fbpx
EnfermedadesInvestigacionesNoticiasTecnología Médica

Nuevas terapias, más oportunidades de vida

Uno de los campos de la medicina en donde más avances se presentan en las últimas décadas es en el tratamiento del cáncer, con terapias innovadoras que son efectivas. El diagnóstico temprano es clave.

“En los últimos 50 años hemos observado enormes adelantos en la investigación sobre la prevención y el tratamiento del cáncer”. Con estas palabras la doctora Elisabete Weiderpass, directora del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), de la OMS, da un parte de esperanza frente al manejo de esta problemática.

cancer-bajo-el-covid

Precisamente, este es uno de los campos de la medicina en donde más ha habido avances y en donde las nuevas terapias han surgido con resultados muy positivos para los pacientes, lo que conlleva una reducción de muertes por cáncer.

Y vienen nuevas oportunidades, porque actualmente cursan diversos estudios e investigaciones sobre el tema. Incluso, los pacientes pueden participar en investigaciones que se adelantan en clínicas como la del Country (Colombia) y que pueden dar acceso a tratamientos innovadores para el cáncer de mama, colon, próstata, pulmón, renal, tumores sólidos, hepatocarcinoma, carcinoma de cabeza y cuello y de origen desconocido.

Sin embargo, como precisa la Organización Mundial de la Salud (OMS), son fundamentales los “programas de prevención, diagnóstico temprano y tamizaje que, unidos a los tratamientos mejorados”, benefician a la población.

Afortunadamente, como señala la doctora Sandra Franco, jefe de oncología de la Clínica del Country, “la forma en que los especialistas están diagnosticando y tratando el cáncer ha cambiado porque las herramientas han ido evolucionando y mejorando con el tiempo, y lo que se debe destacar es que estas tecnologías han permitido la reducción de la utilización de la quimioterapia entre un 60% a 70%”.

 

Alternativas innovadoras

Si bien, el manejo quirúrgico de la mayoría de casos de cáncer sigue siendo una opción de primera línea, junto con la quimio y la radioterapia, en los últimos años se habla de terapias dirigidas y medicina personalizada, que poco a poco se consolidan y se convierten en una opción prioritaria para determinados casos específicos.

 

Así, la inmunoterapia, las pruebas genómicas y la oncogenética son algunos de los abordajes que han revolucionado la oncología y de los que pueden beneficiarse los pacientes en casos puntuales. Una consulta a tiempo es la clave. 

 

Veamos algunos de ellos, en este tema que hace parte del especial ‘No nos olvidemos del cáncer’, que https://sersaludables.org/, el portal de su salud y bienestar, medio digital de comunicación del Colegio Médico Colombiano, creado por Linivé han elaborado para todos sus lectores en el país y en el exterior.

 

  • Técnicas mínimamente invasivas: El advenimiento de la robótica, considerada una “extensión” de las manos del cirujano y otras técnicas modernas, así como la consolidación de otros procedimientos por laparoscopia, son opciones que también cambian la vida de los pacientes con cáncer, al permitir incisiones muy pequeñas, tiempos más cortos de los procedimientos, menores tiempos de recuperación y reducción del dolor.

Por ejemplo, “La introducción de la robótica en urología oncológica ha representado un gran avance para el tratamiento del cáncer a nivel mundial”, resalta el doctor. Juan Camilo Ospina, jefe de Urología de la Clínica del Country y Clínica La Colina. 

También hay experiencias positivas para tratar el cáncer colorrectal, hígado, esófago y otras patologías digestivas. De igual forma, la cirugía robótica surge como una alternativa para casos de cáncer de pulmón y orofaríngeo, entre otros.

 

  • Desarrollo de pruebas genómicas: A partir de exámenes diagnósticos muy especializados se pueden perfilar o conocer los comportamientos de determinados grupos de genes de un tumor, evidenciando las alteraciones en el ADN que contribuyen a su crecimiento y grado de agresividad; un análisis a profundidad para que el manejo del cáncer adquiera un enfoque más preciso, de acuerdo con cada individuo particular.

Este avance ha tenido un impacto importante en el cáncer de seno. Por ejemplo, con las pruebas genómicas ha sido posible determinar qué tanto un paciente podría o no beneficiarse con el uso de la quimioterapia, reforzando el objetivo de que se tengan cada vez más tratamientos personalizados y, por ende, más efectivos y seguros.

  • Inmunoterapia: El eje de su accionar está en el sistema inmunitario, por eso su principio básico se centra enavances en cancer con nuevas tecnologías fortalecerlo a partir del uso de diferentes herramientas, que permiten combatir cualquier célula cancerosa, al identificar los mensajeros que las producen, bloquearlos y dejar que las propias defensas del cuerpo actúen. 

Esas opciones tienen que ver con inhibidores de puntos de control, transferencia adoptiva celular, anticuerpos terapéuticos y vacunas.

“La inmunoterapia ha revolucionado el tratamiento de la oncología en los últimos años, logrando respuestas que nunca se habían visto; sin embargo, aún muchos de estos medicamentos están en fase de investigación o se están usando en segundas o terceras líneas de tratamiento. Se espera que con los buenos resultados cada vez más se piense en ellos como tratamientos de primera elección y que se usen en otros momentos más tempranos del tratamiento”, señala el doctor Sebastián Quintero Camacho, cirujano oncólogo.

Los pioneros en la investigación en este tema, fueron el estadounidense James P. Allison y el japonés Tasuku Honjo, lo que les valio recibir el Nobel de Medicina 2018, “por sus descubrimientos en las terapias contra el cáncer basadas en la habilidad del sistema inmunológico para atacar a las células cancerígenas”.

La innovación médica y científica ha sido fundamental en el manejo del cáncer. Hoy es posible determinar si la quimioterapia puede ser efectiva en un paciente y hasta el riesgo de desarrollar cáncer a futuro.

 

  • Terapias blanco o dirigidas: Son un tipo de tratamiento que utiliza medicamentos diseñados para “tener como blanco” las células cancerosas, sin afectar las células normales, dicen expertos de la Sociedad Americana de Cáncer.

La acción de los medicamentos puede estar dirigida a bloquear o desactivar las señales químicas que le indican a la célula cancerosa que crezca y se divida; a modificar las proteínas dentro de las células cancerosas para que las células mueran; a contribuir a que se dejen de crear nuevos vasos sanguíneos que alimenten a las células cancerosas, o llevar toxinas a las células cancerosas para eliminarlas, sin que estas lleguen a las células normales.

Según la Sociedad Americana de Cáncer, algunos anticuerpos monoclonales se conocen como terapia dirigida porque se dirigen contra un objetivo específico localizado en una célula cancerosa al que encuentran, se unen a él y lo atacan. Pero, otros anticuerpos monoclonales actúan como inmunoterapia porque provocan que el sistema inmunitario responda mejor para permitir que el cuerpo encuentre y ataque las células cancerosas de manera más eficaz.

Dentro de ellos están: los inhibidores de la angiogénesis, los anticuerpos monoclonales y los inhibidores de transducción de señales.

  • Oncogenética: La clave de esta especialidad está en la posibilidad de identificar ciertas predisposiciones hereditarias al cáncer, dado que hay mutaciones genéticas que son familiares y van de generación en generación. 

Mediante pruebas genéticas, “que no deben ser confundidas con las genómicas, que analizan solamente los genes de un tumor, podemos evaluar si una persona tiene una predisposición hereditaria de desarrollar un cáncer, lo cual puede contribuir a que se tomen medidas de prevención”, explica la doctora Sandra Franco, jefe de oncología de la Clínica del Country.

En Colombia, agrega la especialista, este campo ha tenido avances importantes y hoy es posible detectar daños genéticostecnologia, una pieza fundamental para mejoras en el campo del cancer en múltiples genes vinculados al cáncer hereditario, augurando la posibilidad de una detección temprana en los pacientes.  En el mundo, el caso más conocido es el de Angelina Jolie, actriz, modelo y productora estadounidense, quien no tenía cáncer, sino una altísima probabilidad de tenerlo, y por eso se hizo una doble mastectomía y se mandó extirpar los ovarios.

“Estamos en capacidad de evaluar unos 30 genes en las personas, cuando hace unos años solo se realizaban pruebas genéticas en dos genes relacionados al cáncer de mama y ovario: el BRCA1 y BRCA2. Este aumento ha implicado poder detectar con mayor precisión, si se tienen genes que aumentan el riesgo de heredar o padecer de algún tipo de cáncer”, concluye la doctora Franco.

 

 

También te puede interesar: 

Despejando mitos y conceptos erróneos sobre el cáncer    |      Carrera de la Mujer, para sensibilizar sobre el cáncer de mama      |     Así ha cambiado el tratamiento del cáncer en la última década      

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: