fbpx
martes, noviembre 12, 2019
equinoterapia
¿Sabías que?Noticias

El corcel, aliado para mejorar la calidad de vida de los niños autistas

A través de diversas actividades, guiadas por un instructor experto, es posible beneficiarse de ese vínculo que se establece entre el caballo y el niño.

La especie equina es considerada una de las más bellas y de mayor nobleza; ha ayudado al hombre con las labores del campo, ha sido su aliada en los deportes ecuestres y hoy en día es fundamental en las terapias para niños con diferentes tipos de discapacidad o con condiciones neurológicas como el autismo, que según la Liga Colombiana de Autismo se presenta en uno de cada 110 niños.

La equinoterapia brinda la posibilidad de disfrutar del contacto con la naturaleza, realizar actividades al aire libre y, sobre todo, el contacto directo con el caballo funciona como un neuro-estimulante en favor del desarrollo de los niños y su calidad de vida, producto del trabajo mancomunado entre terapeuta, paciente y animal.

A partir de diferentes ejercicios sobre la parte superior del caballo se logra una mejoría en sus capacidades cognitivas y sociales, dependiendo del tipo de trastorno del espectro autista que presente.

Aunque el tratamiento clínico es fundamental y se debe seguir periódicamente, de acuerdo con la asesoría médica, “la terapia asistida por animales es una herramienta muy importante que puede complementar este tipo de procedimientos, porque los animales estimulan mucho a los menores y logran facilitar la relación entre el especialista y el paciente, un acercamiento que resulta muy benéfico”, afirman Carolina Gómez y Katherine Grimaldo, especialistas de Corpoalegría, centro terapéutico.

Poco a poco, los niños empiezan a tomar conciencia de su cuerpo, sus movimientos y la presencia de otras personas, además de mejorar su psicomotricidad.

Beneficios de la equinoterapia

  • El calor corporal del caballo

Según la fisioterapeuta Carolina Gómez, el calor del caballo, que es mayor al del hombre, genera una sensación de bienestar en el paciente y empieza a estimular sus músculos, empezando por los miembros inferiores.

  • Las oscilaciones cuando camina

Los niños autistas necesitan estímulos externos como los generados por el caballo, especialmente en la cruz (parte ubicada en el lomo entre el cuello y las paletillas) al galopar. Esas oscilaciones son como impulsos que viajan por la médula espinal hacia el cerebro, generando algunas conexiones nerviosas que facilitarán que el niño se pueda relacionar con los demás y realizar sus tareas sin ningún contratiempo, después de varias sesiones.

  • Estados positivos

Para la psicóloga Katherine Grimaldo, el mayor beneficio de la equinoterapia son los estados positivos que se generan en el paciente, al permitir la relajación motora y contribuir a emociones como alegría, reflejadas en una sonrisa. Todo esto, gracias a la mayor producción de serotonina, sustancia química encargada del estado de ánimo, y de dopamina, importante para las funciones motoras del cuerpo.

  • Disminución de pataletas

En algunos menores con autismo es común que se presente ansiedad y tengan algunas rabietas, sobre todo cuando no se les hace caso inmediatamente o son alejados de sus rutinas. Gracias al contacto con un equino y en conjunto con las pautas de crianza, es posible disminuir estos comportamientos considerablemente. En palabras de Alfredo Laverde, periodista e instructor de equitación desde hace 10 años y quien ha trabajado con niños autistas, la nobleza del caballo ‘obliga’ a la persona a comportarse de igual forma.

  • Estabiliza la sensibilidad

Cuando el niño autista es hiposensible o hipersensible, la equinoterapia puede ayudarle a que su capacidad de sentir se restablezca, es decir, que empiece a percibir o tolerar cosas que antes no, dependiendo el caso, agrega Alfredo Laverde.

  • Disminuyen los niveles de sobrecarga en los padres

Un padre con un niño autista debe estar pendiente de él constantemente, para evitar pataletas, autoagresiones, comportamientos violentos, aislamiento, entre otras situaciones, lo que puede generarles ansiedad y estrés, que hacen parte del llamado síndrome del cuidador. Al beneficiar a sus hijos con la equinoterapia, los padres se sienten más tranquilos y fortalecidos.

Sabías que…

La Liga Colombiana de Autismo (LICA) en la cartilla ‘Los trastornos del espectro autista en la infancia’, explica que: “El autismo es una posibilidad dentro del abanico de los Trastornos del Espectro Autista (TEA). Es una alteración que afecta el desarrollo del niño en la comunicación, el lenguaje, las relaciones sociales, el juego y la capacidad para enfrentarse a cambios y situaciones nuevas o para desarrollar comportamientos variados”.

Existe un componente genético y la alteración se ubica en el cerebro, que presenta un problema en su estructura y forma, pero aún no se identifican los sitios exactos de los cambios que generan el autismo, y aunque surgen desde temprana edad, suelen identificarse desde los 2 años.

El tratamiento es individual, según cada caso, y puede involucrar terapia física, psicológica, comportamental y medicamentos.

La terapia asistida por animales, dicen expertos de Mayo Clinic, puede reducir de manera significativa el dolor, la ansiedad, la depresión y la fatiga. Es muy favorable en niños que se someten a procedimientos dentales, personas que reciben tratamiento contra el cáncer o que presentan enfermedades cardiovasculares, entre otros casos.

Más posibilidades de la terapia asistida con animales

Hoy por hoy, la terapia asistida con animales se utiliza también en entornos no médicos, como universidades y programas comunitarios, para ayudar a las personas a manejar diferentes problemáticas de salud, incluidos la ansiedad y el estrés.

Es cada vez más importante su uso y su aporte en ciertos objetivos terapeuticos específicos, dicen expertos de Mayo Clinic (https://www.mayoclinic.org/). Allí, por ejemplo, cuentan con más de una docena de perros de terapia registrados y sus adiestradores son parte del programa Caring Canines de Mayo Clinic, y se hacen visitas regulares a varios departamentos del hospital e incluso visitas especiales si así lo solicitan. “Los perros son una distracción bienvenida y ayudan a reducir el estrés y la ansiedad que pueden acompañar a las visitas al hospital”, indican.

Escrito por Jessika Bonilla Bran

Comunicadora Social de la Universidad Cooperativa de Colombia

También te puede interesar: Terapia asistida con mascotas, ideal para superar ciertas dificultades   

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Summary
Review Date
Reviewed Item
El corcel, aliado para mejorar la calidad de vida de los niños autistas
Author Rating
51star1star1star1star1star

1 Comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: