fbpx
lunes, octubre 14, 2019
ActualidadNoticiasSanarte

Musicoterapia para despertar emociones y sentidos

Si llega cansado del trabajo, escuchar una buena melodía puede ser relajante, como también lo es para tratar algunas enfermedades, incluso físicas, estas y muchas más ventajas de la Musicoterapia a continuación.

Desde Mozart hasta los Beatles, las melodías de los grandes maestros o de las bandas que marcaron el recuerdo de millones de personas en el mundo, no solo se consideran memorables formas de arte, sino que han sido evaluadas por expertos como herramientas vitales para el bienestar de las personas.

Incluso, se ha ido más allá, al ver que una canción o una melodía, ademas de distraer, entretener y agradar, pueden ayudar a entender mejor un concepto o a recordar y evocar un momento, convirtiéndose en inspiración para estar mejor en el trabajo, en la casa o simplemente para tomarlo como pausa activa para seguir adelante.

Por donde quiera que se le mire, la música es inspiración, como afirma Ana Grace Jiménez, profesora de la licenciatura en educación artística de Uniminuto, para quien este mismo hecho contribuye con una mejoría tanto física como mental; ayuda a “superar un momento difícil de nuestras vidas, al olvidarnos por un momento de las penas o falencias, o también es posible trabajar con una mejor motivación al apoyarnos en ella como una herramienta para escribir un informe, un trabajo o simplemente llevar la carga del día a día con mayor tranquilidad”.

También, hay que tener en cuenta, “que la música es una de las manifestaciones artísticas que puede reunir, integrar e incluir a cualquier persona, de cualquier país, sin distingo de raza o política. Nos ayuda a romper paredes, nos integra”, explica Óscar Stagnaro, músico peruano, profesor del Berklee College of Music, la escuela de música más famosa del mundo, y director artístico del Claem X (Congreso Latinoamericano de Escuelas de Música), que se realizó en Bogotá.

La música nos acompaña durante toda la vida, aunque puede ir cambiando en la infancia, durante la adolescencia, en la edad adulta, y mientras nos relaje y nos evoque momentos especiales, debe ser bienvenida. También puede ser fundamental para contribuir en el tratamiento de ciertas enfermedades.

La musicoterapia en tu bienestar

Dada su importancia, la música ha ido ampliando sus fronteras y rompiendo paradigmas, convirtiéndose también en alidada de la medicina y del tratamiento de algunas enfermedades, como ciertos tipos de demencia, depresión, estrés, ansiedad y hasta problemas físicos y, a partir de ello surge la musicoterapia, profesión del área de salud que nació en Estados Unidos, después de la Segunda Guerra Mundial y que poco a poco se ha consolidado, con más estudios y resultados como respaldo.

“Nos interesa cumplir un objetivo relacionado con la salud, el bienestar o la calidad de vida de las personas. Por eso somos una profesión terapéutica”, dice Mark Ettenberg, musicoterapeuta formado en Viena (Austria), licenciado del ministerio de Salud de Austria, con especialización en musicoterapia en neonatología.

En ese mismo sentido, podemos ver que la musicoterapia beneficia a todas las personas. “Trabajamos con ella a lo largo de toda la vida, desde la etapa prenatal, es decir, desde antes de nacer; con las mamás y papás, en gestación; con niños, jóvenes, adultos y con las personas mayores, porque la música involucra todas las esferas del ser humano, tanto cognitivo como fisiológico, emocional, social, espiritual o trascendental, agrega Mark Ettenberg.

La musicoterapia una aliada sonora

Actualmente, la musicoterapia se ha convertido en parte integral de los tratamientos no farmacológicos para diversas enfermedades, con un beneficio innumerable, al lado de otras alternativas como la laborterapia, la psicoestimulación cognitiva, la rehabilitación funcional y la estimulación psicomotriz, dice la doctora Patricia Mejía de los Ríos, psicóloga miembro del Colegio Colombiano de Psicólogos.

Para citar un ejemplo, en el caso de los pacientes con deterioro neurodegenerativo, “proyecta beneficios psíquicos y físicos”, agrega la experta, al contribuir, entre otras cosas, a reducir los niveles de ansiedad y depresión, a mantenerse en movimiento y a evocar recuerdos que suelen ser muy especiales.

Una revisión sistemática de Cochrane, organización sin ánimo de lucro que reúne a investigadores de más de 90 países, analizó más de una veintena de ensayos y datos de 900 pacientes, y concluyó que “los pacientes que reciben asistencia institucional que incluye intervención terapéutica con música, pueden reducir los síntomas depresivos y la ansiedad, mejorar su bienestar emocional y calidad de vida, aunque consideran que se deben hacer otros metanálisis y seguimientos para evaluar otras variables como la permanencia de esos beneficios si se quitaran los estímulos favorables.

¿Dónde está la clave?

La música se procesa e involucra diferentes áreas de nuestro cerebro; en especial aquellas que tienen que ver con el movimiento, la emoción y la motivación, pero también con la cognición y con la memoria, y por eso logra evocar recuerdos muy íntimos y significativos.

“En el caso de las personas con demencias, puede que al escuchar esa música también surjan esas asociaciones y memorias relacionadas, que no dejan olvidar y que contribuyen a manejar otros síntomas como ansiedad y depresión”.

Pero, no solo quienes tienen un diagnóstico específico se benefician. “Trabajamos con personas que simplemente quieren usar la musicoterapia para explorar sus emociones, porque tal vez están pasando por una situación difícil, como un divorcio, la pérdida de un trabajo y, en estos casos, les beneficia un montón, explica Mark Ettenberg, coordinador del programa de musicoterapia en el hospital universitario de la Fundación Santa Fe, la Clínica de la Mujer y el Policlínico del Olaya.

En todos los casos, las melodías que han sido significativas para las personas son determinantes, acompañadas de otras nuevas o desconocidas para ellos y hasta de la posibilidad de utilizar instrumentos y tocar ellos mismos en vivo, componer una canción o hacer una nueva versión de alguna.

Póngale el ritmo a su vida

Para disfrutar de los beneficios de la musicoterapia, Mark Ettenberg, recomienda:

  1. Entender que usamos la música para intensificar, cambiar o prolongar nuestros estados de ánimo, entonces, es clave escogerla a conciencia, identificando hacia dónde queremos cambiar nuestro ánimo.
    Hay miles de canciones entre las que podemos elegir y escuchar en casa, en el trabajo, mientras leemos, sin saturarnos.
  2. Cuando se tienen niveles de estrés y ansiedad, funciona bien que, por la noche, al llegar a casa, escuchemos nuestra canción favorita y respiremos profundamente con esa melodía, lo que nos va generando un estado de tranquilidad y relajación.
  3. Los bebés, incluso prematuros, y niños menores también se benefician positivamente de la música, desde el momento en que la oyen suavemente mientras descansan o como herramienta terapéutica cuando están enfermos.

También te puede interesar: Arte y música para su corazónBailes, canciones e instrumentos que generan emociones positivas

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo 
Cuéntanos ¿Que canción es tu favorita y que efecto causa en ti?
- Déjanos tú comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: