fbpx
viernes, diciembre 13, 2019
Noticias

Eliminar las grasas trans, el reto a 2023

La propuesta es sustituirlas por grasas y aceites más saludables, un
compromiso que debe partir desde la misma industria.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió el compromiso no solo de los gobiernos, sino también de la industria y de la población, para lograr el objetivo de eliminar las grasas trans de los comedores y del alcance de las familias.

Institió en que es posible “sustituir las grasas trans de producción industrial por grasas y aceites más saludables”.

Para este, el gran reto a 2023, se deben retomar las medidas del programa REPLACE, que orienta sobre cómo eliminarlas y hacer otros ajustes.

En el caso de las industrias de las grasas, los aceites, los alimentos y la restauración, la OMS les ha solicitado que se comprometan a:

  • Reformular los alimentos de tal forma que se logren eliminar las grasas trans de producción industrial, de acuerdo con la recomendación para todas las categorías de alimentos: 2 gramos por cada 100 gramos de grasas o aceites en todos los alimentos, y sin sustituirlas por grasas saturadas.
  • Especificar el contenido de grasas trans en las etiquetas de todos los alimentos preenvasados, que sea entendibles para la población.
  • Aumentar el suministro de grasas y aceites más saludables con bajo contenido de grasas saturadas, y educar al respecto.
  • Evaluar los compromisos asumidos y tomar medidas para corregir aquello
    que no esté funcionando.

Vea también: http://sersaludables.org/2019/03/28/mitos-y-verdades-alrededor-las-grasas/

Por su salud

La eliminación de las grasas trans de producción industrial es una forma sencilla y práctica de prevenir enfermedades y contribuir con una mejor calidad de vida, dice la OMS.

Cada año hay en el mundo 130 millones de nacimientos. Con el compromiso y la cooperación de la industria, para 2023 ninguno de ellos estará expuesto a los peligros que suponen las grasas trans de producción industrial, agregó.

Se refiere a riesgos relacionados con este tipo de grasas, entre los que están “un aumento de los niveles de colesterol LDL, un biomarcador comúnmente aceptado para el riesgo de enfermedades cardiovasculares, y la disminución de los niveles de colesterol HDL, que desplaza el colesterol desde las arterias hasta el hígado, el cual a su vez lo segrega a la bilis. Las dietas ricas en grasas trans aumentan el riesgo de cardiopatía en un 21% y de muerte en un 28%”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: