fbpx
brackets, ortodoncia, sonrisa, corrección en la boca
¿Sabías que?ActualidadAl día

Ortodoncia un camino para encontrar la armonía en la boca

Lo ideal es tener una armonía entre los dientes y esto a la vez los hace lucir hermosos. Es importante visitar al ortodoncista.

La clave de una sonrisa perfecta no está solo en lo que se ve al exterior, sino en lo que pasa en el interior, es decir, en la armonía que hay entre músculos, huesos del complejo cráneo facial, dientes, tejidos duros y blandos. Debe existir una correcta función y, normalmente, la estética hace parte de ella.

“Es el mismo principio de las montañas y de la tierra: cuando no se siembra, la tierra empieza a secarse y es cuando vienen los derrumbes, porque no está la razón de ser de la tierra que, normalmente, son los árboles. Aquí pasa exactamente lo mismo. Si no hay dientes o si los hay, pero estos no pueden relacionarse con sus antagonistas, la función no es adecuada, y se producen desgastes y daños en diferentes estructuras”, explica la doctora Carolina Téllez Conti, especialista en ortodoncia.

Los dientes deben estar posicionados de manera correcta en su hueso; los de arriba deben estar encima de los de abajo, y los de atrás (molares y premolares, que tienen una morfología específica) deben interactuar con sus antagonistas, para evitar mordidas cúspide contra cúspide o mordidas cruzadas, que hacen que haya interferencias y obliguen a que los huesos se desplacen hacia un lado o hacia el otro, durante la masticación.

Cualquier alteración repercute en la articulación témporo-mandibular, que permite la apertura y cierre de la boca, causando dolor y enfermedad, dado que los músculos están forzando más un lado y dejan de funcionar de manera coordinada.

Si los dientes no están derechos, la función se altera y por ende hay problemas al masticar, triturar o morder los alimentos; de igual forma, se van alterando huesos y encías, porque no hay una correcta coordinación entre ellos, y una parte de la boca debe hacer un esfuerzo mayor o una función extra: Dra. Carolina Téllez Conti.

Una visita al ortodoncista

Una valoración, un diagnóstico y un tratamiento adecuado permiten reorganizar lo que está desorganizado y lograr una mordida correcta.

El ortodoncista detecta, por ejemplo, que hay personas que tienen los dientes derechos y se ven bonitos, pero presentan desgastes en un lado, lo que significa una función inadecuada, con unos dientes que trabajan más que otros, que parecen no haberse estrenado; pero también puede descubrir otras anomalías.

brackets, ortodoncia, sonrisaCuando el problema es de la posición de los dientes o de la mala relación de la mordida se acude a un tratamiento de ortodoncia, que puede basarse en el uso de aparatología fija (brackets) o la ortodoncia invisible (invisalign), para alinear los dientes y solucionar el problema, o con otras alternativas, según el caso.

Si esto se detecta en los niños, la ortopedia maxilar permite estimular el crecimiento de los maxilares, nunca detenerlos. Es decir, se hace un redireccionamiento para lograr una armonía en la boca, a partir del uso de aparatos fijos y/o removibles.

En algunos casos, en niños entre 6 y 10 años, se detecta que los dientes permanentes son más grandes que los de leche, y mediante la ortodoncia interceptiva es posible ampliar los espacios, evitando que se dañen los dientes y las raíces o, peor aún, que los dientes no erupcionen.

Pero, si el problema es mayor, “y los huesos están alterados y no se corresponden entre si, bien sea porque uno es más grande que el otro, o porque uno está más adelante o más atrás en la relación con el otro, además de la ortodoncia, el paciente va a necesitar cirugía cuando es adulto, para lograr una correcta relación de los huesos y que a su vez los dientes puedan interactuar de manera adecuada”, explica la doctora Téllez.

Esta cirugía se conoce como ortognática, y hoy se trabaja en equipo y de forma multidisciplinaria en ella, con la participación de especialidades de la odontología como la ortodoncia, y con cirujanos plásticos maxilofaciales, logrando un mejor resultado. “Empezamos hace 20 años a trabajar juntos, médicos y odontólogos y ha sido una gran experiencia; en nuestro caso, en equipo con el doctor Jorge Ernesto Cantini, cirujano plástico, maxilofacial y reconstructivo, y su grupo de especialistas”, explica la doctora Téllez.

No descuide su salud oral

Consultar, idealmente, dos veces al año con el odontólogo, quien puede remitirlo a ortodoncia, si lo requiere. La idea es revisar sus hábitos de higiene, mordida, alineamiento de los dientes y costumbres que pueden alterar la salud oral.

Hacer un correcto cepillado y uso de la seda dental, lo que permite reducir el riesgo de enfermedades como la caries o de las encías.

Tener hábitos adecuados de alimentación, porque estos, explica la doctora Carolina Téllez Conti, influyen en su salud oral. Se refiere a que comer alimentos muy duros, puede afectar los dientes; o muy ácidos, pueden desmineralizarlos. “Aquí, por supuesto, también entran hábitos como el cigarrillo y el alcohol, que hacen daño al esmalte del diente y a las encías, al igual que algunos colorantes que manchan los dientes. La recomendación es tener una alimentación sana y balanceada”.

Evitar destapar bebidas envasadas con los dientes, y no hacer fuerzas extremas que van a romper el esmalte dental o generar líneas de fracturas y rupturas en los dientes.

– Estar atentos para detectar a tiempo y consultar cómo solucionar hábitos que pueden poner en riesgo su salud oral o interferir negativamente en el tratamiento de ortodoncia, como comerse las uñas, morder esferos, empujar con la lengua los dientes, entre otros. En este caso, puede requerir un tratamiento adicional de terapia miofuncional.

También te puede interesar: 

Haciéndole el quite a la caries dental    |      ¿Listo para el chequeo médico de inicio de año?      |     La hora del chocolate      

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: