fbpx
viernes, octubre 30, 2020
ActualidadAl díaNoticias

Cáncer colorrectal, el de mayor incidencia en colombia

En el país es el tercer tipo de cáncer más frecuente. Detectado a tiempo es curable. Por eso, conozca todo lo relacionado con esta enfermedad.

En la región de las Américas, el cáncer de colon y recto, o colorrectal, ocupa el cuarto lugar entre las causas de muerte por tumores, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Cada año, se producen 240.000 casos nuevos, de los cuales unos 112.000 pacientes fallecen.

En Colombia se considera la cuarta causa de muerte por cáncer y el tercer tipo de cáncer más frecuente. Solo en 2019 se reportaron tres mil casos nuevos, para un balance global de 19.200 casos y 2.017 personas fallecidas.

No obstante, se estima que es un tipo de cáncer prevenible mediante la reducción de los factores de riesgo y la prevención secundaria. También se puede curar si se detecta precozmente y con el tratamiento apropiado.

En los países donde se realizan campañas de prevención, las muertes han disminuido considerablemente. Es el caso de Estados Unidos y Canadá, en donde se registran más número de casos, pero en proporción fallecen muchos menos que en América Latina, indicó Macarena Perez Castells, especialista de la OPS.

 

El abecé del cáncer de colon

Se trata de un tumor maligno que se desarrolla en la parte final del tubo digestivo. Los tumores aparecen cuando las células comienzan a dividirse y crecer sin control.

El 90% de los casos aparece en personas que no tienen herencia para desarrollarlo. “Solo un 5 a 10% de los casos se presenta en personas con antecedentes personales y familiares de cáncer de colon o pólipos”, afirma el doctor Andrés Monroy, coloproctólogo de la Clínica Palmira.

Explica el especialista que el cáncer de colon puede prevenirse con la detección y resección de pólipos que son pequeños tumores precancerosos. En las etapas iniciales, la probabilidad de cura es de un 94%, pero en la medida que avanza ese porcentaje va disminuyendo hasta un 11%.

Afortunadamente, los tratamientos van mejorando con el tiempo, lo que conlleva que las personas ahora puedan tener un mejor pronóstico si se detectan a tiempo, pero las cifras indican una triste realidad: “Solo entre un 10 y un 15% de los casos son detectados en estados iniciales o fase 1, que tiene mayor probabilidad de cura y tratamientos exitosos¨, explica el doctor Andrés Monroy, de la Clínica Palmira.

De acuerdo con el doctor Héctor Posso, director médico de Oncología de Bayer, en algunas personas existe un riesgo aumentado de desarrollar la enfermedad; por esta razón, es importante conocer la historia médica familiar para informarse sobre los factores de riesgo genéticos y así contrastarlo con estilos de vida e iniciar un esquema de prevención de la mano del especialista. Para las personas que no presentan antecedentes, siempre es recomendable hacerse los chequeos médicos establecidos y cuidar los hábitos de vida saludables.

En cuanto al tratamiento, señala el doctor Posso, algunos casos requieren cirugía, un procedimiento clave cuando se realiza de manera oportuna, pues significa entre un 70% y 90% de posibilidades de cura.

Las personas que tienen historia familiar de cáncer de colon presentan dos a seis veces más riesgo de desarrollarlo que la población general; así como los pacientes con historia de colitis ulcerativa, historia personal de cáncer de colon o de pólipos: doctor Andrés Monroy, coloproctólogo de la Clínica Palmira.

Algunos factores de riesgo del cáncer de colon

La causa exacta de la aparición de la enfermedad no se conoce, pero hay unos factores considerados de riesgo para desarrollarlo:

“La edad es uno de los factores más importantes, pues el 90% de los casos inicia después de los 50 años y este riesgo aumenta a medida que avanza la edad”, señala el doctor Andrés Monroy, coloproctólogo de la Clínica Palmira. “Con la edad, aumenta el riesgo de aparición de pólipos en el colon”.

Si un familiar cercano (abuelos, padres, hermanos) ha padecido la enfermedad, cabe la posibilidad de su transmisión por vía genética. Igualmente, si la persona ha padecido la aparición de pólipos o cáncer, se incrementa el riesgo de un nuevo tumor.

En la enfermedad inflamatoria intestinal: colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn, la inflamación crónica del intestino grueso, aumenta el riesgo de cáncer de colon”, agrega el doctor Monroy

También se asocia a dietas ricas en grasas animales (carnes rojas) y pobres en fibra. Por el contrario, el aumento en el consumo diario de alimentos ricos en fibra como frutas y vegetales puede disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad hasta en un 40%.

La obesidad y el sobrepeso son otro tema a tener muy en cuenta, porque pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de colon. A mayor índice de masa corporal, mayor es el riesgo que va desde un 7%. Así mismo, llevar una vida sedentaria es un riesgo, como lo es beber alcohol y fumar, que facilitan el desarrollo de pólipos en la mucosa del colon, precursores del cáncer.

Pruebas de detección del cáncer colorrectal

El Ministerio de Salud y Protección Social desde el año 2006 implementó el programa de prevención de cáncer de colon que incluye algunas pruebas, independientemente del régimen de salud al que pertenezcan las personas.

Sangre oculta en heces: Con Inmunoquímica, este examen de laboratorio permite ver la sangre oculta. No necesita una dieta especial, solo una muestra de materia fecal que permite detectar hasta en un 40% la presencia del cáncer. Si la prueba es positiva, es decir si se observó sangre en las heces, se debe realizar una colonoscopia total. Dentro de la ley, se establece este examen cada dos años y la colonoscopia cada 5 años.

Colonoscopia Total: Es el método ideal para detección de cáncer de colon. Se hace por medio de un equipo llamado colonoscopio, que permite observar el recto y el colon en su interior y al médico determinar la posible presencia de un cáncer o de pólipos.

Si los pólipos son resecados tiene indicación de retirarlos inmediatamente evitando la progresión de estas lesiones a cáncer de colon. Este examen está indicado en personas de 50 años o más y que no tengan síntomas. Si es normal, la recomendación es repetirlo cada 5 años. En personas con síntomas o con antecedentes familiares de primer grado, está indicado, aunque sean menores de 50 años. 

Si durante la colonoscopia el médico observa una lesión sospechosa, procederá a extraer una pequeña muestra de tejido (biopsia) que deberá ser analizada para poder confirmar o descartar la existencia de un cáncer.

Los síntomas en estados avanzados son:

  • Anemia.
  • Pérdida de peso no explicable.
  • Sangre con la deposición.
  • Dolor y distensión abdominal.
  • Cambio en el hábito intestinal (diarrea o estreñimiento).
  • Heces en forma de cinta.

Si se presenta uno de estos síntomas y la persona tiene 50 años o más se le debe realizar una colonoscopia total.

 

Alimentarse bien es la clave

Se debe tener una alimentación balanceada con carnes, frutas, verduras, cereales y líquidos, que proporcione una ingesta alta de fibra, dado que esta es muy importante en la prevención del cáncer de colon.

Otro consejo de los expertos está relacionado con la actividad física, el ejercicio diario, alejándose del sedentarismo, lo que ayuda a la motilidad intestinal y además contribuye a reducir el riesgo de problemas como la obesidad.

Y, no dude en consultar si presenta: Sensación de que el intestino no se vacía por completo, presencia de sangre en la materia fecal (de color rojo brillante o muy oscuro), heces más delgadas que de costumbre, dolores abdominales frecuentes por gas o cólicos o sensación constante de estar lleno o hinchazón del vientre.

También te puede interesar: 

Los estragos que causa en el colon la bacteria Clostridium difficile    |      El estrés y su relación con el colon      |      Protocolo nutricional para superar el síndrome psico intestinal       |      En busca de un estilo de vida saludable    

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: