fbpx
lunes, diciembre 9, 2019
Noticias

Contribuir para respirar un aire más limpio, compromiso de todos

La alerta decretada en Bogotá es un llamado de atención a toda la ciudadanía y una invitación a realizar acciones que protejan el ambiente y que se sumen a las medidas oficiales.

 

Las condiciones meteorológicas desfavorables que afectan la calidad del aire, y por ende la salud de la población, llevaron a que la Alcaldía Mayor de Bogotá anunciara la declaratoria de alerta amarilla en toda la ciudad y de alerta naranja ambiental en la zona suroccidental, específicamente en las localidades de Kennedy, Bosa y Tunjuelito.

Así mismo, se implementó el ‘Comité operativo de emergencias’, con el fin de poder “monitorear las medidas que, en materia ambiental, de movilidad y de salud se tomen de forma inmediata, y que deben ser acogidas por la comunidad, los empresarios y los transportadores”, explicó el secretario general de la Alcaldía, Raúl Buitrago.

Si bien son medidas de carácter preventivo y transitorio, dada la situación que vive la capital del país, es muy importante que toda la población tome conciencia sobre el impacto que algunas acciones tienen en el ambiente y cómo poderlas reducir o mitigar.

En el mundo, la Organización Mundial de la Salud, recordó que “nueve de cada diez personas respiran aire con altos niveles contaminantes y siete milllones de personas mueren cada año por la contaminación del aire ambiente (de exteriores) y doméstico”.

En Bogotá, debido a la contaminación del aire, en especial por causa del material particulado, pueden incrementarse los casos de síntomas respiratorios en los menores de 5 años, con expectoración, tos diferente a estados gripales, sibilancias (sonidos en el pecho al respirar) y ausentismo escolar por enfermedades respiratorias, dice la Secretaría Distrital de Salud de Bogotá.

Solo en lo que va de este 2019, “por causa de infecciones respiratorias ya se han realizado 133.252 consultas médicas en Bogotá, 7,4% más que en el mismo periodo del 2018. De estas, 17.255 han sido en las localidades de Tunjuelito (2.096), Bosa (1.637) y Kennedy (13.522)”, indicó la SDS.

La proliferación de virus y bacterias en el ambiente también incide en enfermedades como la rinitis, que según la Organización Mundial de Alergia ha aumentado de manera vertiginosa, afectando a un 25% de población infantil y un 40% de adultos.

Y, dentro de los factores de riesgo relacionados con la Enfermedad Pulmonar Obstructiva (EPOC) están “el tabaquismo, la contaminación del aire en espacios cerrados, la contaminación exterior, los alérgenos y la exposición a riesgos ocupacionales, como el polvo y productos químicos”, señala la doctora Isabel Palacios, neumóloga del Centro Médico Imbanaco, en Cali.

Otro informe, publicado el año pasado en la revista médica británica The Lancet fue contundente al señalar que la contaminación es hoy la causa ambiental número uno de muerte prematura y enfermedad en el mundo, más que las guerras, y “amenaza la supervivencia de la humanidad”. Provoca nueve millones de muertes cada año en el mundo, según los investigadores de la Escuela de Medicina del Monte de Sinaí, en Estados Unidos, autores del estudio.

En el caso de las mujeres embarazadas, aumenta el riesgo de un parto prematuro, o si vamos un poco más atrás, “la contaminación ambiental se relaciona con los problemas de infertilidad, porque altera la estabilidad del contenido genético de los espermatozoides y del óvulo”, señala el doctor Pablo Gómez Cusnir, especialista en el tema.


Porque el futuro lo respiramos todos

Precisamente, la Secretaría Distrital de Salud y Bogotá Vital presentaron la campaña ‘Porque el futuro lo respiramos todos’, que incluye varias recomendaciones dirigidas a la ciudadanía y a los diferentes actores de la ciudad para que contribuyan con la reducción de acciones que afectan el aire y no dejan ni respirar. La invitación es a…

  • Hacer un mantenimiento periódico al vehículo o motocicleta. Cuidar el medio de transporte es cuidar a todos los que te rodean.
  •  Humedecer el polvo antes de barrer. De esta forma se mejora la adherencia y se evita dejar polvo suspendido en el aire, perjudicando la salud de las personas.
  •  Apagar las luces mientras no las use.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud, también ha solicitado a la población mundial asumir algunas tareas para proteger el ambiente, entre las que vale la pena mencionar algunas que también forman parte de campañas que se adelantan en Colombia:

  • Reducir el uso del vehículo, dado que este expulsa gases que contaminan el aire. En ese sentido, la invitación es a caminar o a utilizar la bicicleta. Por ejemplo, a nivel Distrital, el primer jueves de cada mes se celebra ‘el día sin carro’.
  • Evitar el uso de pinturas, aceites, solventes y aerosoles.
  • Consumir alimentos orgánicos o al menos aquellos no hayan sido sometidos a un uso tan intensivo de agroquímico y colorantes.
  • Poner en práctica medidas eficaces de reciclaje, que algunos han llamado las 4Rs del ambiente: rechazar, reutilizar, reciclar y reducir.
  • No arrojar basuras en ríos, mares ni quebradas.
  • Evitar la quema de desechos u otro tipo de materiales, y la deforestación.
  • Evitar el consumo de tabaco.

Una atención oportuna

Aquí algunos consejos de la Secretaría Distrital de Salud para prevenir enfermedades respiratorias, complicaciones de algunas ya existentes y cuidar su salud en general:

Población general: Consultar de inmediato ante la aparición de síntomas como dificultad para respirar, fatiga inusual o dolor en el pecho; intensificar las medidas de higiene y lavado de manos; asear el hogar utilizando trapero húmedo y no barrer superficies en la vivienda.​ Quienes tienen asma, Epoc o hipertensión arterial deben limitar la actividad física al aire libre.

Menores de 5 años: Los niños que tengan enfermedades respiratorias agudas, gripa, asma, o con algún tipo de desnutrición crónica, no deben ser enviados a guarderías, jardines, escuelas o colegios ubicados en las zonas de mayor riesgo, y en casos de enfermedades respiratorias crónicas, no deben salir a jugar al aire libre.

Consultar de inmediato si un menor de 5 años presenta decaimiento a pesar de no tener fiebre, permanece somnoliento o irritable, respira rápidamente, le ‘silba el pecho’ o se le hunden las costillas, tiene fiebre persistente durante más de tres días o es difícil de controlar, no come o vomita todo o presenta cambios de coloración en los labios y la piel.​

Adulto mayor: Restringir las actividades al aire libre en adultos mayores que requieren oxígeno, con antecedente y utilización actual de inhaladores y broncodilatadores, antecedente de enfermedades obstructivas agudas o crónicas (EPOC o bronconeumonía, bronquitis y enfermedades cardiovasculares como hipertensión, falla cardiaca, enfermedad coronaria, diabetes y enfermedad cerebrovascular).

A %d blogueros les gusta esto: