viernes, julio 19, 2019
Investigaciones

Trauma cráneo-encefálico, ¡vaya susto!

Si sufre un golpe en la cabeza hay que prestarle atención. Puede no tener secuelas, pero también complicarse. Un mareo, señal de alerta.

 

Aunque solemos verlas por televisión, en deportistas que practican fútbol, boxeo,
ciclismo, patinaje, las lesiones cerebrales traumáticas son muy comunes en el diario vivir, y pueden presentarse por otras causas como caídas de la cama, por las escaleras o en el baño; colisiones mientras nos movilizamos en el transporte o por culpa de la violencia.

Sin duda, el susto es muy grande cuando esto sucede. O si no, basta recordar el día en que David Ospina, nuestro arquero insignia de la Selección Colombia de Fútbol recibió un fuerte golpe en la cabeza, apenas comenzando el partido de su equipo, Nápoli, contra Udinense. Producto de ese choque y del trauma cráneo-encefálico, 35 minutos después se desmayó y fue llevado de urgencia al hospital.

Afortunadamente para Colombia, el golpe no pasó a mayores y pudo participar en la Copa América, en Brasil, como siempre destacándose y dándole seguridad al equipo.

Variada intensidad

Este es un trauma que puede afectar a cualquier ser humano, aunque es muy común en los deportistas, en especial en actividades de contacto o alto impacto, dice el doctor Hernando Jaime González, médico del deporte.

Ocurre cuando se golpea el cráneo, o sea la estructura ósea que protege el cerebro, pero, obviamente, cuando se dice encefálico es porque llega a afectar el encéfalo.

Se clasifica en leve, moderado o severo, de forma general; “pero también puede haber traumas de cráneo que afectan y que pueden llegar a ser incluso con fracturas lineales en los huesos del cráneo, o fracturas deprimidas, que se hunden como un ‘huevito’, y esa depresión que produce la fractura puede ‘tocar’ el cerebro y afectarlo de manera importante, y las más graves de todas, que se llaman fracturas abiertas”, explica el doctor Leonardo Palacios Sánchez, médico neurólogo, de la Universidad del Rosario.

En un buen número de casos, les lesiones no tienen secuelas o consecuencias posteriores; es decir, los pacientes se recuperan bien y salen adelante sin novedad; otros casos se recuerdan porque posterior a un trauma o golpe en la cabeza sufren un desmayo u otros síntomas, debido a que presentan una “forma de acumulación de sangre dentro de la cabeza”, que se llaman ‘hematomas subdurales’ y que se deben “drenar”, para eliminar la sangre acumulada, explica el doctor Palacios.

Ocurren “cuando los vasos sanguíneos, normalmente las venas, se rompen entre el cerebro y la capa más externa de las tres que hay en la membrana que recubre el cerebro (duramadre). La sangre que se filtra forma un hematoma que comprime el tejido cerebral”.

Las lesiones cerebrales pueden ocurrir por múltiples causas, como heridas penetrantes; golpes fuertes en la cabeza con elementos contundentes como un garrote, o por esquirlas; cosas penetrantes como un cuchillo, o colisiones del cuerpo con objetos impulsados por una explosión.

Mejor consulte

Especialistas de Mayo Clinic recomiendan consultar de inmediato con el médico cuando hay un trauma cráneo encefálico asociado a otros síntomas como nauseas, inestabilidad, dolores de cabeza o dificultad para concentrarse.

Resaltan algunos signos o síntomas que pueden indicar un traumatismo craneal más grave, como:

  • Hemorragia craneal o facial severa.
  • Hemorragia o secreción de líquido por la nariz o los oídos.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Cambio en el nivel de conciencia por más de unos segundos.
  • Coloración azul y negra debajo de los ojos o detrás de las orejas.
  • Apnea.
  • Pérdida de equilibrio.
  • Debilidad o incapacidad para usar un brazo o una pierna.
  • Pupilas de tamaño desigual.
  • Balbuceo.
  • Convulsiones.

En los niños, algunos de estos mismos síntomas, además de llanto persistente, inapetencia, protuberancia en la fontanela (bebés) y vómitos reiterados.

Deportistas como David Ospina (fútbol), Michael Schumacher y Fernando Alonso (corredores de fórmula 1) han sido víctimas del trauma cráneo-encefálico, con distintos grados de severidad y en circunstancias también diversas.

Leave a Response