fbpx
viernes, abril 10, 2020
soledad y tristeza en navidad
ActualidadAl díaNoticias

¿Soledad y tristeza en esta temporada?

Quienes solo quieren celebrar y tienen a algún familiar que no se siente dispuesto, deben entender la situación y brindarle posibilidades de elegir qué hacer.

Para algunas personas este mes de diciembre es de soledad y tristeza, y esto tiene que ver con diferentes factores, experiencias y hasta con la forma de ver la vida. Es importante respetar esos sentimientos y no insistir en algo que no se quiere, como estar en una cena o repartir regalos.

tristeza y soledad decembrina

“Cada persona a través de sus vivencias otorga significados a los momentos importantes y a las fechas especiales. Por eso, es común encontrar que estas fechas decembrinas generen tristeza y soledad en personas que han tenido dificultades económicas, pérdidas de seres queridos o enfermedades durante el año”, explica doctora Julieta Bedoya, subdirectora del Campo de Psicología Clínica, del Colegio Colombiano de Psicólogos, capítulo Antioquia.

En estos casos, destaca la necesidad de “mostrarse comprensivo con estas experiencias individuales e intentar acompañar desde el respeto por sus emociones. Se puede intentar incluir a las personas en las actividades y reuniones decembrinas, pero siempre comprender su postura personal, si no quieren participar de ellas”.

Coincide con estas apreciaciones el doctor Julián Andrés Sucerquia Quintero, médico psiquiatra, miembro de la Asociación Colombiana de Psiquiatría, quien recuerda que cada individuo responde diferente a las mismas situaciones, y esto tiene que ver con su propia historia y con lo que identificamos como gustos, y quienes vemos las cosas de otra manera debemos pensar bien lo que hacemos y decimos.

Fácilmente, señala el experto, podemos cometer el error de ignorar a la persona, cuando deberíamos ver que si se está aislando, es porque está procesando o no ha podido procesar algo, y decirle ‘váyase con sus problemas a otra parte’ no es lo aconsejable, porque quizás ella espera es que la entendamos, que miremos qué necesita, sin ofender ni transgredir normas básicas, como querer metérsele a la brava en su casa para que esté acompañado.

No juzgar, dialogar y ponerse en los zapatos del otro es importante a la hora de compartir en Navidad, y esto es aún más válido si este año hubo alguna pérdida en la familia o hay alguien que no ha superado el duelo o tiene una crisis depresiva y no quiere festejar.

También puede tratarse de una persona con un cuadro depresivo, que puede sentirse más vulnerable en estas épocas, principalmente cuando recuerdan lo que ya no está, las personas que fallecieron o que se separaron, los hijos que han constituido su hogar o los papás que ya no nos acompañan.

En cualquier caso, no es fácil encontrar las palabras precisas cuando uno quiere celebrar y que todos estén reunidos, pero se debe intentar hacerlo, y abrir una puerta a que cada persona elija qué quiere, pues a nadie le gusta estar ‘obligado’. “No sé qué te parecen a ti estas fiestas, o entiendo que algo te lleva a no querer celebrar, pero voy a hacer una cena, y tienes un puesto allí” es una de las muchas posibilidades.

Buscar ayuda es indispensable en muchos momentos de soledad y tristeza

Si algún familiar o amigo no quiere celebrar, no tiene ganas de participar en nada, no juzgar es una premisa. Esto significa que se debe tratar de conocer qué pasa, lo que incluye buscar a alguien de la familia o amigos que nos saquen de dudas.

El diálogo es otra estrategia clave, pero hay que saber llegar a la persona, como dice el doctor Julián Andrés Sucerquia, quien sugiere hacerlo en forma de invitación: “Ven, yo te conozco, sé que algo te pasa, cómo te puedo ayudar, puedes confiar en mí, desahogarte o si es necesario y lo consideras, podemos buscar a alguien que nos ayude con lo tuyo. Busquemos a un experto”.

Hay que respetar los gustos de los demás

Si bien épocas como la temporada decembrina suelen ser de alegría y se viven muchas cosas agradables que generan motivación, el tema también es de gustos, no necesariamente de problemas.

Es decir, hay personas que tienen una afinidad con las celebraciones y las reuniones, otras no. Aquellos que siempre han estado muy cerca de la familia, es la época en la que la familia más cerca está; aquellos a quienes les gustan los regalos, es la época en la que más regalos se dan; aquellos a los que les gusta la comida, es la época en la que más comemos. “Lo importante es entender lo que motiva a cada cual en esta época, y esto incluye que hay personas a las que no les gusta la música decembrina ni el barullo de la época, o esta les genera sentimientos encontrados o distintos a otros”.

También te puede interesar: Tiempo de regalos, tiempo para formar     |     Claves para que las fiestas decembrinas no lo enfermen 

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

1 Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: