jueves, junio 20, 2019
Noticias

¡Done sangre, salve vidas!

Si regularmente se solidariza y dona, también beneficia su salud, porque se renuevan sus células e incluso reduce el riesgo de infarto.

 

Hagamos cuentas: 450 mililitros de sangre, aproximadamente, puede donar en una sola vez; es decir, más o menos el 10% del volumen de su sangre, y los recupera entre las 48 y 72 horas siguientes.

Pero, hay más. Cada dos o tres segundos, alguien en algún lugar necesita este vital líquido. Así que si tiene entre 18 y 65 años, y buenas condiciones de salud, es candidato ideal para hacerlo; mejor aún si lo vuelve costumbre (dos veces al año, una en cada semestre) y, además, hay un día en el que le agradecen su solidaridad: este 14 de junio, cuando se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre.

Súmele a esto que con su regalo puede salvar vidas, a través de las transfusiones de sangre y hemoderivados, teniendo en cuenta además que una sola unidad puede beneficiar a varias personas.

“El 42% de los 117,4 millones de unidades de sangre que se extraen en el mundo se obtienen en los países de altos ingresos, donde vive el 16% de la población del planeta; en los países de ingresos bajos, el 52% de las transfusiones se realizan a los niños menores de 5 años, mientras que en los países de ingresos altos los pacientes más transfundidos son los mayores de 65 años, con un 75% del total”, reporta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Beneficios personales y sociales

En palabras del doctor Bernardo Camacho, médico especialista en medicina transfusional y terapia celular y tisular, director del Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud (IDCBIS), “donar sangre es sano, saludable, seguro y, lo mejor, genera un impacto en la sociedad enorme”.

Se refiere a que con este aporte de personas solidarias se benefician aquellas que tienen ciertas condiciones clínicas, enfermedades graves como cáncer; niños con anemia severa o maternas que presentan hemorragias asociadas al embarazo o quienes han sido afectados por trauma y violencia, entre muchas otras causas.

Pero también se beneficia quien es solidario, como señalan expertos del Banco de Sangre del Instituto Nacional de Cancerología, al explicar que mejora el flujo sanguíneo y se equilibran los niveles de hierro en el organismo del donante, lo que favorece la oxigenación de la sangre, además de sentirse bien por su labor y solidaridad, y reducir el riesgo de un infarto. Y no engorda ni adelgaza, tampoco debilita.

Obviamente, hay protocolos y criterios universales establecidos que demandan un rigor en la donación, en los donantes y en los procesos de transfusiones, que en el caso colombiano son acogidos por los bancos de sangre que funcionan en el país, controlados por el Instituto Nacional para la Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) y coordinados por el Instituto Nacional de Salud (INS).

Seamos solidarios

Actualmente, uno de los problemas sigue siendo la falta de donantes, porque si bien ha habido progresos aún nos falta mucho, según los indicadores internacionales.

“En un país desarrollado, el índice está entre 4 y 5% de la población, es decir, 40-50 donantes por mil habitantes; Colombia está alrededor de 1,7%, es decir, 17-18 personas por mil habitantes, y la media latinoamericana, entre 20-22 por mil habitantes año”, precisa el doctor Camacho.

Hay ciudades que tienen mejores índices, como Bogotá; pero a la vez hay regiones del país en las que por razones epidemiológicas no es posible hacer la donación, como los denominados antiguos territorios nacionales, por la alta carga de ciertos agentes infecciosos tropicales, como leishmaniasis, malaria, chagas, etc.; ellos se proveen de la sangre que sale de las grandes áreas urbanas”, agrega el especialista.

La idea es incentivar las campañas y crear conciencia para que más ciudadanos se animen a dar ‘un regalo de vida’, que permita cubrir las necesidades que en el caso colombiano tienen los más de mil municipios del país, “para que nadie vaya a fallecer o a complicarse por falta de la oportunidad de la sangre o un componente sanguíneo que requiera, como glóbulos rojos, concentrados de plaquetas o plasma”.

Una de las tareas pendientes, señala el director del Instituto Distrital de Ciencia, Biotecnología e Innovación en Salud (IDCBIS), es incrementar la habitualidad de la donación, lo que significa que, “al menos el 80% de las personas que van a los bancos de sangre sean siempre las mismas, porque esa repetición, idealmente dos veces al año por cada uno, introduce un enorme factor de seguridad al proceso de la sangre en nuestro país”.

Seguridad para todos

Precisamente, en este 2019, al celebrar el Día Mundial del Donante de Sangre, los promotores de la iniciativa, en cabeza de la Organización Mundial de la Salud (OMS), escogieron lema de la campaña ‘Sangre segura para todos’.

El mensaje no es otro que sensibilizar a la población sobre “la necesidad de convertirse en donantes regulares” y mostrar cómo en la prestación de atención en salud es fundamental contar con un líquido seguro, para salvar millones de vida en todas las naciones, grandes o pequeñas, insiste la OMS.

Por eso mismo, no todos ni cualquier persona puede cumplir con este objetivo. Deben ser mayores de edad, en el caso colombiano por encima de 18 años; tener buena salud, un peso mínimo de 45 kilogramos y no tener resfriado, dolor de garganta, úlceras bucales, infección gástrica o cualquier otra infección en el momento de hacer su aporte.

“Después de haberse tatuado o hecho un piercing no se puede donar durante seis meses; tampoco debe hacerlo si ha tenido comportamientos sexuales ‘de riesgo’ en los últimos 12 meses; una prueba positiva para el VIH o si se ha inyectado drogas”, son otras de las indicaciones de la OMS, que invita a cada ciudadano a:

  • Donar sangre hoy para salvar vidas.
  • Comprometernos a ser solidarios habitualmente, dos veces al año.
  • Animar a nuestros amigos y familiares a unirse a este propósito.
  • Someternos a un análisis para conocer nuestro grupo sanguíneo y registrarnos como donantes.

En mayo de 2005, los ministros de salud del mundo hicieron una declaración unánime de compromiso y apoyo en favor de la donación voluntaria de sangre, e instituyeron que cada año, el 14 de junio, se celebraría el Día Mundial del Donante.

Leave a Response