fbpx
lunes, diciembre 9, 2019
Noticias

Es la hora de proteger sus riñones

Con el lema ‘Salud renal para todos, en todas partes’, se celebra este jueves 14 de marzo, el Día Mundial del Riñón, una oportunidad para concientizar a la población sobre su cuidado y los riesgos que pueden tener.

La eliminación de líquidos, la excreción de sustancias de desecho del cuerpo y la producción de ciertas hormonas son funciones a cargo de los riñones, órganos fundamentales para la vida del ser humano, cuya forma es similar a la de dos fríjoles.

También activan la Vitamina D, que protege y fortalece los huesos; “tienen una ‘microempresa’ de fabricación de eritropoyetina (sustancia para producir glóbulos rojos) y, por si fuera poco, en sus ‘horas extras’ elaboran azúcar, cuando por las tasas de interés, del alto costo de la vida o la falta de apetito, el organismo es sometido a un ayuno prolongado”, explican los autores del libro ‘Conozca su cuerpo’.

Así, se trata de un órgano vital que, por diversas razones, también puede fallar, ocasionando serios problemas y afectando la calidad de vida. Entonces hablamos de enfermedad renal, una alteración irreversible de la estructura y/o de la capacidad de los riñones para realizar sus funciones, y que tiene múltiples causas, “como la hipertensión arterial y la diabetes, pero también puede estar asociada a enfermedades autoinmunes (ejemplo Lupus), malformaciones congénitas, enfermedades cardiacas, infecciones, cálculos renales, exposición a tóxicos o a ciertos medicamentos”, explica el doctor Juan Sebastián Gélvez Rueda, médico internista y nefrólogo, de la Fundación Cardiovascular (FCV).

Según las estadísticas oficiales, en Colombia dos personas de cada 100 presentan algún grado de enfermedad renal crónica, aunque se estima que la prevalencia real puede ser cercana a 12 personas de cada 100, debido a que hay un subregistro. Se considera un problema importante de salud pública, no sólo por los altos costos que implican los tratamientos (Ej. «diálisis, trasplante renal»), sino también por el fuerte impacto en la calidad de vida de estas personas y sus familias, agrega el especialista.

En el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Latinoamericana de Nefrología e Hipertensión (SLANH), señalan que “la Enfermedad Renal Crónica (ERC) es el producto de una compleja interacción de diferentes procesos patológicos, que afecta al 10% de la población mundial”.

En Colombia dos personas de cada 100 presentan algún grado de enfermedad renal crónica

El problema está en que esta función renal anormal puede volverse crónica, aumentando el riesgo de discapacidad y mortalidad, “que le atribuyen un amplio espectro en su presentación clínica, que va desde los estadios primarios donde las intervenciones se dirigen primordialmente a prevenir su progresión, hasta los estadios más avanzados con tratamientos complejos, costosos e invasivos como la hemodiálisis, la diálisis peritoneal y el trasplante renal, catalogando a la ERC como una enfermedad de alto costo para cualquier sistema de salud” (Libro Situación de la enfermedad renal crónica, la hipertensión arterial y la diabetes mellitus en Colombia 2017).

Abecé de la enfermedad

Señales de alerta. Toda persona debe tener en cuenta algunos síntomas y signos que indican que algo no funciona bien con sus riñones. Entre estos están “la orina con espuma, disminución en la cantidad de orina, el edema o hinchazón de las piernas o la cara, dificultad para respirar, debilidad, temblor, inapetencia con sensación de náuseas o vómito entre otros”.

“Desafortunadamente estos síntomas sólo se presentan cuando hay un daño muy severo y avanzado, y la gran mayoría de personas pueden no experimentar ningún síntoma hasta que ya es demasiado tarde. Por eso se recomienda que las personas con hipertensión, diabetes, enfermedades cardiacas, autoinmunes o historia de familiares con enfermedad renal se realicen controles frecuentes de la función de sus riñones asesorados por su médico tratante”, señala el especialista de la FCV.

Cuidados. “Lo ideal es que haya un seguimiento por un equipo médico liderado por un especialista en nefrología para el tratamiento no sólo de la enfermedad renal, sino también de las complicaciones que pueden derivarse de esta condición, y por eso requiere apoyo de otras disciplinas como enfermería, psicología, nutrición y trabajo social”.

También es de suma importancia involucrar en el cuidado a los familiares, ya que en muchas ocasiones los resultados de los tratamientos dependen del apoyo social de la persona”.

Diálisis. Cuando hay un deterioro avanzado de la función de los riñones, explica el doctor Gélvez, puede aparecer retención de líquidos y acumulación de toxinas y desechos a niveles peligrosos para la salud, y es en este momento en que puede ser necesario el inicio de diálisis, la cual ayuda a limpiar estas toxinas y a eliminar el exceso de líquidos, prolongando la vida de la persona y mejorando sus síntomas. También en este momento existe la alternativa del trasplante renal, el cual mejora la supervivencia y la calidad de vida de estas personas y es considerada la mejor opción de tratamiento.

Una vez el paciente ingresa a diálisis puede haber una posibilidad de recuperación, a veces temporal, especialmente en los primeros tres meses.

Después de este periodo es muy poco probable que los riñones vuelvan a funcionar adecuadamente y es mejor iniciar el proceso para buscar un trasplante de riñón.

Prevención. Los hábitos de vida saludable son lo primero y fundamental para prevenir la enfermedad renal, y estos hacen referencia a pautas que “ojalá todos deberíamos seguir, no sólo para prevenir enfermedades renales, sino para prevenir otro tipo de enfermedades como las cardiovasculares, cáncer, entre otras.

Estos consisten en realizar ejercicio regular, al menos 30 minutos al día, cinco veces por semana, disminuir el consumo de sal y de azúcares refinados en la dieta, comer una dieta balanceada rica en frutas y verduras, evitar el sobrepeso, evitar el consumo de alcohol y dejar de fumar”, indica el doctor Gélvez.

Pero, sin duda, “el mejor tratamiento contra la enfermedad renal es estabilizar las dos principales patologías precursoras, es decir la hipertensión arterial y la diabetes mellitus”, afirma el doctor Manuel Ayala, médico especialista en epidemiología, director nacional de Gestión del Riesgo de SaludVida EPS.

Charlas y jornadas de evaluación

Al celebrar el Día Mundial del Riñón, en Colombia la Asociación Colombiana de Nefrología, atendiendo la directriz de la International Society of Nephrology (ISN) y la International Federation of Kidney Foundations (IFKF), y en apoyo e identificación del tema 2019: ‘Salud Renal para todos en todas partes’, organizó una serie de charlas a nivel nacional, para concientizar a la población y realizar jornadas evaluación del riesgo renal en algunas de las comunidades indígenas de Colombia.

“Esta iniciativa se ha visto respaldada por casi 154 nefrólogos de adultos y pediátricos de diferentes regiones de Colombia, quienes, desde noviembre de 2018, han buscado alianzas con instituciones prestadoras de servicios de salud, entidades del sector público y la academia, para desarrollar jornadas simultáneas en diferentes puntos del país donde se ubiquen comunidades indígenas”.

“Se espera que, con este acercamiento a las comunidades, se puedan evaluar antecedentes personales, laborales y/o exposicionales para el desarrollo de enfermedad renal en las comunidades indígenas colombianas”, señaló el doctor Gustavo Aroca Martínez, presidente de la Asociación. También, el objetivo es concientizar a toda la población y proveerle las mejores herramientas para que conozca sus riñones, los cuide y prevenga los riesgos.

En ese sentido, en el Libro Situación de la enfermedad renal crónica, la hipertensión arterial y la diabetes mellitus en Colombia 2017, se insiste en que “para el control de la ERC es imperativo no declinar los esfuerzos en el cumplimiento de las metas y en el manejo de las enfermedades precursoras, así como motivar a las entidades aseguradoras a que continúen estudiando a sus pacientes, enfocados principalmente en la prevención de la progresión de la enfermedad en los estadios tempranos, antes del requerimiento de terapias de reemplazo renal que tanto afecta los gastos en salud y la calidad de vida de las personas y sus familias”.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: