fbpx
el estrés y su relación con el colon
¿Sabías que?ActualidadAl díaBienestarEstilo de VidaNoticiasSalud Mental

El estrés y su relación con el colon

La mala alimentación y otras costumbres no muy sanas, como aguantar las ganas de ir al baño, también afectan el buen funcionamiento de su sistema gastrointestinal.

Si bien el estrés no es el desencadenante de enfermedades como el síndrome de intestino irritable (SII), sí hay una influencia marcada y, diferentes estudios demuestran que lo intensifica, haciendo difícil el tratamiento, entre otras cosas, porque aumenta anormalmente las contracciones y movimientos del tracto intestinal.

el estrés influencia el colon irritable

Las investigaciones también han permitido confirmar la relación entre los problemas emocionales y el sistema inmunitario, que se debilita, lo que afecta directamente los tejidos y órganos que funcionan en equipo para defendernos, y esto hace que el organismo provoque una respuesta inflamatoria no solo de la mucosa intestinal, ocasionando en este caso el colon irritable.

Por eso, para tratarlo, además de cuidar la alimentación, hay que aprender a manejar las fuentes de estrés, para garantizar una mejor calidad de vida, y evitar molestias incapacitantes y dolores soportados en silencio.

Significa esto que estamos frente a una problemática que, sin lugar a dudas, merece más visibilidad, atención y prevención, y para aclarar más el tema entrevistamos a la doctora Patricia Álvarez Quintero, gastroenteróloga e internista colombiana, coautora de libro ‘La mente y las enfermedades digestivas’.

SerSaludables:

¿Por qué las emociones negativas impactan el aparato digestivo? 

el estrés y la angustia liberan una serie de hormonas como la adrenalinaDra. Patricia Álvarez Quintero, gastroenteróloga: Es una muy buena pregunta. Desde la historia de la humanidad, los seres humanos hemos sido agobiados por el estrés, la ansiedad y esto afecta absolutamente todo. Pasa la cuenta de cobro, dentro de las enfermedades inmunológicas o afectando el aparato digestivo, el corazón y otros órganos.

La respuesta al estrés varía en cada persona, pero es claro que existe, y depende de factores genéticos y medioambientales. Por ejemplo, una persona viendo un partido de fútbol con total intensidad, puede infartarse, pero eso no le pasa a todos, es una respuesta individual.

Entonces, es claro que el estrés no solo afecta el aparato digestivo. Afecta absolutamente todo. El estrés y la angustia liberan una serie de hormonas como la adrenalina que, en situaciones de tensión, aumentan la presión sanguínea, el ritmo cardíaco, la cantidad de glucosa en la sangre, acelera el metabolismo, entre otras… También libera el cortisol, que sirve para aumentar el nivel de azúcar en la sangre; cuando esta hormona sube, lo que se conoce como hipercortisolismo, se producen efectos negativos, como el aumento de grasa o incremento de los niveles de presión arterial.

Todo esto aumenta los daños; hay mayor riesgo de casos de gastroenteritis, estreñimiento, dolores de estómago y otras cosas.

¿Además del estrés, cómo más afectamos nuestro sistema gastrointestinal?

En la vida moderna nos encontramos con múltiples actividades, el tiempo no nos alcanza para nada; trabajamos, estudiamos, cuidamos de la familia y es así que la vida se convierte en una ‘bomba’; entonces nos quedamos cortos para ir a comprar alimentación sana; nos toca comer exactamente donde estemos, esto hace que menos amor nos dediquemos, es así que no cumplimos con lo ideal, que vendría siendo tomarnos dos o tres litros de agua, alimentarnos a horas exactas y de manera saludable, y hacer ejercicio. 

Es una realidad que poco a poco el ser humano va acabando con su sistema digestivo, entre otras cosas, por la pena constante con la que vive, porque empezamos a inhibir lo que es natural, como ir al baño (por pena), y no expulsamos, sino que retenemos el excremento, así empezamos a maltratar el colon, a cambiar los hábitos de defecación, y aparecen la diarrea, el estreñimiento, el exceso de gases, la indigestión.

Además de cuidar la alimentación, hay que aprender a manejar las fuentes de estrés, para garantizar una mejor calidad de vida, y evitar síndromes como el de intestino irritable e incluso un mayor riesgo de cáncer.

 Estas enfermedades gastrointestinales tienen mayor incidencia en las mujeres ¿qué explicación tiene esto?

las mujeres en general se estresan por muchas circunstancias y esto eleva su riesgo de sufrir de intestino irritableHay un libro que se titula ‘Los hombres vienen de marte y las mujeres de venus’, y esa es la verdad, porque tenemos cerebros diferentes, entonces, la adaptación es completamente distinta.  Los hombres se estresan menos, le dan poca importancia a las cosas; las mujeres se angustian más y no saben cómo manejar ciertas situaciones que las agobian.

En un estudio que hicimos, encontramos que las mujeres entre 55 y 65 años se están muriendo porque están en hipertensión, esto por el estrés, y es que llega un punto en el que el estrés de toda la vida se junta; en estas edades comienzan a competir con gente más joven, y aumenta la exigencia.

Así las cosas, las mujeres en general se estresan por muchas circunstancias, y esto eleva su riesgo de sufrir de intestino irritable, pero también de cáncer, como el de páncreas, y de depresión. Además, hay un impacto de los cambios hormonales que inciden en mayor riesgo de enfermedades gastrointestinales en ellas.

¿Es cierto que el aparato digestivo es denominado el segundo cerebro?

Hay que recordar que lo que gobierna el sistema digestivo es el Sistema Nervioso Entérico (SNE), que va desde la boca hasta el recto y este no necesita siempre del Sistema Nervioso Central, aunque se comunica con él a través de los sistemas simpático y parasimpático.

¿Qué consejos daría a la población, tanto joven como adulta para cuidar su sistema gastrointestinal?

consecuencias del estrés en el trabajo afecta el colon

Es de suma importancia descansar y salir de las rutinas diarias: adicionalmente, no es bueno negar las enfermedades. Muchas veces negamos el estrés y creemos que todo es perfecto y hemos encontrado casos en los que acudir a un gastroenterólogo viene siendo muchas veces la vía principal para entrar a psiquiatría.

Debemos concientizarnos de que no es un pecado reconocer que estamos angustiados, cansados, o analizar que nos estamos enfermando porque nos preocupamos demasiado por las cosas, y esto puede requerir buscar ayuda profesional oportuna. No hay que permitir llegar al cansancio crónico.

Además, la ansiedad no controlada nos lleva a comer en exceso, por ejemplo, dulces, y esto trae otros problemas como la obesidad y más molestias gastrointestinales, resistencia a la insulina y otros problemas que podemos evitar.

Jóvenes, cuidado con el estrés

La doctora Patricia Álvarez Quintero, gastroenteróloga e internista colombiana, coautora de libro ‘La mente y las enfermedades digestivas’ muestra su preocupación por una generación de jóvenes llena de estrés, y por eso aconseja:

  • Tener en cuenta que los jóvenes están recibiendo mucho estrés de sus padres, y ellos lo están magnificando y no lo están reconociendo. Por eso, invito a los padres a que estén muy pendientes de sus hijos pequeños y adolescentes, los formemos en valores, los escuchemos y los orientemos para que no caigan en la drogadicción, no se vuelvan obesos o no tomen unas rutas no lógicas que los lleven, por ejemplo, al sucidio.
  • Tenemos que hacer más campañas de salud mental, que conozcan los riesgos y aprendan a buscar ayuda; que no nieguen que algo pasa, que no les dé pena hablar del tema, que busquen en el ejercicio, en la música, una distracción y una motivación.
  • A los hijos hay que hablarles, tenerles calidad de tiempo, orientarlos, porque muchos vienen a consulta ‘porque mi mamá me trajo, pero no tengo nada’ y no es por ahí.
  • Las psicólogas en los colegios deben estar pendientes también, hablar con los padres, orientar. “Es una tragedia que, en Colombia, muchachos a los 12 años, estén tomando trago. Su cerebro es inmaduro, recibe todo eso, y qué podemos esperar a futuro, no solo con daños en su sistema gastrointestinal”.
  • Hay que promover hábitos sanos: alimentación balanceada, ejercicio, meditación, yoga, y buscar ayuda profesional cuando sea necesario o si hay múltiples problemas gastrointestinales o de otra índole y a repetición.

Escrito por Valentina Medina Arroyo

Estudiante de Comunicación Social Universidad Cooperativa de Colombia

También te puede interesar: Aprenda a lidiar con el estrés en el trabajo   |        Contribuya a liberar hormonas que lo llenen de placer y alegría    |      Sentimientos que enriquecen su vida 

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: