunos campos del saber, leer textos técnicos o científicos relacionados a su área de interés (https://es-la.facebook.com/InstitutoSejongBogota/)

Escrito por MARISOL ORTEGA, periodista especializada en temas de Salud, y CAROLINA SÁNCHEZ, investigadora de la cultura coreana, escritora.

También te puede interesar: 

Las mujeres y su cerebro “joven”    |      Que la actividad física enriquezca su vida      |     Conéctate con lo que te causa felicidad      

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: