fbpx
la sangre de la placenta y del cordón umbilical salva vidas
¿Sabías que?ActualidadAl díaInvestigacionesNoticiasTecnología Médica

¿Sirve la sangre de la placenta y del cordón umbilical?

No solo salva vidas, sino que pueden guardarse criopreservada hasta por 30 años, pero no es una cura milagrosa, afirman los investigadores.

La sangre de la placenta y el cordón umbilical, antes desechada, ahora es como ‘un tesoro’ para los bancos de sangre de células madre, porque pueden ayudar a salvar vidas, teniendo en cuenta que los investigadores han encontrado que son de gran utilidad en el tratamiento de pacientes con ciertas enfermedades.

la sangre de placenta es rica en células madre hematopoyéticas o células formadoras de la sangreEs sangre rica en células madre hematopoyéticas o células formadoras de la sangre, con gran capacidad de autorenovarse; estas también se pueden obtener en la donación de médula ósea o médula ósea movilizada.

“Permiten tratar enfermedades hematológicas neoplásicas como son leucemias; algunas metabólicas y otras inmunológicas, así como unas genéticamente heredables y hasta ciertos tipos de cáncer”, explica la doctora Ana María Perdomo Arciniegas, líder científica del Banco Público de Sangre de Cordón Umbilical, del Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud (IDCBIS), en Bogotá.

Una historia compatible

En esencia, estas pequeñas células se transforman en glóbulos rojos o blancos y plaquetas que el cuerpo necesita para mantenerse sano, convirtiéndose en una alternativa cada vez más interesante, con total evidencia clínica, dado que  el cordón umbilical ofrece una fuente del tejido de reemplazo necesario para el trasplante.

Colombia no es la excepción a estos progresos, y cada día se realizan más trasplantes de este tipo, gracias a las donaciones de las madres y a proyectos como el Banco de Sangre de Células del Cordón Umbilical.

No toda donación de sangre de placenta y cordón umbilical es apta para trasplante; antes de ser criopreservada, se analiza para detectar si contiene agentes infecciosos como el VIH o virus de la hepatitis, entre otros, y evaluar si tiene una cantidad adecuada de células productoras de sangre para un trasplante.

“Logramos casi 10 mil donaciones, y de ellas pudimos congelar 1.500 aproximadamente, para trasplante. Esto porque no todas se pueden criopreservar, pero hay que agradecerles a las casi 10 mil madres que al tener a sus bebés donaron en los hospitales públicos de Kennedy, Suba, Meissen, Engativá y La Victoria, y en las clínicas del Country y Cafam de la 51”, explica la doctora Perdomo.

Significa esto que el proceso no es tan sencillo como donar las células del cordón umbilical en un banco público o en uno privado, y pasarlas a un paciente. Esto es un mito. Hay un tema científico, médico y humano en el camino, en el que la histocompatibilidad es determinante.

Primero, no toda donación es apta para trasplante; antes de ser criopreservada, se analiza para detectar si contiene agentes infecciosos como el VIH o virus de la hepatitis, entre otros, y para evaluar si tiene una cantidad adecuada de células productoras de sangre para un trasplante.

Luego, hay que encontrar un paciente que tenga la misma compatibilidad a partir de procesos de tipificación de los antígenos leucocitarios humanos (human leukocyte antigen, HLA). 

“La combinación especial de las proteínas de los HLA hace que el ‘tejido tipo’ de la sangre de cada persona sea único. Una médula ósea compatible respecto a los HLA tiene menos probabilidades de causar un posible efecto secundario del trasplante o de que este sea rechazado”, dicen los especialistas de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO, por sus siglas en inglés).

Futuro prometedor

El cordón umbilical una una alternativa interesante en el tratamiento de pacientes con ciertas enfermedades

Si bien hay grandes avances, aún hay mucho por investigar. Hoy es una realidad que las células madre de la sangre del cordón umbilical o de la placenta pueden salvar vidas, pero bajo los más altos estándares y procesos de recolección, filtración, análisis y preservación.

También es un hecho que esas células pueden guardarse en condiciones adecuadas hasta por 20-30 años, para utilizarlas en el momento adecuado. Pero ese momento, dice la doctora Perdomo, no es  necesariamente cuando un hijo se enferme, primero, por el tema de compatibilidad; segundo, porque si un niño tiene un problema de origen genético, probablemente en esas células madre sigue presente esa característica que lo originó. “Es como ponerse la misma enfermedad”.

Al respecto, expertos de EuroStemCell, proyecto europeo, que integran más de 400 laboratorios especializados en investigación sobre células madre y medicina regenerativa, consideran un reto corregir la información que ha llevado a creer que “hay que pagar para congelar la sangre del cordón umbilical de sus hijos en un banco de sangre, en caso de necesitarla a futuro”. Explican que, definitivamente, hasta hoy lo que es claro es que “es muy improbable que sus hijos vayan a utilizarla” y que tampoco son para cualquiera, por el tema de la histocompatibilidad.

La propia agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA, por sus siglas en inglés) del gobierno de Estados Unidos, ha reiterado que no se pueden creer todas las afirmaciones que se dicen sobre la sangre de cordón umbilical. “No es una cura milagrosa; no lo es”.

También te puede interesar: 

¿Qué sabe de las pruebas que se realizan durante el embarazo?    |      Embarazo feliz y saludable      |     Se crea el Programa de Tamizaje Neonatal en Colombia      

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: