viernes, julio 19, 2019
Investigaciones

Nebulizador, aliado en el manejo de las enfermedades respiratorias. En su buen uso está la clave

Little girl waiting for medical inhalation treatment with a nebulizer at the hospital

Los cambios de clima intempestivos y la contaminación ambiental (especialmente el polvo) son alguno de los factores que originan la aparición de las enfermedades o infecciones respiratorias.

Según el Boletín Epidemiológico del Instituto Nacional de Salud (INS), hasta la semana epidemiológica 28 de 2018 (hasta el 7 de julio) se registraron a nivel nacional 3.816.975 consultas externas y urgencias por Infecciones Respiratorias Agudas (IRA). 

Es más, estudios realizados en Colombia, en ciudades como Medellín, Cali y Bogotá, han encontrado un aumento de la prevalencia de asma de 10,4 a 12% y de rinitis alérgica de 23 a 32%, condiciones que no respetan edad, sexo ni condición social, aunque han de ser más comunes en las áreas urbanas y en la población infantil.

 

Dentro de los pilares de tratamiento de la enfermedades respiratorias están las terapias, algunas de ellas a partir del uso de nebulizadores, cuya esencia consiste en convertir el medicamento en una ‘fina niebla’ que al inhalarse va directo

al árbol respiratorio y actúa mejorando los síntomas y la condición, contribuyendo a la eliminación de secreciones respiratorias y por ende reduciendo el riesgo de complicaciones.

 

Directo al sitio del problema

Para el doctor Rubén Darío Contreras, neumólogo, Ex Presidente de la Asociacion Colombiana de Neumología,  el factor benéfico de los nebulizadores está “en la facilidad de la administración del medicamento y que lleguen hasta las vías aéreas más distantes, lo que favorecería un mayor cubrimiento de la broncodilatación o del proceso inflamatorio”.

Agrega que, “evidentemente los tratamientos con nebulizaciones son relacionados con enfermedades como bronquitis aguda, broncoespasmo agudo, como en el EPOC y en el asma, o cuando hay un mal manejo de secreciones que ayudan a que se inflamen los bronquios crónicamente”.

Por su parte, la doctora Élida Dueñas Meza, Neumóloga Pediátrica de la Fundación Neumológica Colombiana, recuerda que “la European  Respiratory Society los recomienda en pacientes que requieren dosis altas de broncodilatadores, cuando requieren inhalar fármacos que solo pueden administrarse nebulizados, y en niños con problemas neurológicos severos”.

La clave está en el uso efectivo de los mismos, solo así será una terapia efectiva, y para esto es indispensable “que haya entendimiento de las técnicas de nebulización por parte de pacientes o cuidadores y se respeten las dosis del medicamento”, es la recomendación que hace el doctor Contreras.

Ya está  a disposición de médicos y pacientes del país un nebulizador portátil de última tecnología (malla vibratoria activa-Nebzmart) que asegura eficacia, seguridad  y además de ello practicidad por su portabilidad y comodidad de uso, con registro sanitario del Invima.

La doctora Dueñas señala que “el uso día a día del equipo no es complicado y solo hay que atender las recomendaciones pertinentes, en el caso de los pacientes, para que lo usen de forma adecuada, y en el de los médicos y terapeutas respiratorios, para cada  medicamento y patología”.

Por ejemplo, agrega la experta, en el caso de los niños es importante tener en cuenta el uso de “una máscara adecuada para el tamaño de la cara del menor y nunca colocarles la nebulización sin la máscara.

Para tener en cuenta

Los síntomas que puede tener un niño o un adulto y que pueden estar relacionados con enfermedades respiratorias son dificultad para respirar, tos o ruidos en el pecho como sibilancias, que son ruidos agudos debido a la obstrucción de los bronquios, explica el doctor Rubén Darío Contreras.

Muchos de estos casos pueden conllevar que se receten nebulizaciones como primera medida para reducir la inflamación de la vía aérea inferior, especialmente los bronquios. En casos de movilización de secreciones también podría ser necesario recetar las nebulizaciones, agrega.

Leave a Response