fbpx
lunes, octubre 14, 2019
¿Sabías que?ActualidadAl díaNoticias

Seamos héroes del corazón contra las enfermedades cardiovasculares

¿Cómo hacerlo? Para combatir las enfermedades cardiovasculares, todo héroe debe empezar con el ejemplo: tener una vida sana, que incluya alimentación balanceada y ejercicio diario. Luego, multipliquemos el mensaje de escuchar y cuidar el corazón.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad en el mundo, responsables de más de 18 millones de defunciones al año.

Lo más triste es que son las mismas causas que acompañan a la humanidad en los últimos 15 años, y no ha sido posible contrarrestarlas o detenerlas. Por el contrario, parecen ir en aumento, como indican las predicciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), según las cuales en 2030, hasta 23 millones de personas morirán por alguna enfermedad cardiovascular, principalmente por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares.

En América, la situación no es menos preocupante. Más de 1,6 millones de muertes ocurren cada año por enfermedades cardiovasculares, cada vez en población cada vez más joven, incluso menores de 30 años. En Colombia, según el Observatorio Nacional de Salud, del Instituto Nacional de Salud (INS), la principal causa de enfermedad y muerte corresponde a los problemas cardiovasculares.

En general, según reportes del Ministerio de Salud y Protección Social, el infarto del miocardio y la falla cardiaca, el accidente cerebrovascular o derrame cerebral, la diabetes y la hipertensión están dentro de las diez principales causas de mortalidad en Colombia, y todas ellas impactan de una u otra manera el corazón.

La solución en sus manos y seamos héroes del corazón

Existe una clara relación entre los estilos de vida inadecuados y las enfermedades cardiovasculares. Por eso mismo, al celebrar este 29 de septiembre el Día Mundial del Corazón, la OMS, la Federación Mundial del Corazón, la Sociedad Colombiana de Cardiología y otras entidades, hacen un llamado a comprometerse con un cambio propio, para reducir los factores de riesgo asociados.

‘Mi corazon, tu corazón’ es el lema de este año, con el fin de “crear una comunidad global de héroes de corazón’, es decir, de personas comprometidas a cuidar su corazón y dar ejemplo.

¿Cómo hacerlo? Y ganar la batalla contra las enfermedades cardiovasculares

Venciendo los obstáculos, pero también los temores, y cambiando los malos hábitos, porque la evidencia científica y clínica ha permitido establecer que un alto porcentaje de muertes podrían evitarse con una alimentación saludable que reduzca el consumo de sal y de grasas, con ejercicio físico regular (mínimo tres días a la semana, idealmente 40 minutos cada vez), evitando el consumo de tabaco y aprendiendo a manejar los altos niveles de estrés, que pueden mantenerlo al borde de un infarto.

La idea es que cada ciudadano se vuelva un ‘héroe de corazón’, lo que se traduce en que sea una persona que se cuida y que se comprometa a “hacer algo por su corazón, una promesa que se vaya haciendo realidad; para luego compartir su decisión con los demás e inspirarlos y, de igual forma, para mantener ese compromiso de forma permanente”.

Una simple promesapara mi corazón, para tu corazón, para todos nuestros corazones. Ese es el llamado en el Día Mundial del Corazón, de tal manera que abandonemos hábitos dañinos e integremos estilos de vida sanos.

De qué se tratan las enfermedades cardiovasculares

La OMS se refiere a las enfermedades cardiovasculares (ECV) como un grupo de desórdenes del corazón y de los vasos sanguíneos, entre los que se incluyen: La cardiopatía coronaria (enfermedad de los vasos sanguíneos que irrigan el músculo cardiaco); enfermedades cerebrovasculares (enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro); arteriopatías periféricas (enfermedades de los vasos sanguíneos que irrigan los miembros superiores e inferiores); cardiopatías congénitas (malformaciones del corazón presentes desde el nacimiento).

  • Enfermedad isquémica. Se produce porque al corazón no le llega suficiente sangre, sea porque las arterias grandes o coronarias están obstruidas o porque los pequeños vasos están enfermos (microcirculación) y se altera su capacidad para irrigar partes más profundas del corazón. En las arterias coronarias, que irrigan la mayor parte del corazón, esta problemática se traduce en infarto (más común en los hombres); en los vasos pequeños, entre tanto, se producen microinfartos que pueden llevar finalmente a la falla cardíaca (más común en la mujer).
  • Infarto. Se presenta cuando hay un bloqueo en el flujo de sangre hacia el corazón, sea por placas de grasa, colesterol u otras sustancias.
    Aunque hay un componente genético, también influyen los estilos de vida. “Si en la familia alguien tuvo un infarto en línea directa antes de los 60 años (padres, abuelos, hermanos, hijos) uno puede venir genéticamente marcado”, explica el doctor Enrique Melgarejo, médico cardiólogo, ex presidente de la Sociedad Colombiana de Cardiología y uno de los ‘Héroes del corazón’, distinción de la Federación Mundial del Corazón.
    Cuando se nace con este riesgo, se deben tomar medidas de prevención desde temprana edad, fundamentalmente con un estilo de vida saludable, para evitar que los genes se destapen o se activen y desencadenen el problema que heredó.
    Precisamente, sobre esto llama la atención el doctor Melgarejo, al explicar que los infartos han aumentado en el mundo, porque ahora hay más adultos mayores, dado el cambio en la pirámide poblacional y la posibilidad de vivir más y, por otro lado, la gente joven se infarta más por sus estilos de vida inadecuados.
    Recueda cómo generaciones anteriores se la pasaban de niños “jugando gambetas, escondidas, y siendo dinámicos y activos todo el tiempo, y comían muy natural. Hoy, los niños son sedentarios, moviendo solo los pulgares en sus tabletas, Ipads y computadores, a lo que se suma que tienen una dieta poco adecuada, artificial, con alto consumo de bebidas azucaradas, grasas trans y poco nutritivas”.
    Si bien hay grandes avances en el manejo de los infartos y se ha pasado de un 40% de mortalidad a un 8%, la prevención sigue siendo el pilar para salvar vidas.
    En ese sentido, hay que tener en cuenta que “factores de riesgo de infarto son básicamente hipertensión, diabetes, colesterol alto, sedentarismo, estrés mal manejado, obesidad y polucion ambiental, indica el doctor Melgarejo.
  • Hipertensión. Vale recordar que cada vez que el corazón late, “bombea sangre a los vasos, que la llevan a todas las partes del cuerpo. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón. Cuanto más alta es la tensión, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para bombear”, dice la OMS.
    Se estima que un 24-25% de la población general sufre de hipertensión, conocida como tensión arterial alta o elevada, riesgo que crece por problemas como la obesidad, el síndrome metabólico y los trastornos de lípidos, como tener el colesterol bueno bajo y los triglicéridos altos.
    La proporción, dice un informe del Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia, aumenta con la edad. “Mientras en el grupo etáreo de 20 a 40 años se puede hallar hipertensión arterial en el 10% de ellos, de los 50 a 60 años esta proporción se incrementa al 50%. Además, una de cada 5 personas tiene prehipertensión”.
    La tensión arterial ideal en adultos es de 120 mm Hg cuando el corazón late (tensión sistólica) y de 70 mm Hg cuando el corazón se relaja (tensión diastólica). Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg, la tensión arterial se considera alta o elevada.
    Como suele cursar sin síntomas, se habla de la hipertensión como ‘asesino silencioso’, y es factor de riesgo de enfermedad cardiovascular, como el infarto, así como de accidente cerebro vascular (ACV) y falla renal.

 Como héroes del corazón hagamos una promesa

La Federación Mundial del Corazón y la Organización Mundial de la Salud han hecho un llamado, en el Día Mundial del Corazón, para que todos cuidemos este órgano vital. Fecha a la que se han unido la Sociedad Colombiana de Cardiología, las secretarías de Salud y otras entidades.

El llamado es a ser ‘héroes de corazón’ y para ello cada uno debemos hacer una promesa y cumplirla. Aquí propuestas:

  • Prometer a nuestras familias que vamos a cocinar y a comer más saludable.
  • Invitar a nuestros niños a hacer más ejercicio y ayudarlos a ser más activos.
  • No fumar más, y pedir apoyo a los amigos y familiares para lograrlo, o ayudar a nuestros seres amados a dejar el cigarrillo.
  • Para los profesionales de la salud: Ayudar a los pacientes a dejar el cigarrillo y bajar el colesterol; motivarlos a seguir sus tratamientos y estar disponibles para que puedan despejar todas sus dudas.
  • A los gobiernos y legisladores: Comprometerse a diseñar políticas y fomentar las existentes con miras a promover corazones saludables, lo que impacta en temas de salud pública, costos y mejor calidad de vida.
  • Si es trabajador: Prometer invertir en la salud del corazón en su lugar de trabajo, creando espacios libres de humo, invitando a los amigos y compañeros a comer mejor y a hacer ejercicio, así como a aprender a manejar mejor los niveles de estrés.

Sabías que… La contaminación ambiental contribuye a un 25% de las muertes por enfermedades cardiovasculares, según la OMS.

Los estilos de vida sanos protegen su corazón

El corazón es un músculo fuerte que actúa como bomba y es un poco más grande que el puño. Su función, explica el Ministerio de Salud es bombear sangre continuamente a través del sistema circulatorio, que es la red de tubos elásticos que permiten que la sangre fluya por todo el organismo. El sistema circulatorio comprende dos órganos principales, el corazón y los pulmones, así como los vasos sanguíneos (arterias, capilares y venas.).”

 Para cuidar su corazón, la doctora Rekha Mankad, cardióloga de Mayo Clinic, en Rochester (Minnesota, Estados Unidos), asegura que no hay que hacer grandes cambios para beneficiarse, y por eso, incluso “los pasos pequeños pueden tener efectos importantes”.

Veamos algunas recomendaciones:

  • Hacer ejercicio. Es una de las mejores formas de disminuir el riesgo de sufrir una enfermedad el corazón. Apenas inicie ya comenzará a notar los resultados favorables.
  • Alimentarse bien. Una dieta con base en frutas, verduras y legumbres y pescado es ideal para su corazón.
  • Dormir lo suficiente. Aunque no hay una ‘receta’ única, lo cierto es que el sueño que le permita amanecer descansado y renovado es indispensable para estar saludable y para proteger el corazón.
  • Aprender a manejar el estrés. Si bien el estrés es una señal de alerta, cuando es excesivo eleva el riesgo cardíaco, porque puede impactar en la presión arterial, en los niveles de colesterol, la química cerebral, los niveles de azúcar en la sangre y el equilibrio hormonal. “Las emociones negativas, el estrés, son una amenaza diaria para la salud del corazón. Si vivimos sin tiempo para el ejercicio y a un ritmo acelerado, la ‘amenaza’ es potencial”, afirma el doctor Alberto Negrete, cardiólogo y electrofisiólogo, del Centro Médico Imbanaco.
    Recuerda estudios de imágenes del corazón y el cerebro, tomados a diferentes personas, en los que se encontró que, emociones como el enojo o la ira, la tristeza, la ansiedad y la depresión, propiciaron cambios o alteraciones en el ritmo cardíaco y en las funciones del cerebro.
  • Mejorar su peso. Si tiene sobrepeso u obesidad, su corazón está en riesgo, porque debe trabajar más, mucho más si la grasa se acumula en el perímetro abdominal. “Esa medida no debe pasar de 80 centímetros en mujeres y de 90 en hombres, porque esto ya es un indicativo de riesgo para infarto”, dice el doctor Melgarejo.
    En el caso de la mujer, agrega, hay que entender que si bien ellas en un comienzo están protegidas contra el infarto gracias a los estrógenos; si es diabética o fumadora o tiene obesidad tipo manzana (centrada en el abdomen), aumenta su riesgo de infarto.
  • No fumar. Según la OMS, el consumo de tabaco es uno de los principales factores de riesgo de varias enfermedades crónicas, como el cáncer y las enfermedades pulmonares y cardiovasculares.
  •  Conocer su perfil lipídico. Es importante conocer los niveles de triglicéridos, colesterol bueno y malo, glicemia o azúcar en la sangre. Si están elevados, son una señal de alerta de que debe modificar sus hábitos, porque de no hacerlo está en riesgo cardiaco. Si tiene problemas, consulte con su médico y siga sus indicaciones.
  •  Hacer un chequeo regular y consultar a tiempo. No dude en visitar a su médico si presenta dolor en el pecho, que puede deberse a una angina por la reducción del flujo sanguíneo al corazón (este es un síntoma de enfermedad de las arterias coronarias); si se fatiga demasiado y no puede ni subir escaleras, lo que antes hacía sin problema; si presenta mareos o sencillamente se siente mal.

También te puede interesar: Tú corazón puede fallar, ¡escúchalo!Crean corazón vivo que palpita   |   Falla cardíaca, un corazón a punto de quedar ‘sin aliento’

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Seamos héroes del corazón contra las enfermedades cardiovasculares
Author Rating
51star1star1star1star1star

1 Comentario

  1. Bueno a ser entonces “Héroe del Corazón” por una vida saludable.
    Déjanos tus comentarios, sobre ¿Que sería lo más difícil de combatir para ser una Heroína o Héroe del corazón?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: