fbpx
viernes, agosto 14, 2020
Investigaciones

Miopía: no se puede prevenir, pero sí mitigar

El uso desmedido de dispositivos móviles podría tener, entre otras consecuencias, un aumento de los problemas de visión, como la miopía. Incluso, en países como España, ya se habla de una mayor incidencia en jóvenes y niños.

 

“La miopía es un defecto de refracción que compromete la visión de lejos. Aún en Colombia la prevalencia de este defecto es relativamente baja, pero, efectivamente, se cree que habrá una epidemia de miopía para las futuras generaciones expuestas a los dispositivos electrónicos”, explica el doctor Elkin Sánchez, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de La Salle.

Hace parte de los llamados defectos o errores de refracción; para ser más precisos, es uno de los tres más comunes, dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con la hipermetropía o dificultad para ver claramente los objetos cercanos, y el astigmatismo, que produce “visión distorsionada debido a la curvatura anormal de la córnea, que es la superficie transparente que cubre el globo ocular”.

Si bien existe un componente hereditario, también se asocia con el trabajo prolongado en visión próxima, que poco a poco hace que el ojo no pueda enfocar claramente las imágenes.

Específicamente, precisa la Academia Americana de Oftalmología, en los errores refractivos, el ojo no refracta la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad.

“Cuando existe una miopía, los objetos cercanos se ven claramente, pero los distantes se ven borrosos. Es un desorden relacionado con el enfoque, no una enfermedad de los ojos”.

Atentos a los signos y síntomas

Cuando un niño, un joven o un adulto tiene problemas de miopía, estos se evidencian en la imposibilidad de identificar con claridad letreros o avisos; la ruta de un bus o hasta en su rendimiento escolar, porque no logra ver lo que escribe su profesor en el tablero y, en casos avanzados, resulta imposible disfrutar de una película.

Por eso es importante que los padres estén atentos a estas situaciones, y si sus hijos dicen que no ven bien, busquen ayuda profesional, o si los maestros del chico indican que su rendimiento académico ha bajado o no es el mejor, incluyan dentro de las posibles causas, algún problema con su salud visual.

Hoy, dice el doctor Elkin Sánchez, para la miopía existen opciones correctivas con lentes negativos, entre las que están “anteojos, lentes de contacto y cirugía refractiva. En niños, específicamente, empleamos una estrategia de control de la miopía con dispositivos especiales”.

Como no se puede prevenir, pero sí mitigar, es importante atender las indicaciones del especialista para que no se afecte la calidad de vida de las personas, y esto implica acudir a controles periódicos, hacer un uso adecuado de la corrección que se haya escogido para el paciente y no abusar de dispositivos electrónicos, es decir, no pasar horas enteras pegados al televisor, al computador o a las tabletas.

“Para cuidar su salud visual son clave, la buena alimentación, las pausas activas en el trabajo, estar atento a cualquier signo o síntoma visual y asistir al menos una vez al año al especialista de la salud visual”, precisa el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de La Salle.

En el mundo, más de 150 millones de personas presentan errores de refracción, que originan problemas de baja o mala visión. Dentro de estos se incluyen la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo, señala la OMS.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: