jueves, junio 20, 2019
Noticias

Fragilidad que impacta sus huesos

Es fundamental acumular calcio desde la niñez, para tener unos huesos fuertes y prevenir a futuro lesiones que afectan la movilidad y la calidad de vida.

 

En 2050, más de dos millones de mujeres tendrán osteoporosis y cerca de cuatro millones sufrirán por culpa de la osteopenia, según los cálculos del estudio The Latin American Regional Audit, realizado por la International Osteoporosis Foundation.

Significa esto que estarán, no solo ellas, porque también se presenta en los hombres, en riesgo de fracturas y otras lesiones, debido a la fragilidad de sus huesos. En muchos casos, se podrían prevenir las enfermedades si se ‘ahorrara’ calcio desde la niñez, para que la cuenta no esté en rojo con el paso de los años.

Al respecto, el doctor Bruno Muzzi, ginecólogo de la Universidade Federal de Minas Gerais, en Belo Horizonte, Brasil, y miembro de la International Osteoporosis Foundation, ha señalado que en América Latina la población apenas consume entre el 40% y 50% de la cantidad de calcio recomendada en la dieta, lo que va dejando un déficit acumulativo a lo largo de los años.

También hay déficit en vitamina D, que se sintetiza por la acción de la luz solar . Explica el doctor Oscar Rosero Olarte, presidente de la Asociación Colombiana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral (ACOMM), que se ha visto, en diferentes estudios, una relación entre los bajos niveles de vitamina D, la disminución del calcio y algunas enfermedades, como la osteoporosis, así como un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares e incluso asociación con algún tipo de cáncer.

Debilidad que no se siente

En 2017, la ACOMM dio a conocer el II Consenso Colombiano de Osteoporosis, el primero en más de 10 años, con una completa guía para mejores prácticas en estudio, diagnóstico y tratamiento de esta patología para profesionales de la salud, y se hizo un llamado al Gobierno y a las autoridades de salud para que sea definida como un problema de salud pública por sus implicaciones y por la discapacidad que genera, afectando la movilidad y la calidad de vida de los pacientes.

Allí se define la osteoporosis como “una enfermedad esquelética sistémica caracterizada por una baja masa ósea y un deterioro en la microarquitectura del hueso, con un aumento correspondiente en la fragilidad ósea y susceptibilidad a las fracturas”, y más recientemente, se le considera “un trastorno esquelético caracterizado por un compromiso en la fortaleza del hueso y una predisposición aumentada en el riesgo de fractura. La fortaleza ósea refleja la integración de 2 factores principales: densidad y calidad óseas”.

En esencia, la osteoporosis hace que los huesos se debiliten, de tal forma que una leve caída o incluso una pequeña tensión, por ejemplo, al agacharse a recoger un objeto, pueden terminar en una fractura. En este sentido, las caderas, las muñecas y la columna vertebral suelen ser las partes más débiles y propensas a lesionarse.

Diversos estudios han podido establecer que llegada la quinta década de la vida, 1 de cada 5 hombres y 1 de cada 3 mujeres tienen riesgo de contraer una fractura por osteoporosis. Uno de los problemas mayores está en que la osteoporosis no da síntomas ni signos, es decir, puede cursar silenciosa, y la persona va perdiendo masa ósea, es decir, sus huesos se van debilitando, exponiéndose a fracturas, y en muchos casos, solo cuando esta sucede es que se dan cuenta de la existencia de la enfermedad.

Además, teniendo en cuenta el cambio en la pirámide poblacional, la mayor expectativa de vida de las personas, el riesgo crece; también aumenta en quienes tienen fractura previa de bajo impacto después de los 40 anos, menopausia precoz, historia parental de fractura de cadera, el índice de masa corporal (IMC) bajo y la presencia de enfermedades o uso de medicamentos o sustancias predisponentes, que según el Consenso, “constituyen los principales factores de riesgo de osteoporosis y fractura por fragilidad”.

Por eso, la idea es prevenir desde la infancia, alimentarse bien y hacer ejercicio, entre otras costumbres sanas, y tener presente que “el método de diagnóstico para la osteoporosis es la densitometría ósea, incluida dentro del POS en Colombia”, dice el doctor Rosero. Este examen permite determinar la densidad mineral ósea y con ello el riesgo de osteopenia u osteoporosis, para definir, en caso de que haya algún problema, el tratamiento más indicado.

Acumule calcio para la vejez

Es fundamental acumular calcio desde la niñez y tener así unos huesos fuertes, y aunque con el paso de los años se puede ir perdiendo masa ósea, la idea es que esto sea mínimo y no se presenten riesgos de osteopenia ni osteoporosis. La Fundación Colombiana de Apoyo al Paciente Reumático (Fundare) sugiere:

  • Hacer ejercicio de manera adecuada y controlada, según su edad, peso y condición. Evitar el sobrepeso debe ser una meta.
  • Tomar el sol con frecuencia, para que se pueda sintetizar la vitamina D y fortalecer así los huesos.
  • Después de los 50 años, visitar mínimo una vez al año al médico y solicitarle practicarse la densitometría: un examen médico que permite conocer la densidad ósea.
  • Mantener una dieta balanceada, rica en calcio, y en caso de ser necesario, tomar suplementos de calcio recomendados por su médico.
  • Evitar el consumo de alcohol y el tabaquismo. Diversos estudios han encontrado que, por ejemplo, el consumo de tabaco contribuye al debilitamiento de los huesos, y el de bebidas alcohólicas, puede interferir la capacidad del organismo para absorber el calcio.

Leave a Response