fbpx
sábado, julio 11, 2020
Los trastornos alimenticios ‘atacan’ a cualquier edad
¿Sabías que?ActualidadAl díaNoticias

Los trastornos alimenticios ‘atacan’ a cualquier edad

Se trata de enfermedades reales, que deben ser tratadas por grupos multidisciplinarios. No es un estilo de vida que se escogió.

Aunque se conocen más y se mencionan en los medios los casos de adolescentes con trastornos de la alimentación, estos pueden presentarse a cualquier edad y deben ser tratados.

pacientes de todas las edades sufren de trastornos alimenticios

Así lo aconseja la doctora Bethanne Keen, psicóloga de Mayo Clinic, en Scotsdale, Arizona (Estados Unidos), para quien si bien es una realidad que son trastornos más comunes en los adolescentes y adultos jóvenes, no son exclusivos de ellos, y por eso hay pacientes de todas las edades, incluidos adultos mayores.

El Instituto Nacional de Salud Mental, de Estados Unidos, los define como “graves alteraciones en las conductas relacionadas con la alimentación y el control de peso, asociados con una gran variedad de consecuencias psicológicas, físicas y sociales adversas”.

Así, se trata de enfermedades reales que se pueden tratar y que suelen estar a cargo de equipos multidisciplinarios, por la misma dimensión de estos y porque según los expertos, a menudo, ocurren al mismo tiempo que otras enfermedades, como la depresión, el abuso de sustancias o los trastornos de ansiedad.

En general, explica la doctora Bethanne Keen, “estas conductas pueden tener una repercusión considerable en la capacidad del cuerpo para obtener la nutrición adecuada. Además, los trastornos de la alimentación pueden causar daños en el corazón, el aparato digestivo, los huesos, los dientes y la boca, y derivar en otras enfermedades.

Una persona con un trastorno de la alimentación puede comenzar por comer solo cantidades más pequeñas o más grandes de alimentos. Sin embargo, en algún momento, su necesidad de comer menos o de comer más se sale de control.

Los trastornos alimentarios más comunes

Los trastornos más comunes de la alimentación son la anorexia, la bulimia y la alimentación compulsiva

Los tres tipos más comunes de trastornos de la conducta alimentaria son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno de alimentación compulsiva. Otros conocidos son el trastorno de rumiación y el trastorno por evitación o restricción en la ingesta de alimentos.

La anorexia nerviosa, dice la experta de Mayo Clinic, “se define por un intenso temor al aumento de peso y una percepción distorsionada del peso o la forma del cuerpo. Las personas con anorexia pueden limitar excesivamente las calorías que consumen o recurrir a otros métodos para perder peso, como hacer ejercicio en extremo y tomar laxantes o pastillas para adelgazar. Pueden llegar a tener un peso corporal anormalmente bajo”.

En la bulimia, normalmente ingieren gran cantidad de comida de una sola vez (alimentación compulsiva). Luego, impulsadas por la vergüenza, se deshacen de las calorías adicionales de forma poco sana, por ejemplo, mediante vómitos.

En tanto, el trastorno de alimentación compulsiva está marcado por la ingesta de una cantidad excesiva de alimento impulsivamente; la persona siente que no tiene control sobre su forma de comer. Sin embargo, a diferencia de la anorexia o la bulimia, no compensa ese comportamiento. Se cree que el trastorno de comer compulsivamente es el más prevalente entre las personas mayores, quienes tienen las mismas inquietudes respecto a su imagen corporal que los jóvenes.

la depresión, ansiedad y el abuso de sustancias pueden inducir a desordenes de la alimentaciónAunque existe el concepto erróneo de que un trastorno alimenticio es simplemente un estilo de vida elegido, los estudios muestran que estos trastornos derivan de una compleja interacción entre genética, biología, comportamiento, psicología y factores sociales. En particular, las alteraciones en los circuitos cerebrales de personas con trastornos alimenticios pueden complicar la recuperación y aumentar la probabilidad de recaer. 

El trastorno alimenticio generalmente se controla con un trabajo en equipo que incluye la perspectiva de los médicos de familia, entre ellos, los profesionales de la salud mental y los nutricionistas – dietistas. “Si bien el tratamiento depende del tipo de trastorno, por lo general, implica enseñar sobre la nutrición, dar asesoría y volver a alimentar a la persona. Además, se podría recomendar un medicamento, sobre todo en los casos de trastorno de alimentación compulsiva”, indica la doctora Bethanne Keen.

Si bien la mayoría de casos se tratan externamente, hay pacientes que presentan serios problemas de salud por comer compulsivamente y requieren hospitalización para recibir su tratamiento.

Lo importante es buscar ayuda cuando se tienen dudas sobre los comportamientos o conductas frente a la alimentación o sentimientos de culpa por comer o al sentirse mal con su propio cuerpo o con la percepción que se tiene de él.

También te puede interesar: 

Llénese de razones de peso para luchar contra la obesidad    |      Que la ansiedad no arruine su vida     |      Más de 300 millones de personas sufren por la depresión    

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: