fbpx
martes, noviembre 12, 2019
accidente cerebrovascular
ActualidadAl díaNoticias

Día Mundial del Accidente Cerebrovascular, hay que actuar AHORA

🧠 Un accidente cerebrovascular puede dejar secuelas en movilidad y habla. Los especialistas insisten en consultar pronto para salvar la vida. Este 29 de octubre, oportunidad para profundizar en el tema.

Olvido ACV

Cuando estaba en un momento especial de su vida, en una etapa interesante y maravillosa, un Accidente CerebroVascular (ACV) sorprendió la cotidianidad de la señora Tulia Lozano, farmaceuta de profesión.

Un mes antes presentó un fuerte dolor en el brazo derecho y se automedicó analgésicos. Posteriormente vendría lo peor: perdió la movilidad de medio lado de su cuerpo, olvidó todo y no podía ni hablar, convirtiéndose su mente en un espacio en blanco, en el que solo había una que otra línea de recuerdo.

Pero, como ella misma dice hoy, Dios es muy grande y el cerebro del ser humano es espectacular, increíble, tanto, que en su caso le tenía guardado un recuerdo especial y que se convertiría en el motor para comenzar de nuevo.

“Siempre jugué bolos, es el juego que más me ha gustado, y con el apoyo de mi familia y de los médicos, encontraron que ahí podría estar una esperanza. Me hicieron una prueba y me trajeron a la bolera. Aquí ocurrió el milagro, porque mi cerebro me mostró que este era mi deporte y hoy no solo se ha convertido en una distracción, sino que es terapéutico”, afirma la señora Tulia emocionada.

Sin falta, juiciosa y entusiasmada, desde hace dos años asiste dos veces por semana a la bolera del Centro Urbano de Recreación (CUR) de Compensar, alquila sus zapatos y coge su bola, para comenzar una rutina que la recarga de energía y la mantiene en constante evolución.

“Es muy bonito. Nos hacen un calentamiento previo, nos enseñan y cambiamos de ambiente, porque además hay personas espectaculares, están mis amigas y está el profesor Miguel, que es muy especial. Llevo dos años con él acá y la paso muy bien”, explica la señora Tulia.

Es tan importante para ella su recuperación, que ya puede mover su brazo y su pierna, habla con propiedad de diversos temas y su coordinación está cada vez mejor. Esto mismo la ha motivado a tomar otros cursos en el CUR, como ‘Activa tu cuerpo’ y ‘Activa tu mente’.

Hay diferentes formas de iniciar nuevamente la vida. Debo reconocer que al principio de mi enfermedad me dio mucho, mucho miedo, pero hay que entender que todos tenemos un riesgo, como en este caso, de sufrir un Accidente Cerebrovascular. Corrí con mucha suerte, gracias a Dios, porque mis médicos son unos angelitos y las terapeutas ni se diga. Ya que con este accidente se requieren muchos médicos y terapeutas, y un gran deseo de vivir”.

“Es duro, porque uno se vuelve un niño chiquito. Yo quedé con oxígeno y con máquina para dormir, después de ser una mujer muy sana, que ni siquiera sufría de la tensión”, explica con emoción, al referirse a una nueva oportunidad de vida, que está aprovechando al máximo, rodeada de amor, cariño, atenciones y sueños.

Pero, sin duda, hoy a sus 62 años, el mayor agradecimiento es, por encima de todo, para Dios. “Soy muy creyente y todo se lo debo a Dios”, afirma. De igual forma habla con emoción y un sentimiento especial de lo que ha significado “el apoyo amoroso de parte de mi esposo y de mis hijos, un barón de 39, la hija de 35 y la chiquita de 25”.

 La rehabilitación y la movilización tempranas de los pacientes con graves déficit neurológicos ayuda a reducir la discapacidad después del accidente cerebrovascular y evita complicaciones, dice la OMS.

Los Accidentes Cerebrovasculares causa de discapacidad

Discapacidad Accidente Cerebrovascular (ACV)Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el síntoma más común de un accidente cerebrovascular es la pérdida súbita, generalmente unilateral, de fuerza muscular en los brazos, piernas o cara. Otros síntomas consisten en la aparición súbita, de entumecimiento en la cara, piernas o brazos; confusión, dificultad para hablar o comprender lo que se dice; problemas visuales en uno o ambos ojos; dificultad para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación; dolor de cabeza intenso de causa desconocida; y debilidad o pérdida de conciencia”.

Se trata de una enfermedad que es considerada la primera causa de discapacidad y que cada año en el mundo cobra la vida de más de seis millones de personas, y en la que cada minuto cuenta, lo que significa que se debe buscar ayuda lo más rápido posible, con el fin de prevenir secuelas que afecten seriamente la calidad de vida.

Precisamente, ante esta realidad, y al conmemorar el Día Mundial del Accidente Cerebrovascular, este 29 de octubre, el doctor Andrés Fonnegra, de la Red Colombiana contra el Ataque Cerebrovascular (RecaVar), recuerda que “un Accidente Cerebrovascular se presenta cuando el flujo de sangre de una parte del cerebro se detiene por la obstrucción de un coágulo o por la ruptura de un vaso sanguíneo. Por la falta de oxígeno, las células involucradas mueren rápidamente y las funciones del cuerpo controladas por estas zonas del cerebro se pueden perder. Por eso, es clave actuar AHORA”.

Se refiere a que la mayor probabilidad de recuperación de un Accidente Cerebrovascular ocurre cuando el tratamiento se inicia en menos de 4,5 horas desde que se presentan los síntomas. Por eso, el acrónimo AHORA funciona para recordar rápidamente las cinco señales de un ACV:

 A La persona no puede Alzar los brazos.

H Se le dificulta Hablar.

O Tiene la visión alterada en un Ojo.

R Tiene el Rostro torcido.

A Actúe con rapidez, cada minuto cuenta.

Para el doctor Andrés Fonnegra“es clave que las personas puedan detectar oportunamente las señales, pues si se actúa rápidamente, las probabilidades de que la persona se recupere son mayores. Actuar con prontitud ante estos síntomas previene daños de por vida, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de los pacientes y sus familias”.

Aunque hay casos de ACV en personas sanas, en general se sugiere evitar el consumo de tabaco y alcohol, practicar regularmente actividad física y tener una alimentación sana y adecuada, lo que puede contribuir a que un ACV no se presente.

 ¿Cuáles son los factores de riesgo?

Si bien un ACV puede ocurrirle a cualquier persona, incluso sanas y sin riesgo cardiovascular, se han identificado algunas causas que aumentan el riesgo. En el Manual de la OMS para la vigilancia paso a paso de accidentes cerebrovasculares, se incluyen factores de riesgo modificables y no modificables:

Factores de riesgo modificables: Hipertensión arterial, tabaquismo, inactividad física, regímen alimentario inadecuado o desbalanceado (escaso consumo de frutas y verduras), consumo excesivo de alcohol, sobrepeso, diabetes ambientales y tabaquismo pasivo.

Factores de riesgo no modificables: Edad y sexo, dado que suele ser más común en edades avanzadas y en hombres; antecedentes familiares y genética.

Como el cerebro coordina distintas funciones en el cuerpo, luego de vivir un ACV, los pacientes podrían padecer algunas secuelas como:

  • Dificultad para coordinar los movimientos del cuerpo.
  • Problemas para hablar, leer o escribir.
  • Dificultad para comer.
  • Cambios en la personalidad o el comportamiento.
  • Problemas de memoria o pensamiento.
  • Alteraciones visuales.

También te puede interesar: Mejora la calidad de vida de los pacientes con Parkinson   |    ¿Prueba de sangre para el Alzheimer?  |  Faltan tratamientos para la epilepsia: OMS  |    Las mujeres y su cerebro «joven»  

Si te gusto este artículo no dudes en compartirlo

– Déjanos tú comentario.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Día Mundial del Accidente Cerebrovascular, hay que actuar AHORA
Author Rating
51star1star1star1star1star

1 Comentario

  1. Definitivamente el poder de la mente no tiene límite y combinado con la fe y el amor de la familia crean milagros – Que maravillosos logro señora Tulia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: