viernes, julio 19, 2019
Investigaciones

Tatuajes, moda o arte que tiene sus riesgos

Es importante pensarlo bien, elegir el lugar adecuado y tomar las precauciones y las medidas de higiene antes de hacerse uno.

Una rosa roja en su brazo izquierdo; un tatuaje polinesio en su pie derecho; las iniciales y los hombres de los integrantes de su familia, las flechas y el autógrafo de su deportista favorito son algunos de los tatuajes que se ha hecho Sebastián Camilo.

No es una moda, no es un deseo de ser visto lo que lo ha llevado a hacerlos. “Los tatuajes son arte, tienen un significado muy especial y son algo privado, por eso están en la piel, en donde uno puede plasmar cosas importantes, momentos o personas. Nada más privado que la piel”, afirma este joven de 25 años, graduado
en artes culinarias y quien juega tenis desde chico.

Con el paso del tiempo, Sebastián Camilo ha aprendido mucho sobre el tema. Con propiedad habla del significado de misticismo y el poder curativo que daban a los tatuajes algunas tribus indígenas, en especial del Amazonas; o de los guerreros maorí o maoríes de la Polinesia, que los exhibían como símbolo de poder.

Esta historia no solo le ha permitido conocer que los tatuajes son tan antiguos como la humanidad, sino que han dado origen a estilos y modelos diversos, como el japonés, el polinesio, el tradicional americano, o a tendencias como nueva escuela, el realismo, el maorí, las acuarelas, entre otros.

Comparte la preocupación de los médicos, y no duda en seguir sus recomendaciones, porque está convencido de que así sea un arte, los tatuajes no pueden ser hechos por cualquiera ni en cualquier ambiente. Así lo reitera el doctor Luis Hernando Moreno, dermatólogo, quien sugiere “buscar lugares debidamente certificados, estar atento al uso de materiales desechables y estériles”.

Para este joven, es clave no fijarse en el precio. “Hay quienes se tatúan pensando en lo más barato, y eso es un error. No significa que el que más cobre sea el que más sabe, sino que detrás de ello debe haber una trayectoria; un portafolio de sus trabajos, una preparación, y eso es fácil averiguarlo hoy, entre otros medios, a
través de las redes sociales”. A esto hay que sumar visitar el lugar, revisar su higiene, su estructura, su presentación.

Piénselo bien

Lo importante, a la hora de hacerse un tatuaje, es pensarlo muy bien, afirma la psicóloga clínica Lucía Vargas Posada, quien insiste en que debe ser una decisión propia y no por presión de los amigos o porque lo ve como una moda que llevan deportistas y artistas; tampoco por querer llamar la atención o como homenaje a un amor que puede ser pasajero.

Un tatuaje es para toda la vida, por eso “hay que analizar bien en el tema, dedicar tiempo para buscar al tatuador, uno que llene nuestras expectativas; conocer sus estilos, su trabajo. No estoy muy convencido cuando alguien me dice: ‘le hago lo que sea’”, asegura Sebastián Camilo.

Tomada la decisión y elegido el lugar, debe saber que el tatuaje no se hace en minutos y que puede sentir un fuerte dolor durante el proceso, dependiendo de su umbral de dolor; también debe tener en cuenta los cuidados posteriores para evitar una infección.

El tatuaje no se hace en minutos y que puede sentir un fuerte dolor durante el proceso

 

Si finalizado el proceso, “presenta una reacción alérgica a la tinta del tatuaje, o manifiesta una infección u otro problema en la piel alrededor del tatuaje, busque ayuda médica lo más pronto posible, puede necesitar medicamentos u otros tratamientos para prevenir una infección”, dicen expertos de la Clínica Mayo, quienes aconsejan:

Mantener la piel limpia: Usar agua y jabón común con suavidad, no dejar el chorro de agua directamente sobre la zona tatuada mientras se ducha, y secar con toques suaves, no frotar.

Usar una buena crema humectante: Se debe aplicar varias veces al día. Incluso Sebastián Camilo aconseja tener la piel bien humectada mucho tiempo antes de hacerse el tatuaje.

No exponerse al sol: Durante mínimo tres o cuatro semanas, la zona debe estar alejada del sol; también debe evitar ir a nadar o a los saunas y jacuzzis.

Quedarse quieto: No es aconsejable rascarse, ni quitar las costras que se van formando, ni utilizar ropa que pueda apretar y molestar la zona o, peor, ‘zancocharla’.

Algunos riesgos

Pese a que son muy comunes hoy, incluso en unas culturas más que en otras, y cada vez son mejor aceptados socialmente, hacerse un tatuaje tiene sus riesgos y complicaciones:

Novedad: ¿Tinta que viaja dentro del cuerpo?

Mucho se dice y se dirá sobre los tatuajes, y es importante tenerlo en cuenta. Por ejemplo, un estudio recientemente publicado en la revista Scientific Report indicó que los pigmentos y otros componentes de las tintas utilizadas en este campo viajan dentro del cuerpo en forma de micro y nanopartículas, alcanzando los ganglios linfáticos regionales.

“En conjunto, presentamos pruebas sólidas de la migración de elementos tóxicos y pigmentos de tatuajes a los ganglios linfáticos, así como de alteraciones de biomoléculas que probablemente contribuyan a la inflamación cutánea y otras adversidades relacionadas con el procedimiento”, aseguraron los investigadores del ESRF, el Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos, la Universidad Ludwig-Maximilians y el Physikalisch-Technische Bundesanstalt (Instituto Nacional de Metrología de la República Federal de Alemania), quienes lograron obtener una imagen muy clara sobre cómo se traslada y dónde se quedan algunos pigmentos insolubles una vez que entran en la capa dérmica.

Leave a Response