fbpx
lunes, octubre 14, 2019
Noticias

Salud y seguridad en el trabajo, compromiso de todos

Para tener un entorno laboral sano hay que cumplir las normas, reducir los riesgos y tener en cuenta temas como el autocuidado y la protección.

 

Cuando trabajadores y empleadores hablan el mismo idioma de la prevención y la protección, y participan activamente en programas para minimizar los riesgos laborales, todos se benefician de un entorno sano.

En la práctica, esto se refleja hoy en menos accidentes de trabajo, más armonía y disponibilidad para laborar, con atención, prudencia, disciplina y concentración, y en menos gastos en atención en salud y más inversión en otros campos vitales como la educación, la recreación y el bienestar de quienes conforman la empresa y de sus familias.

A esto le han apuntado cada día más y más compañías que van sumando, a la vez, a más y más trabajadores, conscientes de que su norte debe ser el autocuidado y que son ellos los primeros promotores de las “adecuadas condiciones de salud y trabajo en su empresa”.

Según datos de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), en 2018, el ramo de Riesgos Laborales contó con 10.487.596 trabajadores afiliados al sistema (10.237.807 se tenían al cierre de 2017) y con 805.737 empresas afiliadas (742.447 para 2017). Es más, en los últimos 8 años, el porcentaje de crecimiento pasó de 438 mil a 806 mil compañías preocupadas por este tema.

Otro dato interesante es que las Administradoras de Riesgos Laborales (ARL) invirtieron más de $700.000 millones en prevención y promoción: 20,4% de las cotizaciones de Riesgos Laborales, 6 puntos porcentuales por encima de lo exigido por la Ley.
 
Claramente hemos mejorado en el entorno nacional y en relación con otros países. “Nuestras tasas pueden ser más altas en comparación con las de México o Chile, pero tenemos que tener en cuenta cuáles son las coberturas del sistema que protege a los trabajadores en cada país y cuál es su definición sobre accidente y enfermedad laboral”, explica Germán Ponce, director de la Cámara Técnica de Riesgos Laborales de Fasecolda.

Claves exitosas

Para seguir creciendo en el tema de la protección y la minimización de riesgos, ha sido importante que las ARL, a través de Fasecolda, hayan mantenido una comunicación constante con la Dirección de Riesgos del Ministerio de Trabajo, para coordinar la realización de actividades y eventos, así como la realización de cartillas y otros materiales, con el objetivo de dar a conocer el sistema de gestión en los trabajadores y empleadores colombianos.
 

También, dice Adriana Romero, del Departamento Administrativo y de Talento Humano de Seguros Beta, dentro de las estrategias más efectivas para garantizar la seguridad y salud en el trabajo, ha sido fundamental cumplir con la legislación vigente en prevención de riesgo laborales; fomentar la cultura del autocuidado, la promoción y la prevención en cada uno de los trabajadores, e identificar, controlar y monitorear los factores de riesgos y peligros que hay en las empresas, para trabajar en su control.

Entre tanto, el doctor Jorge Acuña Quiroz, médico de emergencias y administrador hospitalario de la Clínica del Occidente destaca lo importante que es “seguir las recomendaciones de la ARL y los médicos laborales, en cuanto a ergonomía e higiene postural; realizar pausas activas, hacer caso a los parámetros de seguridad en el trabajo, utilizar los Elementos de Protección Personal (EPP) básicos con los que debe contar un trabajador para la realización de sus labores”, entre otras medidas.

Todo esto ha llevado, a la prevención de 236 mil accidentes en los últimos cinco años, según Fasecolda, y la detección temprana de riesgos en los empleados, algunos que han sido cambiado de puesto de trabajo, o este se acondicionó a sus necesidades, entre otros temas y factores.

Precisamente, en la investigación ‘Impacto y alcance de las recomendaciones laborales en el ambiente de trabajo: estudio descriptivo’, publicada en la revista de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, los doctores Manuel Viveros, Mónica Cruz y Catalina Zabala encontraron avances positivos en materia de seguridad y salud en el trabajo, incluso en aquellos casos de personas con alguna limitante (por enfermedad o accidente) para seguir en su puesto tradicional.

Así, “el 77,8% de las recomendaciones y/o las restricciones, fueron aplicadas en comparación con el 22,2% de casos no efectivos, es decir, no aplicadas, y dentro de este último porcentaje, la causa más frecuente para que no se aplicaran fue la omisión por parte de la empresa, en un 15,2%”.

Lo que compete a las empresas

En este objetivo de tener entornos laborales realmente sanos cada empresa debe proteger a sus empleados, y esto incluye que sean afiliados al Sistema de Riesgos Laborales, no solo porque es una obligación legal, sino también porque “esto garantizará que el trabajador no quede desamparado frente a una situación de origen laboral que ponga en riesgo su salud o su vida, al tiempo que es la manera como la empresa se asegura de no tener que hacer pagos costosos para cubrir emergencias de salud, invalidez o muerte de sus trabajadores derivados de un accidente de trabajo o una enfermedad laboral”, explica Germán Ponce, director de la Cámara Técnica de Riesgos Laborales de Fasecolda.

El experto recomienda que los empleadores y contratantes acaten el cumplimiento de la norma, y tengan políticas y acciones que promuevan entornos saludables que ayuden a sus trabajadores a estar libres de lesiones y enfermedades; a los trabajadores, acciones de autocuidado y cambio de hábitos saludables y seguros en su trabajo.

En ese proceso, resulta fundamental el apoyo de las ARL, que fortalecen la cultura de prevención y el control de los riesgos presentes en el lugar de trabajo, para mejorar la salud y calidad de vida del empleado y disminuir la frecuencia y severidad de accidentes y enfermedades laborales.

Por su parte, Adriana Romero, sugiere que los empleadores le den la debida importancia a temas como el Sistema de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo (SG-SST), tanto como la que suelen dar a los temas contables y a la parte técnica; de igual forma, que “aprovechen los recursos gratuitos de las entidades como son ARL, el Sena, las Cámaras de Comercio, para recibir capacitación y asesoría al respecto.

Otro tema de gran trascendencia es contar con personal idóneo y conocedor del tema de la seguridad y salud en el trabajo, para que contribuya con la implementación del SG-SST en la empresa, a partir de lo que determina la resolución 0312  de 2019 que, precisamente, define los estándares mínimos para ello.

Su deber como trabajador 

Todo empleado debe conocer las obligaciones y los derechos que tiene por estar afiliado al Sistema General de Riesgos Laborales, así como participar activamente en los programas, capacitaciones y actividades que su empresa diseñe, con el fin de prevenir riesgos, lesiones y accidentes laborales, y aplicar los conocimientos y las estrategias de forma adecuada en su entorno laboral.

Esta responsabilidad parte de entender, valorar y aprovechar los recursos que suministra la empresa para la seguridad y cuidado de la salud de sus trabajadores; ser multiplicadores de ello en el espacio laboral, y animarse a hacer parte de los diferentes comités que se crean con este fin, entre los que se encuentran los comités de convivencia, las brigadas de emergencias y el Comité Paritario de Seguridad y Salud en el Trabajo (Copasst), entre otros (Normativas: Código Sustantivo del Trabajo, decreto 1072 de 2015 o Decreto único reglamentario del sector trabajo, y la resolución 0312 de 2019 por la cual se definen los estándares mínimos del SG-SST).

La tecnología, gran aliada

Como sucede en casi todos los sectores y momentos de la vida, la tecnología también ha permeado este tema de la salud de los trabajadores y de forma muy positiva, convirtiéndose en “un instrumento facilitador, el cual ha sido vinculado en varios aspectos, como la afiliación y el pago de las cotizaciones y, también, para la elaboración y ejecución de aplicaciones digitales que ayudan al trabajador a capacitarse y a desarrollar actividades que promueven un cambio en la rutina laboral y mejoran el ambiente de trabajo”, dice Germán Ponce.

Por ejemplo, con el objetivo de unificar la forma de recaudar las cotizaciones, racionalizar los costos y facilitarle a las personas y empresas realizar sus aportes a la seguridad social (salud, pensiones y riesgos laborales) y los aportes parafiscales (cajas de compensación, Sena e ICBF) se creó la planilla electrónica, que diligencia el aportante a través de un aplicativo en la página web del operador, que le va indicando los pasos a seguir para hacer los registros necesarios, y al finalizar le permite el pago en línea (internet), debitando el dinero de una cuenta bancaria previamente inscrita.

La Resolución 2346 de 2007 regula la obligatoriedad de los empleadores de realizar evaluaciones médicas ocupacionales a sus trabajadores, antes, durante y después de prestar un servicio para la empresa, analizando los factores de riesgo a los que pueden verse expuestos y las medidas de prevención o mitigación.

Algunas cifras

Según la información de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), estos son algunos datos de 2018, relacionados con la seguridad y salud en el trabajo, los sectores con mayores riesgos y otros temas relacionados:

Muertes calificadas por accidente de trabajo: 567, para una reducción del 46% en los últimos 10 años.
Tasa de accidentalidad: De cada 100 trabajadores afiliados, 6,2 sufrieron un accidente de trabajo en Colombia en 2018. En los últimos ocho años, la tasa de accidentes disminuyó un 6% (durante el 2018 se presentaron 645.119, cuando en el 2010 se reportaban 692.181 casos, es decir, 47.062 menos accidentes).

Sectores más riesgosos (tasa por cada 100 trabajadores afiliados):

  • Minas y canteras: 12,9
  • Agricultura, ganadería, caza y silvicultura: 12,4
  • Construcción: 8,7
  • Industria manufacturera: 8,7
  • Hoteles y restaurantes: 8.4

Departamentos con más accidentes laborales (tasa por cada 100 trabajadores
afiliados):

  • Magdalena: 10,5
  • Cundinamarca: 8,7
  • Caldas: 8,2
  • Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina: 8,0 Antioquia: 7,9

Tasa de enfermedad laboral: En el 2018, de cada 100 mil trabajadores, a 99,6 les diagnosticaron una enfermedad de origen laboral en Colombia, siendo los campos más riesgosos (tasa por cada 100 mil trabajadores): 

  • Minas y canteras: 317,6
  • Industria manufacturera: 272,8
  • Agricultura, ganadería, caza y silvicultura: 243,7
  • Hoteles y restaurantes: 153,9
  • Eléctrico, gas y agua: 124,8

Enfermedades laborales. De acuerdo con la circular 035 del Ministerio de
Trabajo, las enfermedades laborales más comunes en el país son:

  1. Síndrome del túnel carpiano
  2. Síndrome de manguito rotatorio
  3. Epicondilitis lateral
  4. Epicondilitis media
  5. Trastorno de disco lumbar y otros, con radiculopatía
  6. Otros trastornos especificados de los discos intervertebrales
  7. Otras sinovitis y tenosinovitis
  8. Lumbago no especificado
  9. Tenosinovitis de estiloides radial
  10. Traumatismo, no especificado

Lograr la  Seguridad y Salud de los trabajadores es mucho mas económico que cargar con prestaciones económicas, multas y sanciones por accidentes o enfermedades laborales.

 

Escrito por Marisol Ortega Guerrero
Periodista especializada en temas de Salud

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: