fbpx
BienestarCrecimiento y desarrolloEnfermedadesEstilo de VidaFamiliaSalud MentalSanarteTu bebé

Hábitos de sueño, fundamentales para el desarrollo adecuado y saludable de los niños

Petits Enfants Kinder, Corporativo por la Educación, lidera una campaña para promover hábitos de sueño óptimos en los niños, en coordinación con los padres de familia y expertos en el tema. 

Una de las preocupaciones educativas más serias e importantes en la actualidad está relacionada con la promoción de hábitos de sueño adecuado en los niños, dado que este es un aspecto fundamental en su desarrollo y aprendizaje. 

Por eso mismo, desde el jardín infantil se trabaja para adecuar espacios para la siesta de los niños y para lograr una armonía con las costumbres en casa, de tal manera que el sueño tenga el lugar que merece en la cotidianidad. 

“Consideramos que el sueño adecuado es significativo para un presente y un futuro saludablepor esto y justo con ese mismo postulado hemos incluido este tema como parte esencial de nuestros programas educativos, de nuestras campañas y de la comunicación abierta que mantenemos con los padres de familia”, señalaEloísa Comezaquiradirectora general de Petits Enfants Kinder, Corporativo por la Educación.  

Así, además de hablar de lúdica, de valores, de disciplina, de cartillas y cuadernos, de recreo o de deporte, en los jardines infantiles el sueño de calidad es un tema que está a la orden del día, junto con otros hábitos saludables como alimentación balanceada. 

En esencia, lo que sucede es que mientras los niños duermen se libera hormona de crecimiento, que no solo se relaciona con el desarrollo infantil, sino que regula muchas funciones del organismo; ayuda a mantener los tejidos y órganos, en una etapa en la que crecer es fundamental, e incide positivamente en la salud física y emocional, permitiendo un buen descanso, relajación y renovación de energías. 

Con un sueño adecuado se genera tranquilidad, seguridad y confianza en sí mismo. De igual forma, mejoran la memoria, la atención y el aprendizaje; se contribuye al crecimiento y al correcto desarrollo mental y físico, y se fortalece el sistema inmune, haciendo el cuerpo más resistente a infecciones y enfermedades, precisa la educadora Eloísa. 

En cambio, cuando el niño no tiene una rutina adecuada con hábitos de sueño saludables esto hace que su cuerpo se agote más rápidamente ante diferentes actividades y no está activo y con la atención necesaria en sus tareas diarias; también el resultado será tener niños irritables, hiperactivos, con dificultad para concentrarse, trastornos de aprendizaje y afectación negativa en el desarrollo de habilidades como creatividad y la toma de decisiones, repercutiendo al mediano plazo en el rendimiento escolar e incluso en las relaciones sociales. 

Un tema vital 

“Definitivamente el sueño es una necesidad vital y fisiológica. Todos dormimos, pero no todos sabemos dormir, y no todos dormimos bien.  El sueño es un taller de reparación y restauración para construir nuestro día. En ese tiempo se consolida la memoria, hay control de la inflamación, de la regulación hormonal, de la regulación cardiovascular y muchas otras funciones importantes”, explica Karen Herrera, fisioterapeuta experta en medicina del sueño. 

Karen ha dedicado los últimos 15 años de su vida estudiar y tratar trastornos del sueño y hace 4 y 3 años “cuando tuve la gran oportunidad y bendición de ser mamá de dos maravillosas niñas, decidí aplicar la teoría a la práctica, lo que ha sido un reto interesante. Ahora con más propiedad promulgo la importancia de darle mayor relevancia a la prevención de estos trastornos, educando a nuestros hijos desde su nacimiento. 

En ese objetivo, ha tenido la oportunidad de dictar charlas sobre el sueño en un escenario hasta hace poco inimaginado: el ámbito educativo, para concientizar a los padres sobre el trabajo conjunto entre familia y jardín frente a pautas comunes que permitan consolidar el hábito del sueño como uno de los puntos fundamentales del desarrollo. 

A ello se suman otras actividades que van en la misma línea y con el mismo objetivo. “Contamos con la hora del sueño y momentos de siesta de acuerdo con la edad del niño, en la cual se les brinda un espacio tranquilo, seguro y de relajación para así favorecer sus dispositivos básicos de aprendizaje, salud emocional y vida saludable”, comenta, por su parte, la directora general de Petits Enfants Kinder, Corporativo por la Educación.  

Con una rutina específica ellos se van acostumbrando a dormir a la misma hora, preferiblemente en el mismo espacio, con pocos estímulos visuales y un audio de sonidos relajantes y bajo una secuencia de actividades que nos ayudan a prepararlos para el sueño: “rutina de higiene, masaje, música relajante, lectura de cuentos, entre otros.  

En el jardín dedicamos diferentes tiempos y adecuamos espacios para establecer y consolidar el hábito y de esta manera, cada vez será menor el tiempo que se tenga que acompañarlo, para que luego por ellos mismos logren acostumbrarse y el momento del sueño se torne natural y placentero”. 

En cuanto a la comunicación con los padres, el objetivo es “dar pautas concretas frente a las rutinas que se deben establecer en casa en cuanto al horario para ir a dormir y la preparación de condiciones que aporten tranquilidad y confianza que, en el caso de los niños de Jardín, se relacionan con leerles cuentos para dormir y ponerles sonidos de relajación”, agrega Eloísa. 

Además de promover hábitos de sueño en casa, se busca que los padres aprendan a reconocer cuando hay anormalidad, es decir, cuando puede estarse presentando un trastorno del sueño, lo que puede ocurrir en un 20 a 30% de los niños, y consultar con expertos en el tema, para solucionar a tiempo cualquier problemática relacionada.

Es fundamental que tanto familia como colegio tengan la certeza de que el sueño de buena calidad, incluidas las siestas, es la base fundamental de un futuro saludable. Si un niño no duerme bien puede estar irritable, hiperactivo, con dificultad para concentrarse y tener trastornos de aprendizaje.

Los hábitos adecuados de sueño 

Es importante entender que todos tenemos un reloj biológico que está dirigido por el ciclo luz oscuridad, después del sexto mes de vida. Antes está dirigido mayormente por la alimentación. 

Esto quiere decir que cuando oscurece empezamos a producir una hormona llamada melatonina que induce el sueño y cuando hay luz no se produce. Por lo cual es nuestra obligación configurar y regular ese ciclo circadiano con nuestro reloj biológico. 

Lo más importante es que el tiempo que se dedique a esta actividad sea suficiente para obtener una sensación de descanso adecuada y que les ayudemos a los niños a ir creando pautas de sueño adecuadas. 

Al respecto, Karen Herrera, fisioterapeuta experta en medicina del sueño, recomienda:

  1. Entender que el sueño es una experiencia positiva que transmitiremos a nuestros hijos como un momento mágico y especial. 
  2. Disminuir dos horas antes de dormir los estímulos externos como el ruido fuerte, las pantallas de TV, celulares, tabletas 
  3. Preferir contarles cuentos, jugar lotería o alguna actividad tranquila que no los estimule. 
  4. Brindar una alimentación liviana, nada pesado. 
  5. Utilizar ropa adecuada para dormir, es decir, pijamas acordes con la edad del niño o niña, que no los acalore ni les dé frío. 
  6. Tener un ritual antes: cenar, descansar, cepillarse los dientes, leerles un cuento y acostarlos en su cama. 
  7. Tener ese espacio adecuado para el descanso en un lugar tranquilo, confortable, sin ruido, sin exceso de luz y con temperatura agradable.  
  8. No olvidar que es importante dormir para vivir, dormir bien (en cantidad y calidad) para tener un futuro saludable y que al tener los mejores hábitos de sueño tendremos niños y papás felices. 

También te puede interesar: 

Es hora de dormir    |      Cinco hábitos para llevar una vida saludable      |     Pequeños hábitos previenen grandes enfermedades     

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

1 Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: