fbpx
sábado, diciembre 14, 2019
Noticias

Cultura del autocuidado, clave en la lucha contra el Cáncer

En la mujer, el cáncer de seno y el de cuello uterino son los más comunes; en el hombre, el de próstata ocupa el primer lugar. Los cambios en el estilo de vida
ayudan en la disminución del riesgo.

 

El cáncer es un problema de salud pública a nivel mundial y junto con las enfermedades cardiovasculares son las primeras causas de muerte. Solo en las Américas, en 2018 fue la causa de 1,3 millones de muertes y se registraron 3,7 millones de casos nuevos, como lo dio a conocer la Organización Mundial de la Salud (OMS), al celebrar el pasado 4 de febrero el Día Mundial contra el Cáncer.

En todo el Planeta se presentan más de 18 millones de casos nuevos y mueren ocho millones de personas. Lo peor es que las estimaciones apuntan a que en el 2030 habrá un aumento del número de casos del 32% solo en América Latina, debido al cambio de la pirámide poblacional y al envejecimiento de la población.

En Colombia, según datos del Ministerio de Salud y Protección Social, en 2017 murieron 18.071 personas por cáncer, es decir, un promedio de 49,5 cada día. La incidencia de la enfermedad es muy similar a la de otros países de la región.

“Alrededor de 175 hombres por cada 100 mil y 151 mujeres de cada 100 mil mujeres sufren de cáncer; una cifra realmente preocupante y consideramos que, al igual que en el mundo, va en aumento de manera exponencial. Hablamos de 62 mil casos nuevos de cáncer al año, de los cuales 32 mil personas fallecen”, señala la doctora Kyung Hwa Kim, directora médica de la Liga Contra el Cáncer, seccional Bogotá.

El informe ‘Situación del cáncer en la población adulta atendida en el Sistema de Seguridad Social en salud 2017’, que se presentó el pasado 4 de febrero, reporta que los departamentos en donde se concentra el mayor número de pacientes son Risaralda, Bogotá, Antioquia, Quindío, Valle del Cauca y Caldas, con entre 483 y 664 casos por cada 100 mil habitantes. Los de menos registro son Vichada, Guainía, La Guajira, Guaviare, Chocó, Amazonas, San Andrés y Vaupés, con entre 30,2 y 158,8 casos por cada 100 mil habitantes.

Crecimiento incontrolado de células

En esencia, el cáncer “es un proceso de crecimiento y diseminación incontrolados de células. Puede aparecer prácticamente en cualquier lugar del cuerpo. El tumor suele invadir el tejido circundante y puede provocar metástasis en puntos distantes del organismo”, dice la OMS.

Muchos tipos de cáncer se podrían prevenir evitando la exposición a factores de riesgo comunes como el humo de tabaco. Además, un porcentaje importante de cánceres pueden curarse mediante cirugía, radioterapia o quimioterapia, especialmente si se detectan en una fase temprana, agrega el máximo organismo de salud.

En la actualidad, algunos tipos de cáncer, como los producidos por agentes infecciosos, tienden a una leve disminución, como es el caso del cáncer gástrico y el de cuello uterino, para el que se tiene una vacuna. El otro lado de la balanza, entre tanto, muestra aumento en todos aquellos cánceres que tienen que ver con los programas de detección temprana, es decir, el de mama en las mujeres, el de próstata en los hombres, y el de colón, y esto tiene causas multifactoriales, entre las que la doctora Kyung Hwa Kim, resalta “la poca cultura del autocuidado, de estar pendientes y asistir a chequeos periódicos, y algunas dificultades de acceso y oportunidad en nuestro sistema de salud que aún persisten”.

En el mundo y en Colombia, a nivel del Ministerio de Salud, se está trabajando fuertemente para buscar la integralidad de la atención, no fraccionada, que es uno de los principales problemas actuales, y esto hace parte de las Rutas Integrales de Atención (RIAS), reglamentadas por la resolución 3202 de 2016, y dentro de las cuales se contempla la Ruta Integral de Atención del Cáncer.

En ese sentido, el informe del Ministerio de Salud, elaborado por la Cuenta de Alto Costo, dio un parte positivo el pasado 4 de febrero, en materia de atención y prevención, al precisar que entre 2015 y 2017 “se disminuyó en 44 por ciento los días de espera entre la sospecha médica de la enfermedad y la confirmación del diagnóstico para casos incidentes, y se aumentó la detección en estadios tempranos de cáncer de mama (39,4% a 47,7%), de próstata (66,6% a 74,1%) y cérvix (60,2% a 63,8%), lo que posibilita la mayor efectividad de los tratamientos a los pacientes”.

El cáncer de mama, el número 1

Solo en el último año, se registraron 2,1 millones de casos nuevos de cáncer de mama en el mundo, es decir, que una de cada cuatro mujeres es diagnosticada, según el reporte de Observatorio Global del Cáncer (Globocan).

“Lamentablemente el cáncer de mama no sólo es el más frecuente en todo el mundo, sino al que más muertes se le atribuyen en mujeres en más de 100 países”, señala la doctora Ana María Fidalgo, ginecobstetra y cirujana de mama, del Centro Médico Imbanaco. De esta tendencia solo se exceptúan el norte de Europa; Nueva Zelanda, donde el cáncer de pulmón prevalece, y países de África Subsahariana, que tiene altas tasas de cáncer de cérvix.

“Solo entre el 5 y 15% de este tipo de cáncer tiene un componente hereditario; los principales genes de susceptibilidad son BRCA 1 y BRCA 2, que confieren un riesgo del 72% y de 69% respectivamente”, agrega la especialista.

Se ha hecho un trabajo muy arduo para sensibilizar a la población en general sobre el cáncer de mama, y según la directora médica de la Liga contra el Cáncer, el impacto es positivo, porque cada día “más mujeres conocen la importancia del autoexamen de mama, que es algo que deben hacer a partir de los 20 años, cada mes, en las siguientes semanas después de su ciclo menstrual”. Cualquier cambio que se presente de un mes a otro motiva la consulta con el médico, porque en el cáncer de mama, al igual que en el de próstata en los hombres, la detección temprana es la clave para el pronóstico y la sobrevida.

Lo segundo es que hay programas de capacitación para todos los profesionales de la salud, que incluye a médicos generales, ginecólogos y mastólogos, para hacer un adecuado examen de mama a toda mujer que acuda a una consulta.

A esto se suman los tamizajes y la posibilidad de hacer exámenes como la mamografía, determinante en la detección del cáncer de seno, porque permite detectar casos en estado subclínico, afirma el doctor Luis Guzmán Abi-Saab, cirujano de mama del Instituto Nacional de Cancerología, quien la recomienda a partir de los 50 años, cada dos años, a menos que haya una indicación médica particular y precisa según el caso.

En cuanto a la mamografía, la Sociedad Americana de Cáncer destaca que es muy útil para observar cambios en los senos, incluso aquellos que se pueden palpar, pero no se ven en la mamografía, y para analizar los cambios observados en la mamografía”.

Pero el gold standard para el diagnóstico de cáncer es la biopsia de la lesión, y con estos y otros estudios definir el tratamiento, en el que hay grandes avances, entre otros la hormonoterapia y terapias que apuntan directo al blanco de la lesión.

A prevenir el cáncer de cuello uterino

Crear un futuro sin cáncer fue el llamado al celebrar el Día Mundial contra el Cáncer, y en este 2019 se hizo especial énfasis en la prevención del cáncer cervicouterino, que “puede prevenirse mediante vacunación contra el VPH, tamizaje y tratamiento de las lesiones precancerosas; y puede ser curado si es detectado temprano y tratado adecuadamente”, dice la OMS.

Hoy, en Colombia, este cáncer es el segundo más común en las mujeres, y se estima que en la región de las Américas es el tercero,con más de 83,000 nuevos casos cada año y 36.000 fallecimientos.

Según la OMS, la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) puede reducir significativamente el riesgo de cáncer cervicouterino, y se recomienda vacunar a las niñas de 9 a 14 años, cuando la vacuna es más efectiva. No obstante, las tasas de cobertura con las dos dosis aún no alcanzan el 80%, y por eso se ha priorizado este tema en todo el Planeta, con acciones como la campaña
‘ Es hora de poner fin al cáncer cervicouterino ’, dirigida a mujeres, padres y madres, y profesores, para que tengan a su alcance toda la información sobre el tema y entiendan la forma de prevenirlo.

Así mismo, en cabeza de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se puso en marcha el ‘Plan de acción sobre la prevención y el control del cáncer cervicouterino 2018-2020’, que da unas pautas para que los países miembros desarrollen estrategias en su interior, según sus propias necesidades y situaciones.

Todo parte de que “a diferencia de la situación con la mayoría de los demás tipos del cáncer, la causa del cáncer cervicouterino se ha demostrado científicamente y se dispone de herramientas costoeficaces para su prevención y control, y una de ellas es la vacunación. Los tipos 16 y 18 del VPH son los más prevalentes, responsables de aproximadamente 70% de todos los casos de cáncer
cervicouterino”, dice la OPS.

En Colombia, este cáncer es el segundo más común en las mujeres

El cáncer en los hombres

Antes se pensaba que el cáncer de mama era exclusivamente del género femenino, y aunque la incidencia es baja y representa menos del 1% de los cánceres diagnosticados en hombres, es una realidad.

“En general, el diagnóstico se realiza en etapas avanzadas de la enfermedad por falta de concientización de los hombres y la ausencia de examénes de tamización, como sucede con la mamografía en las mujeres ”,  señala, la doctora Fidalgo.

Pero, es el cáncer de próstata el de mayor incidencia en ellos, con un promedio de 46 casos por cada 100 mil hombres, y la aparición de alrededor de 8.800 casos anuales, de los cuales fallecen 2.400 hombres.

“Claramente a mayor edad, mayor riesgo de cáncer de próstata; un 30% se produce entre los 55 y 65 años; otro 35%, entre los 65 y 75 años, y un porcentaje menor en mayores de 75 años, pero también alrededor del 9% de los cánceres de próstata se producen en menores de 50 años”, explica la doctora Kyung Hwa Kim.

La raza es otro factor muy importante, pues los estudios han permitido definir que los hombres afrodescendientes tienen mayor riesgo de mortalidad por cáncer de próstata, y este es más frecuente, en el caso colombiano, en San Andrés y Providencia, en el Atlántico y en el Valle del Cauca. Igual hay que atender los antecedentes familiares. Si tiene el padre o la primera línea de consanguinidad con cáncer de próstata, duplica el riesgo, y si tiene dos o más personas con cáncer de próstata en la familia, puede quintuplicar el riesgo.

Otros factores, que no son evidencia contundente, pero se ha visto relación, tienen que ver con el tabaquismo y la obesidad.

La recomendación es que a partir de los 50 años los hombres se realicen el tamizaje, que consiste en una visita a su médico para que evalúe su estado de salud y pueda realizarle un examen de próstata (tacto rectal) así como indicarle una prueba de antígeno prostático, examen que se mide en sangre. Si tiene riesgo mayor, el control podría comenzar a los 45 años, en promedio. Si sale positivo tienen otra ruta diagnóstica que es la biopsia de próstata.

Adicionalmente, es importante tener en cuenta algunos síntomas que deberían motivar su consulta, como afirman los especialistas de la campaña «Hombre cuídate», proyecto para la prevención y detección temprana del cáncer de próstata’, de la Liga contra el Cáncer, en alianza con la fundación Philips, que podrían tener relación con una infección urinaria, una inflamación de la próstata o un cáncer, y que incluyen:

  • Debilidad en el chorro de la orina, o sea que pierda la fuerza de la emisión de la orina.
  • Aumento de la frecuencia.
  • Sensación de no vaciar suficientemente la vejiga.
  • Goteos.
  • Levantarse en las noches a orinar (nicturia).
  • Entre otros.

Modificando los estilos de vida

En el tema del cáncer se han ido cambiando paradigmas en cuando a prevención, la presencia y la mortalidad de la enfermedad. “Hoy sabemos que los hábitos de vida saludable son determinantes en la prevención de todas las enfermedades y el cáncer no es la excepción”, dice el doctor Javier Gutiérrez, cirujano oncólogo, del Centro Médico Imbanaco.

En la parte opuesta, se ha encontrado que “la vida sedentaria y el estrés son enemigos mortales de la salud del ser humano. El factor emocional, el estrés crónico, juega un papel muy importante en la aparición del cáncer”, agrega el especialista.

Incluso, la Organización Mundial de la Salud ha señalado que el 30% de los cánceres son debido a cinco factores que tienen que ver con hábitos de vida, es decir, con el tabaco, el consumo de alcohol, la falta de consumo de frutas y verduras, el sedentarismo y la obesidad.

Significa esto, que “del 9 al 10% de los cánceres pueden ser por mutaciones genéticas o por problemas hereditarios, pero más del 95% son por causas que tiene que ver con hábitos de vida saludables y la alimentación ocupa un lugar primordial”, precisa la doctora Kyung Hwa Kim.

Aquí se aplica aquello de que “el hombre es lo que come”, y en este mundo moderno, la gente se mueve vemos, es sedentaria y pasa más tiempo frente al computador, y esto incluye a los niños, y se come mal y de forma hipercalórica, y todo esto incide en mayor riesgo de enfermedades, como ciertos tipos de cáncer.

La invitación es a consumir, dentro de un plan de alimentación balanceado, y como factor protector, más de cinco porciones al día entre frutas y verduras, pero que sean frescas, bien lavadas y completas. Estas tienen antioxidantes, que nos van a ayudar a controlar los radicales libres que producen el envejecimiento celular, que finalmente llevan al cáncer.

Las cifras

El mayor porcentaje de casos de cáncer reportados en el país en 2017, según reporte del Ministerio de Salud fue:

A %d blogueros les gusta esto: