fbpx
sábado, diciembre 14, 2019
Actualidad

Reforma Sistema de Salud 2018

La salud es considerada uno de los temas de más importancia para los colombianos. En el caso de los profesionales de la salud, además de representar su forma de vida, se ha convertido en el tema de mayor preocupación.

En la actualidad y debido a que existen diferentes posturas, parece haberse llegado al acuerdo de que existe una crisis en el sistema, para unos sectores es principalmente económica (reglas entre los actores y problemas con el recaudo y pago), para otros es acerca de su naturaleza y razón de ser en sí mismo (aseguramiento vs derecho a la salud – público vs privado). En estas posiciones parece existir un diálogo irreconciliable, como si se diera en diferentes idiomas, lo que no permite llegar a puntos de acuerdo.

El nuevo gobierno en sus políticas en salud ha propuesto mejorar las problemáticas esenciales y las delimita en tres ejes primordiales: corrupción, intermediación financiera y modelo de atención en salud. Pero existen propuestas de diferentes sectores de la sociedad para el sistema de salud. Desde el sector académico, con la participaron de diferentes universidades, escuelas de gobierno en salud pública y con el auspicio del Banco Mundial, se creó la «Agenda de la Salud 2018 para definir el rumbo del Sector Salud a los 25 años de la ley 100». Dicha guía plantea en siete capítulos las principales complicaciones y al mismo tiempo hace las propuestas para el cambio del sistema. El sector de profesionales de la salud, por su parte, en cabeza de la Gran Junta Médica Nacional y académicos como la Academia Nacional de Medicina y diferentes organizaciones sociales sacaron adelante la «Propuesta de política pública para la reforma al sistema de salud en Colombia» condensada en un decálogo para el goce efectivo del derecho a la salud – Ley Estatutaria 1751 de 2015.

Dentro del debate es necesario conocer los puntos no negociables en cada grupo para entender si pueden tener temas en común o alguna forma de articularlos. Se parte desde los asuntos donde hay acuerdo para el desarrollo y la armonización del debate en un proceso constructivo de sociedad y país. Podemos tomar una postura dogmática obedeciendo al «catecismo social y cultural» que existe en el país para que unos se impongan sobre otros; en el hecho de que independientemente de la negociación y el debate siempre habrán puntos que no serán aceptados, lo que impide llegar acuerdos, pero vale la pena recordar la frase “los extremos en sus puntas se tocan” de Teoría del Conocimiento.

Los dos documentos desarrollan de forma concreta y extensiva los argumentos de la necesidad de una reforma al sistema y se enfocan en el Derecho a la Salud. La diferencia está en el cómo logramos llegar a ese goce efectivo del derecho. En la tabla 1 se puede evidenciar la forma en que los diferentes puntos del decálogo se articulan con los capítulos de la agenda para el 2018.

Sin partir de un análisis superficial, pero queriendo entender las diferentes propuestas es evidente que existe congruencia entre lo que se quiere a mediano y largo plazo. No obstante, en el análisis de fondo se evidencia una gran divergencia sobre el proceso de implementación. Es claro que para una gran parte del sector de profesionales de la salud y la Gran Junta Médica Nacional, respaldada por amplios sectores académicos, no se puede seguir cimentando el modelo de aseguramiento, puesto que se requiere el desarrollo de un modelo de salud encaminado hacia el sector público en cabeza del ministerio de Salud en donde se articule el sector privado. La diferencia con el sector académico y la agencias de fondos económicos radica en la defensa de la participación en gran medida del sector privado y la armonización de los intereses de los actores que participan articuladamente con el Gobierno.

Los puntos de desacuerdo entre las dos propuestas son los siguientes:

1. Enfoque de problemáticas del sistema sobre el objeto de recursos económicos y no sobre la gestión de los aseguradores.

2. Evaluación de los actores por la gestión de recursos frente al goce del derecho a la salud.

3. Cambio del modelo de salud basado en el aseguramiento hacia el enfoque de derecho en contraposición a la transición del actual modelo con una orientación en el derecho.

Es importante desarrollar un acuerdo social por la salud para beneficio del país, en donde evolucione el debate para poder tomar decisiones que permitan avanzar hacia la protección del derecho en un proceso de transición estructurado. No solo proponer y construir, también se necesita empezar a disciplinar, penalizar y expulsar a los factores y actores que son nocivos para el sistema y su curso (justicia). Para empezar, hay que ser objetivos acerca del estado actual, como existe en medicina una clasificación TNM para la estratificación de un proceso neoplásico, así mismo el nuevo ministro deben actuar para definir si el tratamiento es primario con cirugía «diagnóstico-tratamiento» o de mal pronóstico con manejo paliativo para comenzar a vislumbrar un nuevo sistema de salud.

 

Samuel Barbosa, MD., MSP

Coordinador Mesa Servicio Social Obligatorio CMC – Minsalud

A %d blogueros les gusta esto: