fbpx
lunes, diciembre 9, 2019
ActualidadInvestigaciones

Reconstruyendo cada tejido de sus manos

Para mejorar problemas de movilidad en pacientes con artritis, la alternativa es la cirugía reconstructiva, que ha avanzado mucho y tiene altos estándares de efectividad.

Ligamentos, tendones, tejido conectivo y huesos pueden verse afectados por enfermedades como la artritis reumatoidea, cuya prevalencia se estima entre el 1 y 1,5% de la población, con mayor incidencia en mujeres.

El paso del tiempo y el no control de la enfermedad empeoran los síntomas y, lastimosamente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hasta un 70-80% de los pacientes puede tener limitaciones en su capacidad motora, y esto incluye no solo las manos, sino las extremidades inferiores que pueden deformarse.

En el Boletín de información técnica especializada ‘Artritis reumatoide’, de la Cuenta de Alto Costo (CAC), organismo técnico no gubernamental del Sistema General de Seguridad Social en Salud de Colombia, se explica que cerca del 40% de los pacientes pueden mitigar el dolor y mejorar su funcionalidad con medicamentos, terapias y manteniéndose en constante actividad física, pero los demás ven afectada ostensiblemente su calidad de vida, según el grado de deformidad e incapacidad funcional.

Entonces, hay quienes sufren porque no pueden realizar actividades de la vida diaria, entre otras, les puede resultar imposible agarrar el asa de un vaso, coger una cuchara para comer o un cepillo de dientes o uno para cepillarse el cabello.

Los pacientes pueden mitigar el dolor y mejorar su funcionalidad con medicamentos

 

Cirugía laboriosa

“Es innegable que uno de los órganos que más se afectan, invalidan e incapacitan con la enfermedad reumática son las manos”, explica el doctor Ricardo Salazar López, especialista en cirugía plástica y reconstructiva, y para quien “la cirugía reconstructiva surge como una alternativa y una esperanza vida. Con esta opción hay un antes y un después en la vida de los pacientes”.

Así, “cuando hay deformidad, el único remedio es la cirugía, y esta ha avanzado notablemente, con mejores técnicas que contribuyen en la recuperación de la parte funcional, reduciendo el dolor y la limitación”.

Si bien es un procedimiento complejo, porque no es fácil entrar en contacto con huesos, tendones, ligamentos, cápsulas de articulación y músculos, en manos habilidosas y experimentadas es una solución importante.

Como la enfermedad normalmente afecta ambas manos, claramente no se pueden operar las dos al tiempo, por muchas razones fisiológicas, de sentido común y médicas: “El mejor antiinflamatorio y el mejor analgésico del mundo se llama reposo, y mantener las dos manos inmovilizadas no da calidad de vida; entonces, normalmente se opera una mano y después la otra, más o menos un lapso de tres meses entre una y otra, dependiendo de la evolución del mismo paciente, y en la misma mano a veces primer se opera el puño después los dedos o viceversa”, reitera el doctor Ricardo Salazar López.

¿Resultado? Depende de cada caso, pero en términos generales es un procedimiento exitoso realizado por manos expertas. “Quedan cicatrices (estético), pero no es nada con relación a las deformidades e incapacidades que tenía previamente el paciente, y menos aún en relación con los beneficios en movilidad y calidad de vida”, agrega.

Afortunadamente, el sistema de salud cubre este tipo de cirugía reconstructiva, indicada no solo para estos casos de deformidad por enfermedad reumática, sino también para quienes presentan otro tipo de lesiones en sus manos, sea por caídas, enfermedades congénitas y accidentes laborales, que de igual forma dañan tendones, tejido conectivo y huesos.

Vale recordar que son 29 huesos en total, 19 en la mano y los dedos, ocho en la muñeca y dos en el antebrazo, todos expuestos, en alto riesgo, a las lesiones, señala la doctora Juliana Rojas, ortopedista, cirujana de mano, del Centro Médico Imbanaco. Puede ser una inflamación del pulgar, de los tendones flexores, del tendón extensor del pulgar o cualquier otra alteración de estas estructuras, que se presenta por múltiples causas y requiere atención especializada. El trauma y los deportes también pueden dejar lesiones mucho más graves que requieren cirugía”.

 

 

Lo que debe saber

  • La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, multicausal, con un componente hereditario, en la que el sistema inmune ataca las propias articulaciones, tejidos conectivos y fibrosos, músculos  y tendones. Puede aparecer de forma súbita y aleatoria, a cualquier edad, desde la infancia.
  • Según datos de la Cuenta de Alto Costo, en Colombia en 2016 se reportaron  62.847 casos nuevos de artritis reumatoidea en 2016 y 72.478 en 2017, siendo mayor la incidencia en mujeres, con el 83,9% (60.821) y los hombres, el 16,1% (11.657 casos).
  • En el caso de las manos, es muy relativo el tiempo que puede pasar entre el inicio de la enfermedad y la aparición de los problemas de movilidad y limitación. En promedio pueden pasar de 12 a 18 meses, a veces más.
  • Es importante consultar cuando empiecen los signos de alerta, como dolores, inflamación de las articulaciones y dificultad para el movimiento, en este caso, tanto a nivel del puño como de los dedos, y cuando se presenten ciertas dificultades al hacer movimientos sencillos.
  • Debe ser abordada por un equipo multidisciplinario, con reumatólogos, inmunólogos, pediatras, ortopedistas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: