viernes, julio 19, 2019
Actualidad

¿Se alteró su reloj interno?

Dormir a veces de día y otras de noche puede destabilizar su organismo. Si esto es pasajero no tendrá mayores problemas, pero si es continuo, puede tener repercusiones.

 

Sea por viaje de negocios, de descanso o de estudio, hoy en día es posible desplazarse de un lugar a otro, por más lejano que sea, y en esos casos se trastorna la cotidianidad y el organismo se resiente.

Por ejemplo, puede presentarse una descompensación conocida como ‘trastorno de desfase horario’ o jet lag, definida como “un problema temporal del sueño que puede afectar a cualquier persona que viaja a través de múltiples meridianos, alterando el reloj interno corporal que indica cuándo nuestro cuerpo debe permanecer despierto y cuándo debe dormir”, explica el doctor Michael Silber, especialista del Centro de Medicina del Sueño, de Mayo Clinic.

Entonces, lo que sucede es que la persona está en vigilia cuando debería dormir o tiene sueño cuando necesita estar despierta, lo que puede producir cansancio extremo, fatiga, dificultad para mantenerse alerta, problemas gastrointestinales, malestar general y cambios en el estado de ánimo.

Si bien son síntomas pasajeros, y quedan atrás al regresar a sus labores tradicionales, pueden perfectamente dañar una reunión de negocios o sus vacaciones y hasta exponerlo a un accidente por falta de descanso adecuado.

Tome sus precauciones

¿Cómo hacer para cambiarle la hora al reloj y poder adaptarnos rápidamente a los nuevos horarios? Expertos de la agencia de viajes online Despegar aconsejan a los pasajeros de viajes largos, ir acostumbrando el reloj biológico un par de días antes.

Esto significa: Acostarse a dormir un poco más temprano o más tarde (según corresponda) y levantarse a la hora en que estará en actividad, lo que significa ir diciéndole al cuerpo que se prepare para un cambio de rutina.

Ya durante el vuelo, deben aprovechar el extenso recorrido para dormir lo más confortablemente posible, utilizando ayudas como un antifaz, música relajante y ropa cómoda.

En la medida de lo posible, lo ideal es que llegue a su destino durante el día, así podrá seguir la rutina normal mientras es hora de descansar, y en ese tiempo dígale no a las siestas y reciba la luz natural. Al levantarse, nada mejor que una sesión de ejercicios así sea corta, lo que asegura una recarga de energía que le durará gran parte de la jornada.

En la noche, evite trasnochar, descanse y apague la luz. Esto es muy necesario, como explica el doctor Silber, porque “cuando la señal luminosa es baja, el hipotálamo estimula la glándula pineal (órgano pequeño situado en el cerebro) para que libere melatonina y el cuerpo descanse. Durante las horas diurnas, ocurre lo contrario y la glándula pineal produce muy poca melatonina”.

Descanse bien

La doctora Nohra Ruiz, neuróloga, aconseja respetar siempre los tiempos de descanso y vigilia, lo que implica, por ejemplo, que en las noches no se abuse del uso de celulares o computadores; tomar una ducha tibia, así como alguna bebida que no sea activadora.

Todos estos consejos hacen parte de la higiene del sueño que, dice el doctor Rafael Lobelo, neumólogo somnólogo, es determinante para garantizar un sueño adecuado. Incluye comer suave en la noche, tratar de dormir y levantarse siempre a la misma hora, tener una habitación cómoda, silenciosa y oscura, y una cama adecuada.

Quienes trabajan en turnos rotativos, pueden presentar un jet lag crónico o un desfase horario que puede causarles serios problemas si no aprenden a manejarlos. Es importante consultar y buscar alternativas cuando presentan cansancio extremo, insomnio e irritabilidad extrema.

Leave a Response