fbpx
domingo, diciembre 15, 2019
Noticias

Embarazo feliz y saludable

Solo mediante los controles regulares es posible prevenir complicaciones o detectarlas a tiempo. No se descuide, su salud y la de su bebé son prioridad.

 

Con diferentes programas, como ‘Por nuestra vida’, ‘Siguiendo los latidos’, ‘Mamá es primero’, las diferentes EPS e IPS buscan no solo brindar un entorno ideal para el embarazo de las futuras mamás, sino concientizarlas sobre la importancia que tiene ‘dar vida’ y por ende, vincularse a un programa de control prenatal.

“Si estás embarazada, visita un centro de salud al menos cuatro veces durante tu embarazo» y “Juntos podemos reducir las muertes maternas en las Américas a cero”, también son mensajes que se han direccionado desde la Organización Mundial de la Salud, a través de influencers como la cantante Lila Downs.

La recomendación es realizar el primer control prenatal en el primer trimestre, idealmente antes de la semana 10 de gestación. “Si el control prenatal se inicia en el primer trimestre para una mujer nulípara con un embarazo de curso normal, se recomienda un programa de diez citas. Para una mujer multípara con un embarazo de curso normal se recomienda un programa de siete citas”, señala el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia.

Como resultado de todas estas estrategias, el país avanza en la reducción de las tasas de muerte materna, aunque aún falta camino por recorrer. La Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) de Profamilia y el Ministerio de Salud da fe de esos avances, al registrar en su más reciente estudio, que un 97,5% de mujeres entre 13 y 49 recibieron atención durante su embarazo; que el 90% de las mujeres acceden a cuatro o más controles prenatales y 97% de los partos ocurren en una institución hospitalaria.

No lo piense dos veces

Al conocer la noticia del embarazo, es importante iniciar el proceso de controles prenatales, comenzando por la inscripción al programa prenatal en su aseguradora, antes de la semana 10, porque resulta indispensable que el médico conozca su estado de salud general, tensión arterial, peso, estatura, antecedentes familiares y otros datos de su historia clínica, así como los resultados de algunos exámenes de laboratorio que le ordenará.

“Cerca del final del primer trimestre, entre las 12 y las 14 semanas de embarazo, es posible que oiga los latidos del corazón del bebé con un pequeño dispositivo que hace rebotar las ondas sonoras en el corazón del bebé (Doppler)”, dicen especialistas de Mayo Clinic.

Agregan que las citas prenatales son un momento ideal para hacer preguntas o hablar de las inquietudes que toda futura mamá pueda tener no solo sobre el embarazo, sino sobre el desarrollo del bebé.

Ojo con la preclampsia

El objetivo es que todo embarazo curse normalmente y no haya riesgo ni para la madre ni para el bebé; sin embargo, algunos antecedentes familiares y situaciones particulares pueden complicar esta etapa, así como la obesidad.

Los factores hipertensivos son la primera causa de eclampsia y preclampsia. Especialistas de la Fundación CardioVascular precisan que la “preclampsia es una condición que ocurre solamente durante el embarazo, y afecta por lo menos el 8,5% de los embarazos”, debido al aumento de la tensión arterial.

Puede presentarse después de la semana 20 de gestación, y debe tratarse oportunamente para evitar complicaciones graves, incluso mortales, tanto para la madre como para el bebé.

Otras recomendaciones, según las ‘Guías de práctica clínica para la prevención, detección temprana y tratamiento de las complicaciones del embarazo, parto o puerperio 2013’, del Ministerio de Salud, son:

  • Consultar por urgencias si experimenta síntomas asociados a preeclampsia o eclampsia, como cefalea severa, visión borrosa, dolor epigástrico, vómito, inflamación al comenzar el día en cara, manos o pies.
  • De igual forma, consultar por urgencias si presentan sangrado en cualquier momento del embarazo, ya que se asocia con resultados adversos como aborto, placenta previa, parto pretérmino, entre otros. O si presentan debilidad, cansancio fácil y sensación de vértigo, lo que puede estar relacionado con anemia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: