fbpx
ActualidadEstilo de VidaSanarte

El arte y la cultura como vehículo transformador de realidades complejas

El universo de las artes es hoy un aliado estratégico en el progreso de  muchas sociedades; una voz que reclama nuevos escenarios.

En países como Colombia, México, Honduras, Nicaragua, y otras naciones que viven una situación de violencia delicada, son muy altas probabilidades de que un niño, niña o joven que esté ‘capturado’ por una expresión artística, difícilmente sea alguien que pueda empuñar un arma.

Esta consigna de César López, músico, compositor, guitarrista colombiano, activista social y quien con su escopetarra (instrumento que nació de un fusil) se convirtió en símbolo de no violencia y promotor de la vida, está ahora más vigente que nunca y es el impulso a trabajar para que las artes, junto con el deporte, sean esa bandera que oriente a las nuevas generaciones hacia una sociedad distinta.

Y es que, hoy por hoy, las artes son el mejor vehículo para sentirse libre, para expresarse, entretenerse, salir de la rutina, vivir mejor e incluso para sanar las heridas, además de un motor de desarrollo para los países y las regiones.

El propio Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ha reiterado lo fundamental que es lograr una relación entre bienestar, desarrollo, cultura y artes. Y lanzó la cumbre virtual ‘Cómo sanar un mundo herido’, que se realizará el 22 y 23 de abril en el marco del Día Mundial de la Creatividad y la Innovación.

‘Cómo sanar un mundo herido’ es parte del compromiso del BID de facilitar vías innovadoras de control y recuperación ante la pandemia del coronavirus y es una iniciativa alineada con las declaraciones recientes de la UNESCO que urgen a los tomadores de decisiones a incluir la cultura en sus planes nacionales de recuperación.

“La pandemia ha acentuado las problemáticas económicas, sociales y de salud que muchos países en Latinoamérica y el Caribe están enfrentando. Sus comunidades deben encontrar formas de sanar. El arte y la cultura pueden ser parte de la solución para crear avenidas de cambio y tomar un rol central en los esfuerzos de recuperación”, dijo Trinidad Zaldívar, jefa de la Unidad de Creatividad y Cultura del BID.

desarrollo y arteA transformar realidades

Para Daniel Garzón, gestor cultural de Bogotá y estudiante de la maestría en gestión

cultural en la universidad EAN, definitivamente mediante las prácticas artísticas se pueden intervenir y transformar realidades sociales complejas, generar un acercamiento a la sensibilidad artística, en donde esto sea un medio de escape y permita poner la mirada en algo distinto.

De igual forma, “pueden llegar a ser un motor de motivación para que las personas de ese entorno busquen maneras de salir adelante, porque el arte también humaniza; el arte genera vínculos relacionales en la mayoría de sus expresiones”, dijo en entrevista para SerSaludables.org. Veamos sus conceptos:

 ¿Es la cultura un eje importante en las dinámicas de la sociedad?

Daniel Garzón: La cultura es todo lo que caracteriza a un grupo humano y todo lo que es. Es una entrega bilateral en donde las prácticas artísticas entran como un canal de comunicación de lo que somos como pueblos. Nos manifestamos mediantes estas prácticas porque es ahí donde encontramos identificación; estas han sido pasadas de generación en generación, y nos permiten insertar un sistema de sostenimiento de nuestra identidad e históricamente se ha visto que se puede implementar en un modelo económico.

 

La cumbre ‘Cómo sanar un mundo herido’, del BID incluye charlas sobre el poder de las artes para la transformación social, los artistas y su capacidad de reacción en tiempos de crisis y el impacto de las instituciones culturales en reimaginar las comunidades.

 

¿Por qué es fundamental para un país la inversión en la cultura? 

Es fundamental, porque es mediante las prácticas artísticas que podemos transformar realidades sociales complejas, ir más alla, crecer como sociedad.

Afortunadamente para Colombia, el Gobierno tiene la forma de cumplir con ese mandato constitucional, desde 1997 cuando se aprueba la Ley 397, Ley General de Cultura, y el país se compromete a velar por el libre desarrollo cultural.

En 2005 se adhiere a la Convención de la Diversidad Cultural de la UNESCO y se compromete a trabajar para salvaguardar la diversidad cultural de cada país.

La idea principal es ampliar la base social de las artes, o sea, que cada vez más personas se identifiquen con las expresiones artísticas y se vayan formando en ellas, porque son esas expresiones un verdadero valor cultural que nos identifica como colombianos y que debemos recordar, respetar, transmitir y conservar.

Promover el arte

¿Cómo podemos incentivar al consumo masivo de cultura? 

Un estudio hecho por la Cámara de Comercio de Bogotá y la Secretaría Distrital de Cultura estableció que las personas en la capital del país destinan un bajo presupuesto de sus ingresos mensuales al consumo de servicios o bienes culturales; por esto, motivar el consumo de las artes no es tarea fácil. 

Para Colombia y Latinoamérica es un reto cambiar una cultura en la que el arte es visto como algo que el estado provee a ciertos sectores, pero que no es necesario que yo como ciudadano saque de mi bolsillo y le invierta. El camino está en hacer un esfuerzo muy grande para cambiar ese tipo de mentalidades y lograr que la gente valore las prácticas artísticas como conocimiento y no como entretenimiento.

 

¿También es necesario apoyar las artes para el crecimiento de los artistas y de la sociedad en su conjunto?

Sí. Un pueblo al que se le corta o se le limita la capacidad de expresarse o de comunicar con libertad es un pueblo obligado al autoritarismo; un pueblo sin arte es un pueblo mudo, es un pueblo a que le se cierra la boca, y no solo en el ámbito político, porque el arte tiene muchas dimensiones, en donde se puede crear conciencia sobre temas relevantes de la sociedad, como lo son la discriminación, la falta de oportunidad para la mujer, el abandono sistemático de nuestros mayores, entre otras.

También se puede  sensiblizar y abrir los ojos a muchas realidades mediante el arte. Entonces, entre más se abra, se rompan, las barreras y se brinden más oportunidades para que el arte nos muestre que se puede pensar diferente, menos vamos a odiarnos con el del lado por no pensar iguales.

 

Escrito por Luis Rojas

Estudiante de Comunicación Social Universidad Cooperativa de Colombia

 

También te puede interesar: 

Arte y música para su corazón    |      “El Arte, La Fuerza que me motivó para vencer el Cáncer”: Santiago Ibáñez      |     El arte, inspiración que fortalece su salud     

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: