fbpx
Tiempo de regalos, tiempo para formar
ActualidadAl díaNoticias

Tiempo de regalos, tiempo para formar

Esta es una época para compartir y sorprender, pero también para enseñar y formar en valores, tolerancia, respeto, equidad, aceptación y justicia.

Tradicionalmente la época de Navidad ha sido aprovechada para que a través de los regalos, demostremos el aprecio, el agradecimiento y el amor. Disfrutamos de dar y recibir obsequios y nos dejamos sorprender y hasta reaccionamos como niños, al abrir un regalo y encontrar aquello que deseábamos, algo que necesitábamos, una cosa hermosa o algo delicioso. Y esto es válido para niños y adultos.

regalos y navidad

Como nos vemos influenciados por la publicidad, por la moda y las presiones sociales, muchas veces, exageramos cuando se trata de comprar los regalos para nuestros hijos, sin darnos cuenta que esto no resulta formativo. Por el contrario, si el niño recibe todo lo que pide, se convierte en una persona demandante, que no tolera la frustración.

De ahí la importancia de tener en cuenta ciertos puntos, para no caer en la compra compulsiva, para no abrumar a los niños con numerosos regalos, para informarnos qué conviene para cada edad y para no confundir el amor con el número y valor económico de los regalos.

Los regalos tienen un valor emocional que debe primar, y por ello es importante que los padres le den prioridad a este tema, y a partir de él, aprovechen para fortalecer los valores en sus hijos.

Hacer en tender el verdadero significado de los regalos

el valor emocional de los regalosLos niños deben comprender desde pequeños que lo importante no es qué tan costoso es el regalo sino el valor emocional que éste representa. Pero esto no se consigue de un momento a otro. Es todo un trabajo de formación en el hogar y de comprender que los niños ven los regalos de forma diferente de acuerdo con la etapa de desarrollo en que se encuentren. Veamos:

  1. Elija juguetes y juegos apropiados para cada edad.

Trate de comprar de acuerdo con los gustos y los intereses que observa en sus hijos. Si el niño muestra preferencia por un deporte, es buen momento para motivarlo con un balón, un bate, una raqueta o una bicicleta. En cambio si observa que su hijo tiene más interés y gusto por cosas artísticas, va bien un caballete y pinturas, caja de colores o un instrumento musical. Y si ha notado que los cuentos le encantan y está motivado por leer cada vez mejor, es quizá el momento de darle libros con temas de su preferencia, como los dinosaurios, animales marinos, viajes al especio, etc. También está el tema más interesante para muchos: juegos y videos, todo lo que brinda la tecnología. Pero no olvidar que lo recomendable es no exponer a niños menores de 3 años a los aparatos tecnológicos y que entre los 3 y 12 años, se les deben dejar usar de manera controlada para no ser facilitadores de la posible adicción a estos aparatos.

  1. Controle el número de regalos para cada niño.

Entre tres y cinco se considera apropiado. Cuando reciben muchos juguetes terminan por no utilizarlos todos, pierden el interés y se produce un efecto de saciedad. Lo mejor es enseñarles que, aunque dispongamos de los recursos económicos para darles más, consideramos suficiente lo que les estamos regalando. No aceptar ni chantajes ni amenazas por no satisfacer todos sus gustos, porque eso no es formativo. Se van tornando niños exigentes, intolerantes y desconsiderados.

  1. Evite dar más regalos a un hijo que a otro.

Desafortunadamente, los niños antes de los 7 años, comparan los regalos por el tamaño y cuántos recibe cada uno. No se fijan ese valor emocional y traascendente del obsequio. Si le das un reloj a uno y un juego de armar a otro, es posible que el reloj parezca menos que el juego y el niño piense que eso no es justo. O que si un niño recibe cinco regalos pequeños y su hermano tres, pero más grandes le fue mejor al de cinco o lo quieren más. En esos casos se debe aprovechar para enseñarles sobre equidad, aceptación y justicia.

  1. Prefiera los juegos y juguetes no violentos.

Si estamos tratando de enviar mensajes de respeto por la vida y la no agresión, debemos actuar de manera coherente con estas ideas. Regalar a los niños armas y juegos bélicos les va resultar contradictorio. Y en caso de que alguien les regale por ejemplo, una pistola o una espada, lo mejor es aprovechar para hablar del tema y asociarlo con valores y comportamiento ético.

  1. Conozca más del mundo de los niños y explore sus expectativas para acertar en la compra de los regalos.

Tal vez a usted un tren eléctrico le apasione y lo hubiera querido tener en su niñez, pero a su hijo quizá no le despierte ninguna atracción. Una linda muñeca es buen regalo, pero si su hija ya tiene varias, es posible que no tenga la acogida que usted espera, salvo que la niña haya dado pistas de desear esa muñeca.

  1. Busque un equilibrio.

Escoja un regalo que potencie habilidades intelectuales, físicas o artísticas y luego combine con una prenda de vestir, un morral escolar, zapatos o pijamas, que siempre resultan útiles.

  1. No refuerce la competitividad entre sus hijos

Ni entre ellos y sus parientes o amigos. Conviene que sean competitivos en cuanto a desempeño y buen comportamiento, pero no frente a lo que pueden poseer y usar.   

Escrito por la Doctora LUCÍA VARGAS POSADA,

Psicóloga Clínica de Niños y Familia

Columnista invitada

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

1 Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: