fbpx
Estilo de VidaNoticiasSanarte

Yuri Gagarin, el hombre de las estrellas

Seis décadas se cumplen desde el momento en que la historia aeroespacial cambiará para siempre. El Planetario de Bogotá y Embajada de Rusia rindieron homenaje.

Han pasado 60 años desde aquel miércoles 12 de abril de 1961, a las 9:09 a.m., hora de Moscú, cuando el hombre orbitó la Tierra por primera vez. 

A bordo de la nave Vostok, el mayor Yuri Alekséyevich Gagarin​, cosmonauta y piloto de la URSS, con tan solo 27 años de edad, vio la tierra por fuera de la atmósfera. “Qué hermoso es el mundo”, fueron unas de las primeras palabras de dijo mientras se encontraba en el espacio, marcando un hito importante en la historia aeroespacial y del mundo.

Mientras en la extinta URSS se estaba enviando el primer vuelo tripulado por un hombre al espacio; en Occidente había serias tensiones entre Cuba y Estados Unidos por la fallida invasión que se daría después a la isla, y en Europa, Alemania planeaba construir el muro, que en agosto del mismo año terminaría de dividir al país en dos.

Un momento que enmarcaría una significativa victoria de la Unión Soviética sobre Estados Unidos en la carrera por llegar al espacio, dándose este hecho a menos de 20 años de que hubiera acabado la Segunda Guerra Mundial y en plena Guerra Fría (entre el bloque Occidental liderado por los Estados Unidos, y el bloque del Este liderado por la Unión Soviética). Un acto que no solo implicaba un desarrollo para la humanidad, sino que también tenía tintes políticos.

Fueron tan solo 108 minutos orbitando en el espacio los que necesitó Yuri Gagarin para hacer historia, ya que su vida cambiaría de la noche a la mañana. Justo antes de que pisara tierra nuevamente, ya se había convertido en una eminencia internacional y un factor clave en las relaciones internacionales de los soviéticos.

Yuri Gagarin, el hombre de las estrellasCamino al cielo 

Se recibieron cientos de cartas de distintas partes del mundo, incluso de personas en prisión que se ofrecían voluntariamente para estar a bordo de la nave que iría por primera vez al espacio; a muchos de ellos no les importaba ser rescatados en caso de que saliera mal, o siquiera de morir en el intento. La ambición por el título del primer hombre en salir de la tierra era mayor a cualquier cosa. 

Fueron más de 2.000 pilotos de la fuerzas aéreas que recibieron el llamado como preseleccionados, de los cuales la gran mayoría se quedó en el camino. Solo 200 superaron las primeras pruebas que llevaría a uno de ellos a las estrellas, y 20 fueron escogidos para someterse en un entrenamiento intensivo, de los cuales solo seis podrían tener la oportunidad de tripular el vuelo, y al final dos pilotos lograron destacarse entre los cientos de aspirantes: Yuri Gagari y German Titov. 

Hasta último momento todo indicaba que quien estaría a bordo de la nave sería Titov, hijo de un maestro; estaba igual de preparado que Gagarin. Pero, este último en especial despertaba mayor interés en el dirigente político de la URSS Nikita Serguéyevich Jrushchov, por ser hijo de campesinos. Se quería demostrar también que bajo el régimen comunista cualquiera podría llegar a lo más alto.

La incertidumbre de qué pasaría siempre acompañó la misión; no se sabía con exactitud qué sucedería cuando estuviera en el espacio, se podía salir de control y terminar aterrizando en otro país, o en el peor de los casos, que el tripulante muriera en el intento. Oleg ivanovsky, ingeniero aeroespacial, fue una de las tres personas que sabía el código que activaba los códigos manuales, pero solo se le comunicaría al cosmonauta en caso de emergencia. Los números, secretos en ese momento, eran 325.

El retorno a la tierra tuvo problemas; la cápsula no se separó debidamente del propulsor haciendo que empezara a vibrar y ejerciera gran presión sobre Gagarin e incendiándose al momento, obligando al cosmonauta desde una altura indeterminada a activar su paracaídas. 

Como dato importante y de destacar, se conoció que ante esta incierta y riesgosa misión, se prepararon tres sobres: el primero solicitaba ayuda para rescatar a un cosmonauta que había aterrizado fuera del territorio soviético, el segundo anunciaba un éxito absoluto, y el tercero notificaba su muerte. 

Galerías de fotos, talleres, conferencias y una videoconferencia con el cosmonauta ruso Fiódor Yurchikhin, son las actividades que se han podido ver en las páginas oficiales del Planetario de Bogotá y la Embajada de Rusia, en conmemoración a los 60 años de la llegada del hombre al espacio.

Los homenajes no paran

En en el marco de la celebración de los 60 años de la primera misión al espacio tripulada por un hombre, el Planetario de Bogotá junto con la Embajada de Rusia en Colombia y la Oficina para la Divulgación de Astronomía de Colombia (Asasac) han realizado durante el mes de abril una serie de eventos virtuales, completamente gratuitos, para rendir homenaje a la misión espacial y a Yuri Gagarin, un  hombre de familia, quien se casó y tuvo dos hijas, jugaba hockey y fue entrenador de baloncesto.

Falleció el 27 de marzo de 1968 mientras realizaba, junto con el instructor de vuelo, Vladimir Seryoguin, un vuelo rutinario de entrenamiento, y su avión caza de combate se estrelló cerca de la ciudad de Kirzhach (Rusia).

el hombre orbitó la Tierra por primera vez

Escrito por Luis Rojas

Estudiante de Comunicación Social Universidad Cooperativa de Colombia

 

También te puede interesar: 

“Mi abuelo Evangelista: mi inspiración y mi héroe”    |      Cinco cosas que debes saber sobre el Festival Brilla Colombia      |     Bailes, canciones e instrumentos que generan emociones positivas     

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: